Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Anaya: lo tiene el PRI donde lo querían tener

Por: Joaquín López Dóriga

Ricardo Anaya.

Ricardo Anaya.

Es la guerra, pen.... Florestán.

El caso de Ricardo Anaya, como el de cualquier candidato a la Presidencia de la República, es digno de estudio.

Y no me refiero a su ambición de poder, legítima en un político, sino a la práctica constante de que el fin justifica los medios, donde se pierden los márgenes y se separa de la imagen que ha querido proyectar.

Una vez más aludo a aquel joven maravilla que deslumbró en la primera legislatura del gobierno de Enrique Peña Nieto y en el debate de la noche de las elecciones del 5 de junio de 2016 en Noticieros Televisa.

Así, lo vi hacerse de la presidencia de la Cámara de Diputados, de la presidencia del PAN y el control del partido, desde donde empezó a construir, vía millones de spots, su candidatura presidencial y dejar a Gustavo Madero en la estacada de la coordinación parlamentaria por lo que se llamó traicionado, pues, aseguró, se la había garantizado.

Anaya avanzaba en la construcción de su proyecto presidencial por encima de todo y todos, al tiempo que lo negaba provocando un rompimiento al interior del PAN, primero, la escisión de la bancada en el Senado y luego con las renuncias de Margarita Zavala, que buscaba la misma candidatura, Javier Lozano, Gabriela Cuevas, Roberto Gil y más.

Y no solo pasó encima de ellos, sino de los esquemas de selección partidista del candidato presidencial. Para ello se alió con el PRD, lo nunca pensado, asegurándose la candidatura presidencial y para Alejandra Barrales, su presidenta, la de Ciudad de México, como finalmente ocurrió, después de negarlo por meses.

Hoy Anaya está atrapado en una acusación de lavado de dinero de la que no ha sabido salir y la oposición lo tiene donde lo quería tener: a la defensiva, hablando de temas penales, y no en campaña.

Él acusa una operación en su contra del PRI, pero no acaba de aclarar el caso que se le complica por días, siendo el eslabón perdido, y a punto de ser encontrado, Manuel Barreiro.

Porque esto de las campañas es la guerra y al que no le gusten los tiros, que no vaya al frente, y no me refiero al suyo.

RETALES

1. CLAVE.- La pieza clave en la averiguación de la PGR en torno al caso Anaya y el supuesto lavado de dinero es Manuel Barreiro, al que al principio de plano casi negó, cuando han sido amigos de siempre. Barreiro permanece en Canadá protegido por una suspensión provisional. De cantar él, bye;

2. CANCELACIÓN.- La oficina de Los Pinos o la cancillería de Luis Videgaray, tienen que dar a conocer el contenido de la llamada telefónica Trump-Peña Nieto, el martes pasado, que llevó al mexicano a cancelar por segunda ocasión su visita a la Casa Blanca. No nos podemos quedar así o enterarnos por la oficina de prensa de Trump o alguna filtración allá;

3. NEGOCIACIONES.- Ildefonso Guajardo, único negociador del TLC, está en Washington para superar el freno de Trump en cuanto al porcentaje de origen en las autopartes de los automóviles fabricados en la región, lo que para las armadoras es imposible resolver.

Nos vemos mañana, pero en privado.

En esta nota:
  • Candidato a la Presidencia de la República
  • Ricardo Anaya