Selecciona tu región
Policíaca

En octubre se registraron 65 asesinatos en todo Sinaloa

La zona sur del estado contabilizó tan solo dos crímenes. Un policía municipal de Culiacán está en la lista de asesinados

Por Hernán Alfaro

-

Culiacán, Sinaloa.- Sinaloa, en los 31 días del mes de octubre, tuvo un bajo repunte en asesinatos, de acuerdo a datos periodísticos, siendo la zona centro la que más decesos violentos registró.

Esta vez no hubo crímenes de mujeres, por lo que según cifras de la propia Fiscalía General del Estado, las estadísticas en lo que va del año se estancaron en 31 casos. 
Asimismo, en general, en el estado durante este 2020 se suman 645 homicidios.

Zona sur de Sinaloa

En cuatro de los seis municipios que comprenden el sur del estado, los números en cuanto asesinatos se refiere se mantuvieron en ceros, mientras que en el puerto de Mazatlán y San Ignacio, en cada alcaldía se cometió tan solo un crimen. 

En el primer municipio, el día 12 fue localizado un cuerpo sin vida amarrado de pies y manos y además amordazado, envuelto en cobijas, en las inmediaciones del Parque Industrial Alfredo V. Bonfil en la zona conocida como las Malvinas; las causas del deceso no se dieron a conocer.

Cinco días después, el día 17, en San Ignacio, cuerpos de seguridad tras atender un reporte anónimo dieron con una persona sin vida un lado de la carretera libre México 15, en el kilómetro 46, cerca de la comunidad de La Teposana; hasta ahora las autoridades no revelaron cuál fue la razón ni las causas de su fallecimiento, solo comentaron que se trataba de un homicidio doloso.

65 asesinados en Sinaloa / Foto: DEBATE

Centro de Sinaloa

En lo que respecta a la zona centro, la actividad criminal estuvo activa al sumarse en cinco municipios más de 40 asesinatos. El primer hecho violento de octubre se registró la mañana del día 5, cuando dos jóvenes vecinos de la colonia Insurgentes, de Guamúchil, fueron localizados ejecutados a balazos en la entrada de un predio agrícola a orillas de un camino de terracería, siendo identificados más tarde como Francisco Alejandro y Jorge Antonio, ambos de 24 años de edad. 

En la escena fueron recogidos más de 30 cascajos percutidos y los jóvenes presentaban heridas de bala en la cabeza, principalmente, así como en algunas partes del cuerpo. 

El siguiente caso tuvo lugar el 13 de octubre, cuando fue localizado asesinado a balazos un hombre a orillas de la carretera que comunica las comunidades de Los Chinos y 27 de Noviembre, en Salvador Alvarado, donde en el cauce de un arroyo, junto a un vado, se encontraba el cuerpo sin vida de un desconocido, el cual ya estaba en estado de descomposición y cubierto con algunas ramas.

Semáforo delictivo / Foto: Especial

El occiso no fue identificado pero llevaba en su brazo izquierdo tatuadas las iniciales “MHL” y en el hombro del mismo lado una manzana.

Siguiendo con los hechos violentos, el día 18 de octubre se registró el hallazgo de un cuerpo sin vida a orillas del camino de terracería que conduce a la comunidad de El Mauto, en Salvador Alvarado.

El hombre no fue identificado pero era de complexión delgada, tez morena clara y cabello cenizo. A simple vista no se le apreciaban heridas de bala, pero sí presentaba múltiples golpes sobre su humanidad, lo que se presume le ocasionó la muerte.

Finalmente, el 19 de octubre, un hombre que al parecer se encargaba de cuidar un rancho en la comunidad de Tobora, Mocorito, fue ejecutado a tiros en dicho predio, pero a pesar de que lo señalaron como el cuidador del rancho, no fue identificado. 

Ese día, elementos de Seguridad Pública de Mocorito acudieron a la carretera México 15 tras una alerta de un supuesto accidente a la altura de Tobora, pero no encontraron nada, enterándose en el lugar del asesinato del hombre, que quedó en calidad de desconocido. 
Mientras que en la capital del estado fue donde más crímenes se registraron. 

Destacaron los dos cuerpos hallados sin vida en la sindicatura de Eldorado durante el primer día de octubre. 

Posteriormente comenzaron a aparecer cuerpos tirados en vía pública, como ocurrió al día siguiente, cuando en una de las calles de la colonia Díaz Ordaz los vecinos reportaron a una persona envuelta en una malla sombra y otro más embolsado en la sindicatura de Sanalona. También, un adulto que tenía días desaparecido fue ubicado en el parque Canacintra envuelto en una bolsa. 

Los llamados de emergencia por parte de la ciudadanía siguieron aumentando. 
Pese a los operativos por parte de las diversas corporaciones, las privaciones de la libertad seguían presentándose, donde las víctimas posteriormente eran asesinadas y olvidadas en caminos desolados como en la zona sur, donde aparecieron cierta cantidad de cuerpos. 

Aunque también se cometieron otras ejecuciones en zonas pobladas, donde el sonar de las balas irrumpieron la tranquilidad de la sociedad. 

Otro de los homicidios que se llevaron a cabo durante octubre fue el asesinato de un agente de la Policía Municipal el día 22, tras ser agredido a balazos en el Parque Acuático. 

Así mismo, un reconocido comerciante de la ciudad de Los Mochis fue “levantado” y después asesinado a golpes en el fraccionamiento Urbi Villas del Sol. De igual manera, en el panteón de la colonia 21 de Marzo le dieron muerte a dos hombres, uno a golpes y otro más fue quemado dentro de una fosa donde recientemente habían sepultado a un varón. En la capital del estado ocurrió un asesinato en Tepuche, cuando sujetos armados atacaron a balazos a unas personas que iban a bordo de un auto.

Zona norte de Sinaloa

En la zona norte del estado se registraron siete asesinatos: en el municipio de Ahome sucedieron cinco, uno en el municipio de El Fuerte y otro en el alteño municipio de Choix. En la mayoría de los crímenes se utilizaron armas de fuego y solamente uno se cometió con arma blanca. El primer caso sucedió el 3 de octubre en El Fuerte, cuando Horacio N. fue levantado y posteriormente apareció ejecutado en la presa Miguel Hidalgo. 

Luego ocurrieron asesinatos en El Carrizo, en el fraccionamiento Álamos Country, en la colonia Bienestar, en la colonia Las Bombitas, Villa de Ahome, y en El Aguajito, Higuera de Zaragoza. La noche del 30 de octubre, en El Vado, privaron de la vida a la séptima víctima, quien fue localizada en una casa abandonada.

Síguenos en
Más sobre este tema