Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

El Ingenio

Por: El Ingenio

Presentan a Marco Vinicio Galaviz como delegado de la CDI. Foto: EL DEBATE

Presentan a Marco Vinicio Galaviz como delegado de la CDI. Foto: EL DEBATE

Que siempre sí. En una palabra, por lo que se guste o mande, el gobernador Quirino Ordaz Coppel no dejó abajo al exalcalde de El Fuerte Marco Vinicio Galaviz Serrano. Pese a que Raúl Carrillo, secretario de Desarrollo Social en Sinaloa, no logró convencer a los líderes indígenas de que lo aceptaran como nuevo delegado de la Comisión Nacional de Desarrollo para los Pueblos Indígenas en Sinaloa, de todos modos Ordaz Coppel sostuvo su nombramiento.

Y todo indica que no va a pasar a mayores porque los indígenas no salieron con las manos vacías: se dice que Emeterio Torres, a quien el grupo de gobernadores tradicionales inconformes quería para ese puesto en lugar de Galaviz Serrano, entró por Ulises Astorga, responsable de esa dependencia en El Fuerte.

Por eso se dice que Librado Bacasegua, líder formal de los gobernadores tradicionales en Sinaloa, ni pegó de grito en el acto de firma de convenio del gobernador con el director general de la CDI, Roberto Serrano, para mejorar las condiciones de vida de los indígenas.

Otro frente. El conflicto por el nombramiento de Marco Vinicio Galaviz como delegado de CDI en Sinaloa le abrió otro frente de batalla a los gobernadores tradicionales. Ahora es contra la rectora de la Universidad Autónoma Intercultural de Sinaloa, María Guadalupe Ibarra Ceceña, porque destituyó a Loreto Coronado como enlace de esa institución con las comunidades indígenas, en respuesta a que este los apoyó en la toma de las oficinas de la CDI en Los Mochis. En realidad, ese fue el pretexto.

Desde antes, ya a Ibarra Ceceña le habían hablado mal de Coronado, de que no apoyaba a los indígenas, pero ahora hasta carta enviaron al gobernador Quirino Ordaz pidiendo reinstalación de Coronado. Lo peor es que este problema le puede ensombrecer a Ibarra Ceceña el informe de labores que está por rendir.

Suma. Al cuarto para las doce, el Partido Verde acordó ir en coalición con el PRI y Nueva Alianza por la alcaldía de Ahome. Es decir, retiran la candidatura de Francisco Miranda para tener como candidato a Álvaro Ruelas Echave. Esto trascendió anoche, lo que ilusionó más a los priistas en la ruta del 1 de julio.

Mansito. Más tardaron los vecinos en protestar por la “rasurada” que el candidato a diputado federal por la coalición del Panal y PRI, Rubén Félix Hays, le dio al cerro San Carlos en Topolobampo para colocar su propaganda electoral, que este en acceder a no seguir con su instalación. Dicen que esto demuestra que Félix Hays se acomoda a la circunstancia.

Si no anduviera en campaña quizás su actitud hubiera sido otra. No quiso entrar en una polémica que posiblemente le restaría votos en esa sindicatura.

Con decir que hasta Nora Arellano, directora del Inmujeres, cuestionó la colocación de esa propaganda. Ella es topeña. ¿Pero por qué hasta que Rubén Félix quiso colocar su publicidad en el cerro pegaron de gritos? Ya hay otros letreros.

Albazo. El presidente del Módulo de Riego Mavari en Higuera de Zaragoza, Israel Barreras, actuó con el “librito en la mano” para entorpecer que la Comisión de Auditoría rindiera el informe del resultado de la revisión que hizo un despacho contable y en el que supuestamente encontró irregularidades por 4 millones de pesos.

Y con esa actitud, quedó más mal: no permitió el acceso al auditorio a los reporteros, no dio oportunidad a los integrantes de la Comisión de Auditoría que diera el informe y al final declarar válido el resultado de la revisión, pero sin ninguna mancha de malos manejos. Esto fue en medio del desorden y con un numeroso grupo de policías a la expectativa. Lo que se vivió ayer en el módulo no extrañó a nadie. 

En esta nota:
  • Los Mochis
  • El Ingenio
  • Marco Vinicio Galaviz
  • Quirino Ordaz