Selecciona tu región
Policíaca

Angelita está en shock; mataron a su esposo frente a ella en Culiacán

El homicidio sucedió la tarde del lunes en el estacionamiento de un centro comercial del Tres Ríos.  La mujer solo sufrió un rozón de bala en el codo izquierdo.

Por Martín González

-

Sinaloa.- Angelita está en shock. Sentada en el asfalto del estacionamiento de una plaza comercial en Culiacán, llora sin reparos y aprieta a su hijo en su regazo. Asesinaron a su esposo frente a ella. 

Los hechos ocurrieron ayer lunes, a las 13:00 horas en el estacionamiento de una plaza comercial en el sector Desarrollo Tres Ríos, sobre el bulevar Universitarios, entre avenida Álvaro Obregón y bulevar Enrique Sánchez Alonso.

Agentes de la policía ofrecen tomar en brazos a su hijo mientras revisan la herida, pero es inútil. La madre se aferra al bebé que llora asustado.

Absorta y con la vista en ninguna parte, Angelita está en shock. Conmocionada. Aterrada...
Adulfo, su esposo, está sin vida frente al volante. La mano izquierda sujeta a la puerta de la camioneta.

La sangre de su codo izquierdo le salpica el pie calzado con huaraches de corazones. Los intentos por ayudarla con el niño son inútiles. Angelita apenas balbucea en su negativa.

La crónica

“¿Es mi papá... está muerto mi papá...?”, pregunta la hija de Adulfo que recién llega. Sí. Adulfo está sin vida frente al volante, expuesto al escrutinio público. A la mirada que hurga y que escrutina en la escena del crimen.

El estacionamiento de la plaza ya es el lugar más seguro de la ciudad. Decenas de policías apostados brindan una seguridad que estorba. Estéril.

“No miré... estaban tapados...” responde Angelita al cuestionamiento de su hijastra que busca saber la identidad de los homicidas.

El congestionamiento vial se hace más asfixiante en la hora pico. Los automovilistas ralentizan su paso para escudriñar entre el conglomerado.

Angelita sigue negándose a soltar al niño. El ofrecimiento de las oficiales le entra por un oído y le sale por el otro. 

El rompecabezas va tomando forma con las piezas rotas. Adulfo y Angelita con el bebé en brazos arriba de la camioneta en el estacionamiento del supermercado.

Dos personas en una motocicleta los sorprenden por un costado de la camioneta y disparan contra Adulfo. Angelita en el breve espacio de la cabina sufre un rozón de bala en el codo izquierdo.

Dos disparos y una muerte. Dos balazos y una vida trunca

El secretario de Seguridad Pública de Sinaloa, Cristóbal Castañeda Camarillo, arriba a la escena del crimen con toda la parafernalia oficial.

Adulfo espera en su muerte. Su mano sujeta a la puerta de la camioneta. La barbilla descansando en el pecho en su sueño eterno.

Los peritos hurgan la escena. Miden las líneas de la muerte. Colocan aquí y ponen allá para crear la atmósfera del crimen.

Angelita, con las salpicaduras de su sangre en el pie izquierdo muestra una recuperación gradual. Explica entre sollozos el ataque.

“¿Qué es la muchacha del muerto...?”, pregunta uno. Una voz desde las entrañas resuelve la duda que no deja vivir. “Es su esposa, y está embarazada...”

Leer más: A balazos asesinan a dos hombres afuera de un hogar en la colonia La Costera, Culiacán

Angelita está en shock porque mataron a su esposo. En shock porque a los homicidas les importó nada que ella estuviera a su lado con un bebé en brazos.

Síguenos en