Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

El Ingenio

Por: El Ingenio

La síndica procuradora, Angelina Valenzuela Benites, y el alcalde de Ahome, Guillermo Chapman. | EL DEBATE

La síndica procuradora, Angelina Valenzuela Benites, y el alcalde de Ahome, Guillermo Chapman. | EL DEBATE

El saldo. Dicen que más allá del resultado legal en un sentido u otro de la demanda penal, la confrontación del alcalde de Ahome, Guillermo “Billy” Chapman, y la síndica procuradora Angelina Valenzuela Benites, ya tiene un saldo político negativo para los dos y, con ello, de la administración municipal en su conjunto. Y cómo no, si no se habla de otra cosa que del caso y muchos se acogen al dicho popular de que lo que mal empieza mal acaba, aunque algunos sostienen que el barco se puede enderezar.

Por lo pronto, las relaciones entre Chapman y Valenzuela están en punto crítico que ya provocó inestabilidad interna en la comuna. Lo que es una realidad es que el problema ya arrojó resultados desfavorables para la actual administración en términos de imagen ante la sociedad, porque las dos principales cabezas están enfrentadas al parecer de manera irreconciliables.

Si a eso se le suma que el diputado local de Morena Jesús Palestino está dispuesto a impulsar que el Congreso del Estado separe del cargo a Chapman, pues tantito peor.

Despistados. Por cierto, hay algunos que se han encargado de involucrar al exalcalde de Ahome y secretario de Desarrollo Social en Sinaloa, Álvaro Ruelas Echave, en los problemas que atormentan al alcalde Guillermo “Billy” Chapman. Sin embargo, hasta el momento no hay una evidencia sólida para sustentar que Ruelas Echave le esté atizando a la olla, como un elemento externo a los conflictos que enfrenta el alcalde ahomense.

Se habla que lo evidente es que la gente del funcionario estatal en el Cabildo no han tenido inclinación ni han lanzado juicios en contra de Chapman. Por ejemplo, el coordinador de los regidores priistas, Raúl Cota Murillo, tuvo una participación mesurada en la pasada sesión de Cabildo, en la que se trató el tema. Más que tomar partido, lo que le preocupa al regidor ruelista es que el enfrentamiento entre el alcalde y la síndica procuradora desencadene la ingobernabilidad.

Algunos dicen que si Ruelas Echave estuviera atrás, otra postura hubiera sido la de Cota Murillo. Pura lógica. Por eso, se menciona que no les salen las cuentas a los “amarranavajas”.

Reaparición. El luchador social César del Pardo reapareció en la escena pública a poco más de un mes de haber iniciado la administración chapmista. Una marcha y concentración en Palacio Municipal fue su carta de presentación con el alcalde Guillermo “Billy” Chapman, que lo toreó como pocos. Claro, Del Pardo se dejó querer.

Cuando menos el líder social fue atendido, como era su petición al frente del grupo de precaristas que siguen insistiendo en la solución del problema de carencia de viviendas. El alcalde le abrió las puertas. Ya son ganancias.

El nuevo. A Sergio Liera Gil le llegó su hora en Protección Civil de Ahome. Ayer entró su relevo, el nuevo coordinador de la dependencia. Se trata de Salvador Lamphar Rodríguez. Algunos lamentan su salida porque Liera Gil demostró que se las sabe de todas, todas, aunque otros lo celebran. Dicen que estos últimos son los que no pudieron mangonearlo ni se plegó a sus caprichitos, como eso de no dejar que iniciara la temporada de beisbol en el estadio Emilio Ibarra Almada.

El fantasma. Contra lo que muchos estimaban, la estrategia de Fausto López de coquetear con el exdiputado local panista Roberto Cruz Castro le resultó en la campaña que realizó en busca de la presidencia del Partido Acción Nacional en Ahome. Incluso, dicen que fue correspondido por la gente de Cruz Castro, que le dieron su apoyo con su voto en contra de Ariel Aguilar. O mejor dicho, en contra de Salvador López Brito, Zenén Xóchihua y Miguel Ángel Camacho. Y deveras que López les dio un buen susto. Le ganaron con cinco votos.

En esta nota: