Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

"#bodakike Round 4: La boda"

EL CUADRO

Ahora si, pasamos a lo bueno. Ya casados por TODAS LAS DE LA LEY la recepción del enlace Tachna-Yeme estuvo de re-chu-pe-te. Practicamente en el mar, con un el sol poniéndose, toda la decoración y flores en tonos blancos, las mesas, sillas, sillones, carpas, pista, barras etc… Se sentía como un "Nirvana" tropical. Los novios hicieron su entrada triunfal y dieron un show divertido en la pista muy al estilo de los dos, payaseando y todos aplaudiéndoles muy contentos hasta que llegó la hora del waltz que fue "Every woman in the world" muy ochentero y ad hoc con la concurrencia. Después de bailar con su nuevo esposo, la novia se dispuso a bailar con su papá Ernesto Yeme la canción de "Because you loved me" y a la mitad de esta canción se les unieron Enrique Tachna y su guapísima madre, mi abuela Blanca M. De Tachna. Pero la cosa no acabó ahí ya que el novio no se quedó con las ganas de bailar parte de ese waltz con su segunda madre, la mía, Beatriz Tachna. En primera fila toda la familia estábamos de lo mas emocionados así como la mesa de al lado con sus amigos y compadres Javier Salido y Melissa de Salido, Guillermo y Cristina de Aguirre, José y Myrna de Labastida, Mario y Wendy de Zamora. A partir de ahí se sirvió la cena, el postre y empezó la "brindadera" con termos personalizados, yardas y cuanta chunche se les ocurrió sacar. Las que le sacaron brillo a la pista fueron Argelia Vega de Saracho, Chelin de Duarte, Gorda de Tachna (pero esto no es novedad), Ojochul Angulo, Beatriz y Sara Tachna, Gracielita y Ana Luisa Gomez en fin. La novia tiró el ramo y lo cachó una de sus amigas, la liga fue pan comido para el novio y de la que no se salvó fue de que sus amigos y sus sobrinos "salvajearan" lanzándolo por los aires, empujándolo, dándole vueltas y volviéndolo a tirar para arriba. De buenas que no se les cayó. Como a eso de las 2 de la mañana llegó la taquiza y no hubo quien dejara sentida la cena de desvelados, había un colón y al modo, me metí, pido disculpas publicas pero eran para mi abuela (mentiras eran para mi ja ja ja). Como a eso de las 4 de la mañana quedábamos unos pocos, el Dj Roberto Quintero no se quería ir y nos seguía ambientando pero yo ya no aguanté. Chequen el cuadro de cómo acabaron los novios agotados: