Opinión

El Ingenio

Por: El Ingenio

José Jaime Montes Salas, diputado federal electo del  Distrito 02.(EL DEBATE)

José Jaime Montes Salas, diputado federal electo del Distrito 02. | EL DEBATE

De rebote. El que se sacó la lotería sin comprar cachito es Iván Ayala, ya que si no hay cambio de planes va a ser diputado federal luego de que José Jaime Montes Salas tome protesta y pida licencia para asumir la responsabilidad de coordinador general de Programas Sociales en Sinaloa, puesto perfilado por el propio virtual presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

Ayala es suplente de Montes Salas. Dicen que ni uno ni otro se lo esperaban, pero algunos observadores señalaron que la suerte estaba echada para Montes Salas desde las deferencias que le hizo López Obrador en el cierre de la campaña que tuvo en la ciudad. En ese acto, el entonces candidato presidencial se desvivió en elogios hacia Montes Salas.

Ahora sólo falta saber cuándo Iván Ayala será diputado federal. Hay dos posibilidades: la primera es que Montes Salas pida licencia después del 1 de septiembre o después del 1 de diciembre, una vez que López Obrador tome protesta como nuevo presidente de la República y tenga las facultades para extenderle el nombramiento.  

Sacudida. El que dicen que anda nervioso es el subsecretario de Gobierno, Marco Antonio Osuna Moreno, porque hay versiones que podría ser removido de esa responsabilidad tras el resultado electoral del pasado 1 de julio. Y como se habla que el gobernador Quirino Ordaz Coppel todavía se quedó con la mano caliente para seguir haciendo ajustes en su gabinete, algunos aseguran que vale más que Osuna Moreno vaya haciéndose a la idea de que va a salir de la estructura de poder en Sinaloa.

Algunos cercanos de él señalan que no hay necesidad de que le hagan esa recomendación porque si hay alguien que está preparado para eso y más ese es Osuna Moreno. Por lo pronto, ayer tampoco le tocó la quema tras la segunda sacudida que hubo en la estructura estatal, pero ahora en la Secretaría de Desarrollo Económico y la de Desarrollo Social.  

Juicios. Dicen que Socorro Calderón Guillén ni le quita el sueño el hecho de que hay versiones de que en el Partido Revolucionario Institucional de Ahome le van a realizar el juicio para expulsarla porque participó como candidata a regidora por un partido contrario y que ganó las elecciones. A Calderón Guillén le da lo mismo si la expulsan o no, pero ella va a volver a ser regidora.

Si antaño fue del PRI y hasta diputada local llegó, ahora estará en el Cabildo por el Partido del Trabajo, Morena y PES. Desde un inicio, Calderón Guillén fue arropada por el presidente del PT en Ahome, Mario Hilario Flores Leyva, y luego se coló como la humedad en la coalición.

No fue como otros priistas que le pegaron un entre, pero sus titubeos los dejaron fuera de correr con la misma suerte que Calderón Guillén. Sin embargo, algunos priistas consideran que por muchas razones a la próxima regidora le deben de aplicar los estatutos del PRI. Y no nomás a ella.

El ponen el ojo. En el Partido Acción Nacional también se cuecen habas. Hay varios, entre ellos algunos que apoyaron a los candidatos perdedores, que no quieren saber quién se las hizo sino quién se las pague. Así, ya le pusieron el ojo para que se le sancione al diputado local Roberto Cruz Castro, quien apoyó, aunque sea de palabra, al hoy presidente municipal electo de Ahome, Guillermo “Billy” Chapman. Tras la definición de las candidaturas, Cruz Castro hizo público su respaldo a Chapman para la alcaldía de Ahome. ¿Quién lo llevará a juicio?

El riesgo. Se habla que Luis Lachica, Rodolfo Cota y Gilberto Manzánarez fueron piezas clave para el triunfo de Nubia Ramos de la alcaldía de El Fuerte, pero los priistas ya se están dando cuenta que otros se están arrogando el trabajo que simularon hacer. Es la lucha por el gabinete, en la que a veces llegan los que menos méritos tienen.

En esta nota:
  • Los Mochis
  • El Ingenio
  • José Jaime Montes
  • Iván Ayala