Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

La autenticidad

Avatar del

Por: Rodolfo Peña Fárber

Imagen ilustrativa/ Pixabay

Imagen ilustrativa/ Pixabay

Las diversas “ideologías” que actualmente acosan a la gente por todos los medios de difusión han traído la confusión a muchas personas, en parte por la alteración del sentido tradicional y genuino de muchas palabras.

Generalmente eso no es resultado de un fenómeno espontáneo o causal, sino que forma parte de un amplio y antiguo proyecto de manipulación de la sociedad, a la que se inculca tendencias, lenguaje, conceptos y hábitos que suelen ser adversos a sus más legítimos y nobles intereses.

Como esto se hace gradualmente y con mucha astucia usando y combinando variadas estrategias, la gente acepta lo que se le ofrece para sus diversas satisfacciones y se deja convencer, convirtiéndose muchas veces en activista y promotora de cosas muy dañosas para la integridad física y moral del conjunto social, lo cual redunda inevitablemente y de manera muy grave en desajustes y trastornos en la vida política y en la economía, pero lo que aceptan el vasallaje a las “ideologías”, que suelen presentarse como brillantes novedades que garantizan “progreso”, para acabar con “el oscurantismo fanático, retrógrada y dogmático medioeval.

El lenguaje del “progreso” deslumbrante y tentador, emociona a los tontos, los vanidosos y los ignorantes, a pesar de que se inventó hace ya más de 200 años, especial para la Revolución francesa de 1789, pero la palabra clave en ese proyecto manipulador que constituye la revolución mundial permanente, es “libertad”, que se ha convertido en egoísmo, soberbia, desenfreno y desconfianza, es decir, ausencia de AUTENTICIDAD.

Los mexicanos se están haciendo ajenos y enemigos de su propia esencia nacional, al dejarse arrastrar por el disolvente ejemplo “modernista” y “progresista” de los ya degenerados Estados Unidos.  

En esta nota:
  • Bandera
  • Autenticidad
  • Ideologías