Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

LA GLORIETA

Por: La Glorieta La Glorieta

Unidad. El proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2019 ha logrado unir de nuevo al sector agrícola, pero en contra, y los líderes de las diferentes organizaciones han lanzado el grito de guerra para iniciar lo que llamaron la defensa del presupuesto para el campo, que de entrada tiene una reducción del 28.5 por ciento, en comparación a lo aprobado para este año con la desaparición de muchos programas que son considerados como prioritarios para el sector. En los últimos años se han presentado problemas con la comercialización y con la falta de apoyos del Gobierno federal. Ahora, el panorama pinta más crítico, y la única esperanza es que los diputados federales encabecen la lucha de los agricultores y no se conviertan en solo un aval del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador. En los últimos tres días han sido muchas las críticas que han surgido por la propuesta del Ejecutivo de la nación, que afectará a muchos sectores productivos, pero que no toca a los partidos políticos ni otros gastos que son considerados como poco prioritarios y superfluos. 

¿Dónde quedó el Cayo? Los líderes agrícolas se reunieron ayer para dar a conocer sus posturas y proponer medidas a emprender para buscar mayores recursos para el sector agrícola para el siguiente año, pero uno de los grandes ausentes fue Ocadio García Espinoza, diputado local de Morena, alias el Cayo, eterno líder, siempre presente en protestas y encabezando la lucha de los campesinos; pero ayer no fue el caso. Durante la rueda de prensa, Serapio Vargas Ramírez fue quien preguntó por él: “¿Dónde quedó el Cayo?”. Esa duda no fue respondida por nadie, pero sí generó risas. El líder agrícola ha sido puesto de nuevo entre la espalda y la pared. Hay que recordar que votó a favor del punto de acuerdo de obvia y urgente resolución presentado por su grupo parlamentario en el Congreso del Estado para exhortar al gobernador a que elimine la cuota ejidal, con todo y que se había manifestado en contra. Y, en esta ocasión, se ha apartado de sus movimientos de lucha, que al menos ayer quedó en evidencia por no acudir a la reunión. 

Promesas incumplidas. Uno de los más críticos al proyecto de Presupuesto ha sido el presidente del Comité Directivo Estatal del Partido Revolucionario Institucional, quien recordó que López Obrador ha incumplido otra de sus promesas de campaña al asignarle menos recursos al campo y al eliminar programas de apoyo para la comercialización y de concurrencias, lo que vendrá a vulnerar gravemente a la principal actividad productiva de Sinaloa y del país. Debido a esto, hizo un llamado a todos los diputados federales y senadores para revisar la propuesta y gestionar un mejor presupuesto para la entidad. Su compañero de partido, Sergio Jacobo Gutiérrez, coordinador del grupo parlamentario del PRI en el Congreso del Estado, aseguró que, aunque Morena tenga mayoría en ambas Cámaras federales, no debe excluir las consideraciones de otras bancadas, como lo han hecho en Sinaloa con otros temas. 

Sin vacaciones. Y hablando del Congreso local, los diputados no tendrán vacaciones navideñas, pues trabajarán a marchas forzadas para analizar y aprobar el Presupuesto de Egresos del Estado para el ejercicio fiscal del 2019, que será enviado a más tardar la próxima semana. Hay que recordar que el Ejecutivo estatal solicitó una prórroga de diez días naturales para enviar el proyecto presupuestal a partir de la aprobación del PEF en la Cámara de Diputados, donde tienen estimado discutirlo y aprobarlo en el pleno entre el sábado 22 y el domingo 23 de diciembre. Una vez que conocieron los detalles del proyecto del PEF, en la Secretaría de Administración y Finanzas del Estado trabajan en el paquete económico que enviarán al Congreso local, cuyo límite para ser aprobado es el lunes 31 de diciembre, para que alcance a entrar en vigor a partir del día siguiente. Nos adelantan que la negociación será intensa entre el Gobierno estatal y los legisladores por el reparto de los recursos públicos.