Policiaca

De nueve balazos mataron a hombre que salió a comprar jugo en Culiacán

El asesinato de un hombre que había salido a comprar un jugo en la colonia Ignacio Allende, en Culiacán, fue provocado por nueve balazos

Por  Hernán Alfáro

Señalan indicios en la escena del crimen(Foto: El Debate)

Señalan indicios en la escena del crimen | Foto: El Debate

Culiacán, Sinaloa.- Octavio N. es el nombre de una persona que fue asesinado a balazos la madrugada de ayer en la colonia Ignacio Allende, Culiacán, según el reporte de las autoridades policiales.

El responsable, hasta el día de ayer, no había sido ubicado; y el móvil del crimen quedó en duda.

El hecho

En horas cuando los vecinos descansaban comenzó a escucharse una serie de detonaciones de arma de fuego en  la calle Tamarindo, entre bulevar Pedro Anaya y Juan de la Barrera.

Cuando policías municipales que vigilaban los alrededores tomaron el reporte enviado a través de C-4, de forma rápida se trasladaron al punto indicado, encontrando tirado a un hombre en la parte trasera de una camioneta Jeep Cherokee con visibles heridas provocadas por proyectil de arma de fuego.

Al confirmar que estaba sin vida, se enfocaron en delimitar la escena del crimen con cinta amarilla, pese a que en esos momentos no había personas que pudieran entorpecer las labores.

Los agentes preventivos conservaron las probables evidencias y solicitaron que personal de la Fiscalía General del Estado se presentara y se hiciera cargo del homicidio.

Entre la información que se dio a conocer en el lugar, se dijo que sujetos armados interceptaron a Octavio cuando presuntamente regresaba de comprar un jugo a una tienda de autoservicio que está a dos cuadras.

De pronto comenzaron a dispararle, por lo que cayó bocarriba aquejándose del dolor; y minutos después falleció, así lo confirmó personal de Cruz Roja.

Investigadores del grupo Águila acudieron a realizar las indagatorias.

De los responsables no se reveló cuántos eran o en qué unidad motriz se retiraron. 

Al lugar se presentaron sus familiares para reconocer el cuerpo.

Diligencias

Más de nueve cascajos se observaron tirados en la calle. Uno por uno fueron fijados por los peritos criminalistas, quienes presuntamente tardaron en llegar. 

A detalle se supervisó el área donde estaba el cuerpo, los casquillos percutidos y la camioneta que estaba solamente estacionada.

Cuando se terminaron las diligencias, el cadáver fue subido a una camilla rígida y después lo depositaron en un vehículo de la Dirección de Servicios Periciales para que, a su vez, lo enviaran al Servicio Médico Forense y le practicaran la autopsia de ley.