Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

De la cama a la camilla del hospital

SEXO

La mayoría de las ocasiones, el sexo no tiene límites. Aunque sea una de las mejores experiencias que se pueden vivir, el sexo es una actividad de alto riesgo y más aún, cuando la pareja decide abandonar aunque sea por una ocasión los resortes de la cama, para explorar otros territorios y llevar la experiencia del 'cuchi-cuchi' a otros niveles. Eso sí, sube la adrenalina, pero también suben las posibilidades de algún accidente. "Cualquiera puede tener una accidente. Algunos tiene que ver con la inexperiencia o la ansiedad, pues se ponen tensos por no complacer al otro o están tan preocupados por no fallar en su rendimiento que no se dan cuenta de cosas básicas, mueven la cabeza y la pareja está atrás y le rompen la nariz, por ejemplo", explica el psicólogo y sexólogo Ezequiel López Peralta, autor del libro El Erotismo Infinito.

Los amantes no miden el peligro en un momento de efervescencia. El problema es cuando se paga caro por un momento de placer y terminan hospitalizados y afectando al sistema de salud. La compañía de seguros médicos Medical Insurance, se puso en la tarea de identificar cuáles son los accidentes sexuales más comunes después de un encuentro desenfrenado: dolores en la espalda, rodillas y codos raspadas por fricción, fractura de nariz, tobillos y muñecas con esguinces, golpes en la cabeza y otros más.

Algo de lo que deben cuidarse las parejas al momento de tener sexo, no es de un embarazo no deseado, sino de un ataque al corazón. Muchos han sido los casos de personas que llegan de emergencia al hospital, pues sufrieron de un ataque cardiaco al estar llegado al clímax en la cama. El esfuerzo físico durante la actividad sexual triplica la probabilidad de sufrir un ataque al corazón en las horas siguientes. En una sección de sexo fácilmente se queman 300 calorías por hora, una actividad física que puede hacer colapsar el corazón de alguien que no está acostumbrado al ejercicio.

Antes de tu siguiente aventura erótica con tu pareja, primero checa los 10 lugares más peligrosos para tener sexo: el sillón, las escaleras, el carro, la ducha, la habitación, una silla, la mesa de la cocina, el jardín, el inodoro y un armario.

Por otra parte, a las salas de urgencias de los hospitales, han llegado personas con daños causados por el mal uso de un vibrador y de botellas u otros objetos, como desodorantes, introducidos en el organismo y que después no pueden extraerse. Estos incidentes bochornosos suelen aparecer en los periódicos amarillistas, pero ningún accidente tiene más despliegue mediático que la fractura de pene, casi elevada a la categoría de mito. El trauma se produce con el pene erecto durante el acto sexual, principalmente cuando la mujer está encima y se mueve tan vigorosamente que su cadera choca contra el pene y lo doble abruptamente, quebrando los cuerpos cavernosos. Esta fractura también se produce cuando la pareja está teniendo sexo en un lugar prohibido y al ser descubiertos el hombre suspende súbitamente el acto sexual e intenta guardar rápidamente el pene. Cuando ésta accidente ocurre, se escucha un leve chasquido, el pene pierde su erección y se inflama a causa del hematoma y el dolor es insoportable. Sobre este tipo de accidentes extraños, el sexo puede ser peligroso pero vale la pena correr el riesgo. López Peralta recomienda "tener en cuenta los límites propios, nuestra capacidad física, lo que le gusta al otro y lo que no le gusta al otro y que lugares u objetos pueden atentar contra nuestra integridad".

Ahora que ya lo sabes, ten mucha precaución en tu próximo encuentro sexual, no vayan a terminar de la cama, a la camilla de un hospital.