Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Incómoda pero sexy

SALUD

Son diminutas prendas íntimas que puedes encontrar de diversos colores, material y sobre todo sexys diseños. A la mayoría de las mujeres les encanta por ser cómodas y sensuales, y a los hombres les fascina ver a una mujer usando una tanga. Sin embargo, el uso de estas prendas no es sano sino se usa adecuadamente.

Según ginecólogos, los riesgos de salud que se corren al usar tangas son infecciones e irritaciones.

Infecciones por hongos y las infecciones bacterianas. Además el uso de tangas durante el periodo de menstruación aumenta las infecciones si es que ya es propensa a ellas, ya que por el pH de la vagina, es cuando las bacterias tienen una mejor oportunidad de crecimiento".

El principal problema de estas prendas es que no se usa el material adecuado, la gran mayoría están hechas con materiales que retienen la humedad, lo que puede llevar a un desbalance del pH de la vagina, incrementando las posibilidades de una infección.

Expertos aconsejan a las mujeres utilizar, sobre todo, ropa interior hecha con algodón, gracias a su suavidad y propiedades hipoalergénicas. Las que no están elaboradas de algodón son muy peligrosas, ya que estas no permiten la respiración de la piel, en particular las de encaje que están echas de materiales no transpirables. En cuestión de tangas, no basta con que la parte de la entrepierna esté elaborada con este material, sino que es importante que toda la pieza se confeccione con esta fibra. Hay muchas características de las tangas que ponen en riesgo la salud, en particular las de encaje que están echas de materiales no transpirables.

Otros inconvenientes se presentan cuando se selecciona una talla muy ajustada, lo cual puede derivar en rozaduras. Esto, aunado a un pantalón ceñido, como los leggings o los jeans de corte skinny, impiden la transpiración natural del cuerpo.

Especialistas recomiendan a las mujeres propensas a infecciones evitar esta prenda. Pero en general, para evitar cualquier infección y que las chicas sigan utilizando esta prenda íntima, se aconseja comprar piezas de algodón, lavarlas frecuentemente y procurar la debida higiene en la zona íntima. Su carga de sensualidad no está a discusión; su comodidad, por otro lado, sí.