Selecciona tu región
Policíaca

"El Mayo" Zambada fue detenido y liberado tras pagar 10 MDD, informó Ricardo Ravelo

Por El Debate

-

México.- El 25 de junio del 2012 se produjo una balacera en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México en el área de comida rápida de la terminal 2 de la base aérea; un grupo de policías federales comenzaron a dispararse entre sí.

En aquellos años, medios de comunicación informaron que el enfrentamiento había sucedido debido a un botín de tráfico de drogas, y señalaron la participación de alrededor de cien oficiales.

La disputa por el supuesto botín por tráfico de drogas originó la balacera que dejó como saldo a tres elementos de la policía federal, muertos.

Leer másExgobernadores del PAN piden crear comisión que vigile elecciones internas 

Este acontecimiento fue retomado recientemente por el periodista Ricardo Ravelo, quien añadió que ese mismo día, un avión de Aeroméxico procedente de Lima, Perú, arribó a la terminal aérea, y el cual transportaba media tonelada de cocaína

Los elementos de seguridad de el aeropuerto que vigilaban que todo estuviera en orden, en realidad custodiaban el cargamento. Dicha droga pertenecía al Cártel de Sinaloa, informó Ricardo Ravelo en Dossier Político

En ese entonces, el Secretario de Seguridad Pública Federal era Genaro García Luna, quien actualmente está preso en Estados Unidos bajo la acusación de haber brindado protección al Cártel de Sinaloa. Luis Cárdenas Palomino era la mano derecha del entonces funcionario consentido del Presidente Felipe Calderón. Es por esto que, ambos son coacusados en el expediente que el extitular de Seguridad Pública enfrenta en la Unión Americana.

Según las investigaciones, durante el sexenio de Felipe Calderón el cártel de Sinaloa compró en varios millones de dólares la secretaría de Estado denominada Secretaría de Seguridad Pública Federal para que García Luna ocupara el cargo.

El acuerdo con el Presidente Felipe Calderón lo habría ordenado Ismael “El Mayo” Zambada, Arturo Beltrán Leyva y Sergio Villarreal Barragán, “El Grande”. Fue este último quien hizo el trato con Calderón durante la fiesta de un bautizo celebrada en Torreón donde Felipe Calderón y Margarita Zavala fungieron como padrinos, según con un pasaje que el periodista Jesús Lemus cuenta en su reciente libro El Licenciado, donde aborda la biografía política y criminal de Genaro García.

Durante todo el Gobierno de Calderón Hinojosa el Cártel de Sinaloa operó a través del Aeropuerto de la Ciudad de México. En el año 2011, la entonces Procuraduría General de la República (PGR) estableció, con base en sus investigaciones, que el cártel de Sinaloa mantenía un centro de operaciones en la terminal aérea para el trasiego de drogas, vía aérea, a Estados Unidos y Europa, el cual estaba protegido por la Policía Federal, militares e incluso la Interpol.

La misma organización criminal se atribuyó que eran los operadores únicos de la plaza; con todo el poder económico, procedió a cooptar a personal de diversas líneas aéreas, pilotos, sobrecargos y empleados de las aduanas con el objeto de tener bien aceitadas sus relaciones. Así, con la complicidad de pilotos y sobrecargos, la organización movía miles de kilos de droga a Europa. Muchas aeronaves llegaban a la terminal de Barajas, en Madrid, España.

La PGR, además, confirmó que el principal operador de la plaza era Ismael “El Mayo” Zambada. También señaló a Juan José Esparragoza Moreno, “El Azul”, y a Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”.

Las investigaciones de la entonces PGR se basaron en la averiguación previa SIEDO/UEIDCS/350/2008, donde Jesús Zambada Reyes declaró tras su detención que su padre utilizaba el aeropuerto de la Ciudad de México para trasladar droga de Colombia a México y luego a Estados Unidos.

En su testimonio, Jesús Zambada identificó a su tío –“El Mayo” Zambada– como la persona a quien se le rendían cuentas por el traslado de drogas a diversas partes de Centroamérica, Sudamérica, Europa y Estados Unidos.

No obstante, la voz de Jesús Zambada fue acallada. Un día, durante el periodo en el que estuvo adscrito al programa de testigos protegidos, y estando recluido en la casa de arraigo de la PGR ubicada en Santa Úrsula Xitla número 87, en Tlalpan, en noviembre de 2009, apareció muerto.

Leer másCritican a Yeidckol Polevnsky por apoyar al Presidente de Cuba y ser capitalista

Los responsables de la seguridad del lugar lo hallaron colgado. Según la versión oficial, el testigo se suicidó, aunque otra versión establece que la orden de asesinarlo la dio su tío “El Mayo” Zambada por haber abierto la boca.

La Procuradora General de la República en aquél entones era Marisela Morales. Con base en la información que aportó el testigo la PGR programó un operativo y “El Mayo” Zambada fue detenido, pero no por mucho tiempo, pues el capo ofreció una suma descomunal a los agentes: el doble de lo que Estados Unidos ofrecía por su cabeza 10 millones de dólares en efectivo.

De esa forma, Zambada fue dejado en libertad. Sin embargo, no fue suficiente, pues el líder del cártel de Sinaloa quiso saber quién lo había delatado. Le dijeron que su sobrino. Pocos días después apareció ahorcado en la casa de arraigo de la PGR y de ese caso no se supo más nada. La investigación fue guardada en los archivos.

¡Impresionante vista! Nubes cubren montañas al sur de Culiacán
Síguenos en