Policíaca

Ciudadanos culpan a gobiernos corruptos de la inseguridad

Un sondeo realizado por Debate indaga sobre la percepción ciudadana de inseguridad y violencia: la mayoría cree que el Covid-19 ha aumentado los delitos.

Por  Lorena Caro

1/8
Foto temática(Cristina Félix / Debate)

Foto temática | Cristina Félix / Debate

Ciudadanos culpan a gobiernos corruptos de la inseguridad

Ciudadanos culpan a gobiernos corruptos de la inseguridad

Ciudadanos culpan a gobiernos corruptos de la inseguridad

Ciudadanos culpan a gobiernos corruptos de la inseguridad

Ciudadanos culpan a gobiernos corruptos de la inseguridad

Ciudadanos culpan a gobiernos corruptos de la inseguridad

Ciudadanos culpan a gobiernos corruptos de la inseguridad

Ciudadanos culpan a gobiernos corruptos de la inseguridad

Ciudadanos culpan a gobiernos corruptos de la inseguridad

Ciudadanos culpan a gobiernos corruptos de la inseguridad

Ciudadanos culpan a gobiernos corruptos de la inseguridad

Ciudadanos culpan a gobiernos corruptos de la inseguridad

Ciudadanos culpan a gobiernos corruptos de la inseguridad

Ciudadanos culpan a gobiernos corruptos de la inseguridad

México.- La percepción de seguridad o inseguridad responde a lo que las personas viven en su vida cotidiana. Esta realidad puede ser medida mediante el miedo, los ataques o las agresiones en la vía pública o el conocimiento constante de homicidios, de los que son testigos o víctimas los ciudadanos y sus familias. 

Un sondeo web realizado por esta casa editorial indica que el 2020 fue un año bastante violento e inseguro.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

El robo y la corrupción fueron los delitos de los que dijeron ser mayormente víctimas. Además, coincidieron en que el Covid-19 ha empeorado los índices de violencia e inseguridad, y también señalaron como responsables de todo ello a los Gobiernos corruptos

Más violencia

A través de redes sociales, como Facebook y WhatsApp, Debate pudo conocer la opinión de 128 usuarios. Para el 54.1 por ciento de los usuarios que respondieron a este sondeo web, el Covid-19 empeoró la violencia en el país; mientras el 45.9 por ciento opinó que no.

Compartieron, además, el porqué de estas respuestas: por la falta de empleos; falta de empleo y dinero; falta de estrategias integrales de los Gobiernos; que la violencia principalmente se da entre bandas criminales, y no afecta una enfermedad para ello, entre otras (pregunta 13).

De forma específica, el 37.1 por ciento respondió que este 2020 fue bastante violento e inseguro. El 34.6 por cinto indicó que fue muy violento, y el 22.5 por ciento dijo que fue poco violento. Solo el 5.6 por ciento dijo que fue nada violento e inseguro (pregunta 1).
Además, el 48.3 por ciento consideró que el 2020 fue poco seguro en comparación con el 2019; el 27.4 por ciento dijo que fue nada seguro, y el 21.7 por ciento mencionó que fue bastante seguro el 2020 en comparación con el 2019. Solo el 2.4 por ciento opinó que fue muy seguro en esta comparativa (pregunta 2).

Al cuestionar a los usuarios si fueron víctimas de algún delito en 2020, el 28.4 por ciento dijo que sí; mientras el 71.5 por ciento dijo que no. Del 28.4 por ciento que fue víctima de un delito, el 32.3 por ciento indicó que fue víctima de robo, el 23.5 por ciento indicó que fue víctima de corrupción, y el 20.5 precisó que fue víctima de delito de tipo cibernético. Otros de los delitos mencionados fueron el asalto, con 11.7 por ciento; la persecución, con el 8.8 por ciento, y la violencia familiar, con el 2.9 por ciento (preguntas 3 y 4).

Se instó a los usuarios a compartir su experiencia del delito. Entre las repuestas, indicaron robo de pertenencias a coche; hostigamiento y persecución por asaltantes; clonación de tarjetas de crédito; intentos de asalto; saqueo y feminicidio, entre otras (pregunta 12).    

¿Por qué consideras que aumentó la violencia con el Covid-19?

Por la falta de empleo y dinero; Porque ahora los que agreden están todo el día en casa; Por el desempleo, los bajos niveles de dinero circulante y la provocación por parte del narcotráfico hacia su personal con la guerra interna y su impunida; La situación de encierro provocó 
en muchos casos estrés, angustia, desesperación, depresión, etcétera, y en muchos hogares la violencia en algún tipo se ha presentado; El nivel de violencia es el mismo; Por la gente que entró en pánico; Porque hay quienes se quedaron sin empleo y tienen que llevar sustento a sus casas; unque hubiera una pandemia, eso no detuvo a los delincuentes de seguir dañando la paz; Aun con la pandemia sigue habiendo homicidios (pregunta 13). 

Intervención del Gobierno 

Para el 35 por ciento de los usuarios entrevistados por esta casa editorial, la corrupción de los Gobiernos es la causa de la persistencia de la violencia que azota al país. El 21.6 por ciento señaló a la cultura mexicana de estos actos, y el 17.5 por ciento dijo que es por falta de empleos.

Con menor incidencia aparecieron otras razones, entre ellas la falta de elementos de Seguridad y sueldos bajos, con el 7.5 por ciento de las respuestas. Con un 5 por ciento se señaló a la conjugación de todo lo anterior, incluyendo las leyes.

En menor incidencia los ciudadanos refirieron como una razón de la persistencia de la violencia en el país la carencia de valores morales y la ética profesional, pandemia y recorte de impuestos, mala seguridad, un país no educado y la falta de educación familiar (pregunta 5).

Cuestionados en una escala de 0 al 10, donde 0 es nada y 10 es mucho, sobre qué tanto miedo tienen a la delincuencia organizada, la respuesta promedio fue 8.1 (pregunta 6).
Para los 128 usuarios entrevistados, quienes deberían combatir a la delincuencia organizada son el Ejército y la Marina, que obtuvo el 52.5 por ciento de respuestas. El 25.8 por ciento dijo que debería ser la Guardia Nacional, y el 13.3 que las policías locales y estatales. Solo el 5 por ciento destacó que todas las anteriores; mientras el 2.5 señaló a la DEA para esta tarea. El 0.8 por ciento indicó que deben combatir la delincuencia organizada los tres órdenes de Gobierno (pregunta 7).

Sin lugar a dudas, la percepción de violencia de los ciudadanos los obliga muchas veces a cambiar su estilo de vida. Cuestionados sobre qué han hecho para protegerse, el 41.8 por ciento indicó no salir de noche; el 24.5 dijo que lleva menos dinero en el bolso o en la cartera, y el 18 por ciento que salir acompañado. A su vez, el 7.3 por ciento indicó que para protegerse de la violencia y de los delitos instala alarma en el coche o en la casa; el 3.2 por ciento dijo que les prohíbe a sus hijos jugar en la calle y dejar de usar el transporte público. Con mucha menor incidencia se reflejó que usan menos tarjetas bancarias para protegerse, con el 1.6 por ciento (pregunta 8). 

Homicidios y feminicidios

Asimismo, Debate también entrevistó de forma específica a 128 usuarios que respondieron sobre el homicidio y el feminicidio en 2020. El 32.7 por ciento indicó que nadie cercano habría sido víctima de homicidio; mientras el 29.5 por ciento dijo que solo sabe de homicidios por las noticias. En contraste, el 16.3 por ciento indicó que sí, un amigo o una amiga fue víctima de homicidio; el 10.6 por ciento dijo que en su familia; y el 10.6 por ciento que sus vecinos (pregunta 9). 

Analizando las respuestas, la suma de aquellos que sí conocieron de un homicidio cercanamente sobrepasa el resto de las respuestas, con 37.7 por ciento. 

A su vez, el 47.1 por ciento de los usuarios indicó que nadie cercano ha sido víctima de feminicidio; mientras que el 41.4 por ciento indicó que solo sabe de feminicidios por las noticias. En menor incidencia, el 4.8 por ciento mencionó que sí, una amiga fue víctima de feminicidio en el 2020; el 3.2 por ciento dijo que en su familia, y el 3.2 por ciento dijo que sí, su vecina (pregunta 10). 

Estrategias necesarias 

Arturo Lizárraga Hernández, doctor en Ciencias Sociales con especialidad en antropología social y temas de seguridad, consideró que durante el 2020 hubo un incremento en la violencia, particularmente en el tema intrafamiliar. Para el especialista, la violencia fuera de casa, fuera de la familia, da la impresión de que sí disminuyó o por lo menos presentaría una leve tendencia a disminuir. 

En paralelo, Lizárraga Hernández afirmó que el Covid-19 y sus efectos en el ámbito social han contribuido o pudieran contribuir a generar una ola de otro tipo de inseguridad, como los robos: "En la medida que se pierden los empleos, que mucha gente queda sin empleo, sí se ven obligados a hacerse de los alimentos de cualquier manera. De hecho, también tengo la percepción de que esos robos sí se han incrementado", destacó. 

En este contexto, consideró que los datos que los responsables del tema de seguridad en la conferencia matutina revelan podrían estar maquillados para que no parezca algo catastrófico: "Se están presentando casos, robos de alimentos o robos para poder comer, algunos robos sí de dinero, y algunos robos a las personas en la calle, eso sí es verdad, y no es para menos, pues la gente busca comer de alguna manera, no es justificación, pero si no hay otras opciones, al menos por ese medio lo hacen", afirmó. 

Arturo Lizárraga Hernández consideró que es necesaria una estrategia puntual del Gobierno para prevenir quizá este tipo de ola de violencia en las calles como efecto de Covid-19; no obstante, consideró que sí hay un problema por parte de las autoridades federales y estatales, y es que están dando principalmente la atención a la violencia física, asesinatos, y entonces la violencia que se ejerce mediante los robos, que es una violencia también muy grave, ha sido descuidada.

Respecto a la delincuencia organizada, comentó que en los lugares donde se ha visto la violencia, principalmente armada en la calle, son estados muy específicos, como Michoacán, Guanajuato, Guerrero o Nayarit, recientemente.

Desde su estudio social, consideró que los grupos también tiene sus centro de operación, y es donde se manifiesta la violencia.

Con base en los datos de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, mostrados por la autoridad el pasado 31 de diciembre, en México habría 34 523 víctimas de homicidio en 2020 frente a las 34 648 del 2019.

Sin embargo, el subsecretario de dicha dependencia, Ricardo Mejía, destacó que en el 2020 habría un crecimiento de 0.3 por ciento de los feminicidios, sin precisar la cifra exacta.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo