Policiaca

2017: uno de los años con mayor taques de violencia contra maestros

 En poblados de Concordia más de 40 profesores fueron desplazados por la violencia 

Por: Edith Andrade

Foto: EL DEBATE

Foto: EL DEBATE

Culiacán, Sinaloa.- Una de las agresiones más impactantes en este año contra maestros fue el asesinato de tres de ellos en Concordia, producto de la violencia que se encuentra en las zonas serranas de Sinaloa. 

De acuerdo con las cifras de la Fiscalía General del Estado, arrojaron que más de nueve profesores fueron asesinados en Sinaloa, lo que lo colocó como uno de los años más violentos, después del 2011, cuando fueron asesinados 10 en todo el estado. 

A más de siete meses del asesinato en Concordia, aún no llega ni paz ni justicia de los que perdieron la vida, producto de los enfrentamientos entre grupos de la delincuencia organizada.

Maestro asesinado en Durango

Ante ello, el dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) de la sección 53, José Fernando Sandoval Angulo, reconoció que no se ha alcanzado la calma, por lo que hay profesores que han sufrido percances. 

“Fueron críticos los casos de Cuatantal y Chirimoyos en Concordia, donde tuvimos decesos de compañeros de la educación”, destacó. 

En este tema alzó la voz para que el gobernador del estado, Quirino Ordaz Coppel, trabaje en las mejoras de las condiciones de temas tan sensibles como el de la seguridad, no solo para los maestros, sino para la sociedad. 

Peticiones 

La violencia en Sinaloa no solo alcanzó a los maestros de la sierra del sur del estado, sino también a los de Badiraguato, en donde un grupo importante tuvo que huir, producto de las constantes balaceras, lo que obligó a que las clases se suspendieran en este municipio. 

Maestro asesinado en Ecatepec

Sin embargo, no solo en los municipios serranos hubo una fuerte violencia sino también la capital del estado, donde se tiñó de sangre con el asesinato de dos maestros, uno de Cobaes y otro más de la Universidad de Occidente (UdeO), el pasado 13 de mayo.

Aunado a esto, el 21 de mayo asesinaron a balazos en su casa a un profesor en Culiacán, mientras que el 22 de agosto encontraron a uno más muerto por un camino de terracería al oriente de la ciudad. 

Los crímenes fueron en sus casas, centros de trabajo y en los caminos que conducen a los poblados; en ningún rincón del estado estuvieron a salvo. 

En la sierra quienes imparten clases se juegan la vida, no solo es el hecho de quedarse en un lugar donde en muchas ocasiones conviven con personas que ni siquiera conocen. 

Llegar hasta los poblados donde imparten el conocimiento se vuelve toda una travesía llena de incertidumbre, no solo por las dificultades de la naturaleza del camino, sino porque se exponen como carne de cañón, no tener nada que los identifique los pone en riesgo. 

En esta nota:
  • Delincuencia
  • violencia contra docentes
  • violencia contra maestros
  • Asesinatos en 2017