Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

El Ingenio

Por: El Ingenio

José Jaime Montest Salas.(Cortesía)

José Jaime Montest Salas. | Cortesía

Le atizan. El coordinador general de programas sociales del gobierno federal en Sinaloa, José Jaime Montes Salas, no siente lo duro sino lo tupido. Por más que les aclaren que no va a estar por encima del gobernador Quirino Ordaz Coppel y que no viene a hacer la operación política para Morena, a los priistas y panistas nadie los convence de que no es así.

Sin embargo, los más aferrados en que su figura fue creada para el trabajo político-electoral en favor de Morena son los panistas. Estos usan cualquier foro para denunciar lo anterior, como ocurrió con el diputado local del PAN Jorge Villalobos, que no se quedó con las ganas de fijar su posición en la tribuna del Congreso del Estado en torno al nombramiento de Montes Salas.

Los panistas lo hacen abiertamente, en tanto los priistas piensan lo mismo, pero son más cautelosos. Estos últimos van a esperar a los hechos. Es decir, van a aguantar hasta el momento de que se vengan los programas y los recursos federales y luego que haya un proceso electoral. Entonces sí, ahí se va a saber el verdadero papel del superdelegado.

De moda. Más que todos, los que se pusieron de moda en Ahome son José Jaime Montes Salas y Ramón Osuna Quevedo. Son los hombres del momento porque son piezas importantes en la estructura del nuevo gobierno federal. Montes Salas como coordinador general de programas sociales y Osuna Quevedo como coordinador general de Delegaciones de la Sagarpa, que no tarda en cambiar de nombre y de siglas. Ahora se va a llamar Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Seder) y tan, tan. Ahora amigos les han salido de a montón a los dos. Y salen en su defensa, los adulan, que es un contento. De pena ajena.

Soñado. Por lo pronto, el que se sacó la lotería sin comprar cachito es Carlos Iván Ayala en virtud de que ya se sentó en la curul que le dejó José Jaime Montes en la Cámara de Diputados. Ayala tomó ya protesta por suplencia como diputado federal.

No fue el único sino otros también de otras partes del país porque es andanza que los diputados federales morenistas pidan licencia para irse a puestos en el gabinete del presidente Andrés Manuel López Obrador. O sea, los changos mecateros no es una especie en extinción en el gobierno del cambio. Sin lugar a dudas esto benefició a Ayala que anda soñado. Dicen que ya se codea con personalidades de altos vuelos, como el coordinador de Morena en la Cámara de Diputados, Mario Delgado.

Luna de miel. El director de Inspección y Normatividad en Ahome, Marco Vinicio Contreras Bringas, se echó a la bolsa a los puesteros de la ciudad con eso de apoyarlos con los gastos para la instalación de la Verbena Navideña, cuyos trabajos ya empezaron en el lote en Jiquilpan. Dicen que uno de sus líderes, el priista Guillermo Algándar, habla maravillas de Contreras Bringas. Y más porque se dice que les va a respetar el número de puestos que tradicionalmente consiguen, ya que el funcionario les está dando prioridad a los comerciantes locales.

Calor. Dicen que para sentir el calor de su pueblo en este momento político difícil por el que atraviesa por el escándalo que ha generado la demanda que interpuso en su contra la síndica procuradora Angelina Valenzuela, el alcalde de Ahome, Guillermo “Billy” Chapman, se reunió con algunos comisariados ejidales afines.

Algunos no le ven otro sentido porque en esos encuentros prácticamente reviven lo de la campaña electoral. Pero con eso a Chapman nadie le puede echar en cara que no volvió cuando menos con los comisariados ejidales de Tortugas, Felipe Ángeles, Plan de Guadalupe, Plan de Ayala, Bachomobampo, Topo Viejo, entre otros.

En esta nota: