Opinión

e desgrana el gabinete morenista de Mazatlán, ahora sale el jefe de policía

Por  Fernando Zepeda

Crisis política en Mazatlán. El gabinete morenista en el puerto está de cabeza, fragmentado. Y lo peor es que no se ve la posibilidad de que el alcalde Luis Guillermo Benítez imponga un rumbo y certeza a su administración. Es el problema de darle el poder a los improvisados, a quien no tiene oficio político para conducir los destinos de un municipio tan importante como lo es Mazatlán. Siete funcionarios del gabinete morenista han dejado sus cargos y otros dos más están en “capilla”. A menos de dos meses de iniciada la actual administración, el gerente de Jumapam, Quel Galván, dejó el cargo. Argumentó que no lo dejaban trabajar. Su relevo fue el compadre del alcalde, Ismael Tiznado, que de vendedor de chorizo (muy bueno por cierto) brincó a gerente de Jumapam. Ahora se habla de que el alcalde lo sacará de ese cargo para ponerlo en otro. Y apenas pasó el Carnaval y el director de Cultura, el cineasta Óscar Blancarte, dejó el cargo. Acusó a colaboradores protegidos del alcalde de no permitirle trabajar. Uno de los acusados, José Ángel Tostado (feltonista), fue designado por el alcalde como “encargado de Cultura”.

Eso ratificó la denuncia de Blancarte. El arquitecto Víctor Sainz dejó la Dirección de Planeación y lo presionaron porque se negó a firmar unos permisos al exesposo de la actual pareja del alcalde. El que fuera director del Departamento Jurídico, Luis Antonio Aguilar Colado, compadre del alcalde, dejó el cargo. “Simplemente no entiendo la 4T de mi compadre...el Químico”. En la Dirección Jurídica de Jumapam, muy en secreto, nombran al exregidor priista Diego Ávila. Y el cambio de ayer de secretario de Seguridad, que en este espacio lo dimos a conocer desde enero pasado y por diversas razones lo postergaron, Ricardo Olivo dejó el cargo por un premio de consolación en la academia policiaca. Su lugar lo ocupa desde ayer Ramiro Lizárraga, quien laboró en áreas de seguridad en todo el sexenio malovista. Martha Mendivil, la coordinadora de Comunicación, señala que ya presentó su renuncia, pero el alcalde no la ha aceptado. Mendivil está de vacaciones oficialmente. Si todo esto no es síntoma de desorden, de anarquía y falta de capacidad para gobernar un municipio como Mazatlán, ¿entonces qué es?.

Hechos bolas. Un nuevo hecho provocó que los diputados de Morena en el Congreso del Estado evidenciaran su ignorancia. El Tribunal Colegiado en Materia Administrativa notificó al Congreso la resolución emitida por el amparo presentado por Lucila Ayala de Moreshi que ordena reinstalarla como magistrada del Tribunal de Justicia Administrativa. ‘¿Qué hacer?’, se preguntaron los diputados morenistas; la llamamos para que rinda protesta, la reinstalamos así. Lo cierto es que no saben qué hacer. Por eso, la presidenta del Congreso, Graciela Domínguez, acató a decir que turnará al área jurídica el documento para su revisión y que les digan a los diputados morenistas que sigue. El asunto no es tan simple, más cuando el ahora exmagistrado Héctor Samuel Torres Ulloa presentó un escrito ante el Tribunal, donde solicita una aclaración de la sentencia que favoreció a la señora Ayala de Moreshi. Y se pide que en tanto se resuelve la aclaración se mantengan las cosas como estaban antes de la sentencia. Como se ve el caso todavía da para mucho. Pero los diputados de Morena desconocen por completo aspectos jurídicos.