Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Nuestro patrimonio

Avatar del

Por: Rodolfo Peña Fárber

Imagen ilustrativa/ Pixabay

Imagen ilustrativa/ Pixabay

Patrimonio es el conjunto de bienes que alguien recibe en herencia, de sus antepasados y es el fruto de los trabajos, esfuerzos y riesgos que ellos enfrentaron y resolvieron.

Se manifiesta de muchas maneras que se pueden clasificar en dos grandes categorías: espirituales y materiales, pero que en conjunto constituyen el patrimonio nacional, del que todos los mexicanos somos usufructuarios mientras no aparezcan los típicos “reformadores” y “revolucionarios” peleles, que nada entienden ni pueden valorar y se dedican afanosamente a aniquilar, en su provecho personal los restos de nuestro patrimonio de que aún podemos gozar si tan solo reconocemos su gran valor y aceptamos nuestra ineludible obligación de protegerlo y aún de recobrar lo que los “reformadores” y “revolucionarios” destruyeron.

Hay dos partidos políticos que se ostentan como “revolucionarios” con todo cinismo y descaro. No deben existir, pues están haciendo la apología de la revolución, que es provocación de todos los vicios y los delitos, lo cual está prohibido por el Artículo 208 del Código Penal Federal y que se castiga con multa y cárcel hasta por dos años.

La inmoralidad, la ignorancia y la estupidez de nuestros “políticos” son de proporciones catastróficos y actualmente nos están amenazando con someternos al desquiciado mental López Obrador, lunático impredecible, consecuencia última del apoderamiento del sistema político por los masones, al servicio de los Estados Unidos, proceso perverso iniciado desde el siglo XIX.

En esta nota:
  • Bandera
  • Patrimonio nacional
  • México
  • Inmoralidad
  • Masones