Policíaca

Ataque armado deja un expolicía muerto y un exmilitar herido en Culiacán, Sinaloa

Un ataque a balazos dejó un explicía ministerial muerto y un exmilitar herido en un negocio de venta de mariscos ubicado en Villa Bonita, al sur de Culiacán, Sinaloa.

Por  Arturo Sánchez Escobedo

Peritos e investigadores localizaron cinco casquillos percutidos para arma corta(Foto: El Debate)

Peritos e investigadores localizaron cinco casquillos percutidos para arma corta | Foto: El Debate

Culiacán, Sinaloa.- La tarde de ayer se registró un atentado a balazos dentro de un negocio de venta de mariscos en el sector Villa Bonita, al sur de la ciudad de Culiacán, Sinaloa, dejando como saldo un expolicia muerto y un exmilitar herido, mismo que fue llevada a un hospital de la ciudad para que recibiera atención médica.

El infortunado respondía al nombre de Armando N., de aproximadamente 52 años de edad, de quien se dijo extraoficialmente que era exagente de la Policía Ministerial. Sobre el hombre lesionado se mencionó que se trata de José Ángel N., exmilitar.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

La alerta

El reporte sobre la agresión a balazos se dio alrededor de las 18:00 horas de ayer, donde se informaba que por la calle Paseo de los Andes y avenida Álvaro Obregón se encontraba una persona malherida, por los que personal del Cuerpo de Bomberos Veteranos se movilizó hacia el lugar para prestar ayuda.

Al llegar al sitio indicado checaron signos vitales del hombre que se encontraba al interior del local, y confirmaron su muerte. Asimismo, les mencionaron que había otra persona afectada y que había sido llevada a un hospital debido a que había sufrido una herida de bala en el brazo derecho. 

Policías preventivos que arribaron en pocos minutos fueron informados de la situación y acordonaron la zona para preservar los posibles indicios para posteriormente dar aviso a la Fiscalía General del Estado para que se hiciera cargo del caso.

Versión

Sobre el hecho, se mencionó que la persona fallecida, de quien se dijo que era el dueño del negocio, se encontraba atendiendo a los clientes, y de pronto se detuvo un vehículo con sujetos a bordo, y al estar su víctima en la parte de afuera del local, se bajaron y le empezaron a disparar en repetidas ocasiones, y esta, en un intento por sobrevivir, corrió a resguardarse hacia el interior, pero cuatro balazos en la espalda se lo impidieron, cayendo justo en la entrada del lugar. También se dijo que el exmilitar se encontraba en el interior, y durante la lluvia de balas fue alcanzado en el brazo derecho.

Tras cometer la acción, los presuntos responsables se alejaron y se perdieron entre las calles del sector. 

Personas que en esos momentos pasaban por la zona se percataron y de inmediato dieron aviso a los números de emergencias. 

Protocolos 

Al lugar del atentado arribaron agentes de la Policía Estatal y elementos de la Guardia Nacional. Luego de unos minutos se dio cita personal de la Policía Investigadora, así como peritos de la Fiscalía General del Estado, quienes realizaron las diligencias de ley. 

En el área del ataque los especialistas hallaron cinco casquillos percutidos de calibre .45 milímetros, así como unas manchas de sangre que hacían camino de la banqueta del negocia hacia el interior del mismo. 

Tras recabar las pruebas necesarias, las cuales fueron integradas a una carpeta, se ordenó levantar el cuerpo y trasladarlo al anfiteatro.

“¡Mataron a mi patrón; sí, mi patrón!”

La entrada al fraccionamiento era un entrar y salir de vehículos, unos con música, mientras otros se detenían para observar y saber qué pasaba.

Peatones también observaban la escena. Algunos aún sin saber qué pasaba sacaban sus conclusiones.

Hasta ese lugar arribó un hombre que entrado en copas preguntaba qué había pasado. Algunos le contestaron que habían matado un hombre en el negocio, y de pronto exclamó: “¡Yo trabajo ahí! ¡Mataron a mi patrón! Hubiera venido a trabajar”.

Últimas noticias de policíaca local en los siguientes enlaces:
Homicidios en CuliacánPolicíaca Culiacán, Policíaca Sinaloa

Su mirada se perdía hacia los demás presentes, y sacó su celular: “Mataron a mi patrón. Sí. Pues aquí estoy”. Y desde el otro lado de la bocina al parecer le pidieron que se cuidara. “No, que se cuiden ellos”. Y se fue como llegó: caminando en zigzag, cuesta arriba sobre la calle.

Mientras, los demás curiosos se preguntaban si era el Día del Padre o el día de la muerte, por tantos homicidios cometidos ayer.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo