Opinión

El cuerpo humano es perfecto, pero falla

Por: Sergio Mariscal

Davide Astori. AP

Davide Astori. AP

El cuerpo humano está calificado como lo más perfecto que pueda existir en el planeta tierra, pero a la vez, se confirma con la reciente muerte del futbolista italiano Davide Astori, que cuando menos lo esperas puede fallar.

El capitán de la Fiorentina y seleccionado italiano sufrió un infarto en el hotel de concentración de su equipo, en un deceso que causó consternación en el balompié a nivel mundial y que obliga nuevamente a reflexionar en torno a las medidas de prevención que deben aplicarse en los deportistas de alto rendimiento.

No es la primera vez que sucede un caso de esta naturaleza en el deporte y que ratifica que cualquier persona podría sufrir una muerte natural, como así llamaron a la del italiano.

Pese a ello, ya a nivel futbol de casa seguiremos insistiendo en que los jugadores, sobre todo los que militan en las categorías de mayor edad, no deben perder el interés de seguir realizándose antes de empezar cada temporada sus estudios médicos (electros, diabetes, de laboratorio y prostata).

Cabe destacar que la mayoría de los circuitos municipales afiliados de mayor edad ya tiene funcionando buen rato y desconocemos si las directivas les exigieron presentar el electrocardiograma.

La única que mantendrá esa regla es la Liga de la Careada de los Jueves, que ya acordó en su reunión semanal que todos sus integrantes que son de 50 años en adelante, deberán cumplir con dicho requisito a más tardar la cuarta jornada de la nueva edición que arrancará la próxima semana; quien no cumpla será excluido.

Para tal efecto, la directiva ya anda gestionando ante las instancias médicas para que los apoyen como lo ha hecho el Ayuntamiento en torneos pasados, ya que es una medida preventiva que deben cumplir los jugadores más rucos en beneficio propio.

Insistimos, no se trata de una medida caprichosa, ni impositiva, se debe tomar como una acción de beneficio colectivo, en aras de tratar de prevenir alguna complicación mayor de los futbolistas.

Claro que la muerta repentina que sufrió el italiano Davide Astori es algo muy raro, pero no por eso los jugadores rucos de la localidad deben relajarse; al contrario, deben ser más comprometidos con el cuidado de su salud.

Buenas vibras. Son las que le mandamos y de la manera más sincera al profesor Héctor Corvera, quien en el transcurso de la presente semana ingresará al quirófano para la extirpación de un riñón que le ha venido afectando su salud. El Chino Corvera, oriundo de la sindicatura de Costa Rica, es un aguerrido defensor que milita con el equipo de UAS-Pumas de la categoría Ultra Plus, además es una excelente persona y desde luego junto con toda la comunidad futbolera oraremos para que su operación sea un éxito. Ánimo, profe Corvera.

En esta nota:
  • Davide Astori
  • Muerte natural
  • Capitán de la Fiorentina