Selecciona tu región
Policíaca

A dos años del Culiacanazo, aún los amargos recuerdos reviven

Vehículos artillados y blindados quedaron abandonados aquella vez.

1/7 Vehículos artillados y blindados quedaron abandonados aquella vez.Debate

2/7 El día que hubo pánico social.Debate

3/7 Quemar vehículos, unas de las artimañas.Debate

4/7 El pánico fue evidente el 17 de octubre de 2019.Debate

5/7 Las huellas del Culiacanazo en los negocios.Debate

6/7 Protegerse de las balas era lo primordial.Debate

7/7 La Policía en las calles del desastre.Debate

Por El Debate

-

Sinaloa.- La situación de pandemia por la covid-19 vino a olvidar lo ocurrido durante el Culiacanazo o Jueves Negro, el cual dejó tres muertes, y a la capital sinaloense aterrada.

Las avenidas donde se desarrollaron bloqueos y enfrentamientos lucen con normalidad, el miedo se fue, pero lo vivido el 17 de octubre del 2019 sigue acelerando los corazones de quienes aún recuerdan, con sabor amargo, el violento rescate de un hijo de Joaquín “Chapo” Guzmán, en Culiacán

Lo sucedido

A 14 días de que termine la administración de Quirino Ordaz Coppel, y que el actual secretario de Seguridad Pública del Estado, Cristóbal Castañeda Camarillo, sea ratificado en su cargo, se cumple el segundo aniversario del llamado Culiacanazo de aquel 17 de octubre de 2019 cuando la ciudad de Culiacán y autoridades fueron paralizadas por presuntos miembros del crimen organizado tras la detención y pronta liberación de Ovidio Guzmán López, lo cual trascendió fronteras.     

El también llamado Jueves Negro, tuvo su origen poco antes de las 15:00 horas de ese día, cuando fuerzas federales tomó por sorpresa a uno de lo hijos del Chapo, en una de su residencia ubicada en el sector Tres Ríos, donde fue copado y detenido junto con algunas personas dentro de la vivienda.   

Fue cuestión de minutos para que civiles armados empezaran a circular sobre las principales calles de Culiacán e iniciaran con el presunto despojo de vehículos de carga para incendiarlos y tapar las arterias viales con el presunto propósito de inmovilizar a fuerzas de seguridad con las que se estaban empezando a enfrentar. También las casetas de peaje fueron tomadas por los presuntos armados que retuvieron a fuerzas federales. 

Fueron horas de tiroteos donde civiles armados y efectivos de seguridad se enfrentaron luego de que se especulara que el objetivo del Gobierno federal (Ovidio), había sido trasladado hacia la Ciudad de México, agudizándose más los tiroteos en varias partes de la ciudad, teniendo como epicentro el sector Tres Ríos, donde se había llevado a cabo la detención.

Después de que se realizara la presunta liberación de Ovidio por parte del Gobierno federal, civiles armados continuaron recorriendo las calles de la ciudad dándose un último enfrentamiento en la zona cero (Tres Ríos) a unos metros de la Fiscalía General del Estado. Hombres, en su mayoría jóvenes, a bordo de por lo menos ocho camionetas, se enfrentaron contra fuerzas estatales y federales que resguardaban la zona de ataque en horas anteriores y donde habían quedado vehículos baleados y con posibles evidencias.

Ahí se dio el último tiroteo de ese Jueves Negro, quedando tres personas sin vida, quienes permanecieron ahí hasta el amanecer que las autoridades dieron inicio con las diligencias correspondientes. 

Con mayor apoyo

Elementos de la Policía municipal fueron parte de los cuerpos de seguridad que hicieron frente a innumerables pistoleros que atacaban en vehículos civiles desde diversos puntos.     Uno de esos tantos preventivos aún no olvida aquel Jueves Negro, el oficial, quien por motivo de seguridad prefirió mantenerse en el anonimato, fue claro y aceptó que esa vez fueron superados por algunos momentos. Dijo que todo inició con un reporte de disparos en la zona del Tres Ríos donde se hablaba de un herido, sin imaginar que ese sería el factor sorpresa.

“Estuvo bastante fuerte porque nos tocó ayudar y atender a los heridos de la Sedena y elementos policiacos. Nos tocó pasar por las calles que estaban bloqueadas y la desbloqueamos con las mismas patrullas y abrimos camino. Era bastante gente la que se miraba en las calles, pedíamos más apoyo, pero estos se estaban reagrupando para hacer frente”, relató aún con esa voz pausada, mientras que su mente recordaba todo lo ocurrido esa vez, donde para ellos lo primordial era resguardar los civiles; ya que estos abandonaban sus vehículos y corrían de un lugar a otro para concentrarse en negocios hasta que pasara todo.

“Esperemos que esto no vuelva a suceder, porque ahí se rebasó a la autoridad por un momento”, confió el elemento municipal, ya que aseguró que no circuló la información real, es por eso que los tomaron por sorpresa. 

Comentó que fueron dos elementos policiacos heridos, y narró que incluso un vehículo donde viajaba el exsecretario de Seguridad Pública y Tránsito Municipal, Óscar Guinto Marmolejo, el comandante Lobo, él llegó al apoyo y lo recibieron a balazos, quedando una unidad que lo escoltaba con múltiples disparos. Esta quedó por el bulevar Enrique Sánchez Alonso, casi esquina con Universitario. Él estaba próximo al lugar, sus escoltas repelieron la agresión.

De años hacia acá, reconoció que cuentan con más apoyo de las fuerzas armadas, quienes, ante cualquier situación de posible confrontación, se agrupan para auxiliarlos.

“Ahora, por la experiencia de lo que sucedió, ante cualquier reporte nos llega el apoyo del personal militar”. 

Han recibido diversos cursos desde el Culiacanazo como la practica real de cómo llegar a un evento de alto impacto, cómo descender de la unidad, cómo resguardarse, cómo cubrirse y, sobre todo, cómo proteger a la ciudadanía y, si hay heridos, cómo ayudarlos de primera mano. 

“El Culiacanazo manchó de negro a la ciudad”

La Comisión Estatal de Atención Integral a Víctimas (Ceaiv) reconoció que lo ocurrido el 17 de octubre de 2019 en Culiacán, manchó de negro a la ciudad. Con motivo de estos actos violentos, la Ceaiv intervino para atender a las personas afectadas en 44 casos: tres personas fallecidas, cinco personas lesionadas, cinco autos robados, 29 carros dañados y dos locales comerciales afectados.

De esta manera al día de hoy, la Ceaiv ha destinado la cantidad de 187 mil 354.87 de sus recursos de ayuda social a la atención de los casos mencionados como lo fue apoyo material que consistió en transporte, alimentación, cuotas escolares, con un total de 94 mil 650 pesos más 8 mil 740 pesos en gastos médicos, mientras que en asistencia psicológica se destinó monetariamente, 10 mil 440 pesos, y por gastos funerarios, 73 mil 524.87. Mientras que con el propósito de proceder a la compensación económica en los casos en que las víctimas vieron afectado su patrimonio, la Ceaiv instruyó al Fideicomiso del Fondo de Ayuda, Asistencia y Reparación Integral, para que entregara recursos por un total de 344 mil 020.11.

Las acciones de la Comisión de Víctimas se efectuaron para garantizar el ejercicio de los derechos de 35 de las personas afectadas y, tan solo en apoyos económicos, significan un monto de 531 mil 374.98.

“De suma importancia desarticular la narcocultura”

Para Tomas Guevara, sociólogo y catedrático de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), El Culiacanazo, permitió asomarse un poco a una situación que forma parte a una identidad difícil de superar en la cual se recrean de manera muy clara, la dominación ligada a grupos del llamado crimen organizado. “Lo que, sí se nota, es la actitud de la sociedad ante estas muestras de poder, de impunidad que hemos sido testigos, me da la impresión que la sociedad sin ver con buenos ojos estas exhibiciones de poder porque esto rompe nuestra seguridad” resaltó. 

Indicó, que en este segundo año fue más de encierro por los efectos de la pandemia y sus cuidados donde la sociedad vivió un proceso de duelo.  Agregó, que no solo es cuidarnos de la covid, sino de estos grupos que se sienten dueños de la ciudad, destacó.

Leer más: Despojan y balean a una joven en el Desarrollo Urbano Tres Ríos, Culiacán, Sinaloa

“Ahora ahí una tarea pendiente para el nuevo Gobierno por lo que habría que reforzar mucho esta nueva ruta que la sociedad civil ha abierto que es la concientización en el sentido de que ya basta”, explicó que el sinaloense no debe de ser catalogado del país como fuera de él, como alguien que está ligado con el narcotráfico, que anda armados o que consume drogas.

Tiktoker desata polémica tras iniciar una tienda online de huesos humanos
Síguenos en