Policiaca

Entre basura y monte dejaron un muerto cerca de La Costerita

Entre basura y monte dejaron un hombre muerto a balazos, por un camino que conecta el fraccionamiento Urbivilla del Roble con La Costerita, Culiacán.

Por  Hernán Alfáro

En estas condiciones estaba abandonado el cuerpo.(Foto: El Debate)

En estas condiciones estaba abandonado el cuerpo. | Foto: El Debate

Culiacán, Sinaloa.- Olvidado a la orilla de un camino poco transitable, a un lado del fraccionamiento Urbivilla del Roble, un hombre muerto fue encontrado la mañana de ayer por civiles y reportado a las autoridades policiales.

Su identidad quedó pendiente al no contar entre sus pertenencias con algún documento que avalara sus generales. 

El llamado

Rodeado de maleza seca y de basura es como policías encontraron el cadáver de una persona adulta. 

Tras atender una llamada donde el denunciante omitió su identidad, los oficiales se trasladaron al punto que les indicó el civil.

Ahí hallaron al occiso con pantalón negro y playera gris, la cual tenía enredada en la cabeza.

Asimismo, apreciaron un par de tenis en tono oscuro a un lado de la víctima. 

En esos momentos agarraron un rollo de cinta amarilla y cercaron el camino para que nadie se atreviera a cruzar que no fuera la autoridad encargada de llevar el caso. 

Se mencionó que dicho lugar padece por las noches de iluminación y que son pocas las personas que lo atraviesan para dirigirse ya sea de Urbivilla del Roble a la Costerita o viceversa. 

En esos momento la causa de muerte no se establecía porque los uniformados solo contaban con la función de cuidar del cadáver y de las probables evidencias. 

Lo anterior obligó a que se diera parte a personal de la Fiscalía General del Estado. En el sitio se pensó que la víctima había sido privada de la vida en otro lugar y sus agresores eligieron el lugar desolado para dejarlo. Asimismo, la autoridad presente observó que el fallecido tenía golpes en su cuerpo. 

Diligencias 

Tiempo después acudió un grupo de peritos, quienes estuvieron revisando la zona, sin encontrar algún cascajo. Se dieron cuenta además de que tenía un orificio de bala en la cabeza. 

Se mencionó que esta persona tenía alrededor de un día de haber sido privada de su vida. 

Por más que trataron de identificarla, no fue posible. Entre la bolsa de su pantalón color negro no traía alguna credencial que ayudara a revelar su nombre. Se estimó que pudo tener alrededor de 45 años de edad. 

Después de poco más de una hora el cuerpo tuvo que ser enviado al anfiteatro para la autopsia de ley.