Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

10 zona erógenas para hacerlo explotar de deseo

SEXO

¿Quieres hacer explotar a tu hombre de placer? Te compartimos las 10 partes del cuerpo del hombre que más placer generan. Conócelas, estúdialas y la hora de la práctica, tendrás a todo un lobo en la cama:

1.- Orejas: muérdelas suavemente, chupa y sopla en y alrededor de ellas. No le metas la lengua si no estás segura de que le gusta.

2.- Cuello: los besos suaves y arrastrados por el cuello hacen que a casi todos los hombres se les aflojen las rodillas.

3.- Ano y próstata: conviene preguntar antes: algunos hombres son 'muy cerrados' a que se los estimulen. Si te atreves a todo, podrás llegar hasta la próstata, que a veces se describe como el "punto G masculino".

4.- Hombros: frótale los hombros mientras lo llevas a la cama y sé creativa con ellos durante el sexo. Cuando estés arriba y en pleno acto, deja que tu pelo los roce.

5.- Pompis: a muchísimos hombres les gusta que les 'apachurren' las pompas. Otros aman que les pases las uñas por ellas durante el acto sexual.

6.- Pene: el glande (la cabeza) es por lo general la parte más sensible de su pene. Presta especial atención a la corona (la cresta que va alrededor del glande) y al frenillo, que es esa especie de cordelito que hay bajo el glande.

7.- Rodillas: es otra de las zonas que nos olvidamos, pero están llenas de terminaciones nerviosas. Bésale y acaríciale la parte de atrás, por donde se doblan, y verás cómo le gusta.

8.- Escroto y testículos: el escroto es el "saco" que contiene los testículos. Algunos hombres lo tienen demasiado sensible para tocarlo, pero a otros les encanta que se lo acaricien. Manéjalos siempre con mucho cuidado, porque son delicados.

9.- Dedos: el viejo truco de chupar los dedos es un clásico, pero a los hombres les encanta porque les hace pensar en el sexo oral. Si lo haces, no olvides mirarlo a los ojos de manera picarona.

10.- Pecho: prueba a lamérselo y bésale todo el cuerpo mientras te encaminas hacia el sexo oral, o pellízcaselo suavemente con una mano.