Opinión

Ya se la saben

Por: ROMPEOLAS .

Ya se la saben. El acto de arranque de la colecta anual de la Cruz Roja, que se realizó en el patio central del Palacio Municipal, estuvo muy concurrido por regidores de los diferentes partidos y funcionarios que permanecieron muy atentos al evento. Pero cuando llegó el momento de los donativos, se empezaron a desaparecer. En silencio y sin despedirse de nadie, empezaron a levantarse de las sillas y se retiraron del lugar. Los pocos funcionarios que estuvieron ahí se hicieron los disimulados y de sus bolsillos nunca salió donativo para la benemérita institución, olvidaron el lema de la Cruz Roja:“Nadie es tan pobre para no donar, ni tan rico para no necesitar”.

De piel delgadita. El alcalde Joel Bouciéguez ha demostrado ser paciente, pero intolerante a las críticas, manifestaciones y pronunciamientos poco favorecedores hacia su persona. Regidores han denunciado haber recibido llamadas de Bouciéguez para regañarlos por emitir opiniones en contra de la administración municipal. Al alcalde se le olvida que los regidores no son funcionarios de su administración sino representantes ciudadanos, por lo que tienen derecho a la libre expresión. La actitud de Bouciéguez es parecida a la del exalcalde priista Fernando Pucheta, quien aplicaba la Ley Mordaza a funcionarios. Bouciéguez habría de recordar que mientras los regidores fueron electos por la ciudadanía, a él por mera designación. 

Pero, ¿qué necesidad? Por cierto, quienes no soportaron ya las actitudes del presidente municipal de Mazatlán, fueron los comerciantes ambulantes del Paseo Claussen. Ayer decidieron reinstalarse en la explanada Sánchez Taboada luego de que el munícipe los dejara “plantados” sin ninguna explicación en la reunión que habían acordado para discutir el sitio y el tiempo en el que serían reubicados para dejar la explanad; pero, el presidente municipal nunca llegó y entonces los comerciantes dieron por finalizado el diálogo. Se trata de un retroceso provocado por la falta de pericia de los funcionarios municipales, en especial del oficial mayor del Ayuntamiento, el experiodista Juan Manuel Ochoa, que al parecer se ha olvidado de cómo mantener una buena comunicación y un diálogo diplomático con los vendedores, cuando ya se tenían avances en la solución del problema.

El nombre de la polémica. En el sur de Sinaloa parece no haber el nombre de un político más polémico que el del líder estatal del PAN, Sebastián Zamudio. Y es que desde este lado del estado se le ha seguido con mucha atención su actuar ante el conflicto interno que protagoniza por la conformación de las ternas para las candidaturas de las próximas elecciones. Pero, el también exalcalde de Concordia ha ido de sorpresa en sorpresa. Justo cuando prometía llevar al partido unido hacia una contienda difícil, el resultado ha sido contrario. Ahora hasta la alianza con el Partido Sinaloense se le está deshaciendo en las manos y todavía dice que con el PAS o sin él, el PANavanzará firme hacia la contienda electoral. Habrá que ver si él mismo llega a los comicios como líder. 

Lo siguen con lupa. En el sur de Sinaloa se sigue con lupa el trabajo del exalcalde de Culiacán y flamante secretario de Pesca, Sergio Torres. Y es que la veda inicia ya el sábado y aún no se sabe mucho de cómo se asignarán las plazas del programa de Empleo Temporal.  

En esta nota:
  • Rompeolas
  • Vendedores
  • Sinaloa