Policiaca

Ezequiel esperaba el camión cuando lo mataron a balazos en Culiacán

 El asesinato fue en la colonia Domingo Rubí; testigos señalan que los responsables eran civiles que andaban en una motocicleta

Por  Ángel Zamudio

Personas de todas las edades se acercaron al lugar.(Foto: El Debate)

Personas de todas las edades se acercaron al lugar. | Foto: El Debate

Sinaloa.- El día comenzaba con la lamentable noticia de una mujer asesinada en el sector Infonavit Cañadas.

De pronto, se originó otro reporte al 9-1-1 donde se alertó a las autoridades sobre otro crimen en calles de la colonia Domingo Rubí.

Esta vez la víctima fue identificada por familiares como de Ezequiel N., de 52 años de edad, quien se desempeñaba como trabajador de la construcción.

Los agresores le dispararon en 12 ocasiones, hasta privarlo de la vida, y después escaparon, sin poder ser ubicados.

El crimen

De acuerdo con la información dada a conocer tras el asesinato, el hombre salió de su domicilio para acudir a su trabajo. Al llegar a la esquina que forman la avenida Hilario Medina y la calle Municipio Libre, donde esperaba el transporte público que lo llevaría a su destino, fue atacado.

A decir de los cuerpos de seguridad, unos sujetos que viajaban en una motocicleta se le emparejaron y, a corta distancia, le dispararon al infortunado en repetidas ocasiones, hasta verlo desfallecer.

El hombre cayó a un costado de una banqueta con las monedas con las que pagaría  su pasaje en la mano derecha.

Los presuntos responsables, al concretar su cometido, huyeron a toda velocidad con rumbo desconocido.

La sangre empezó a correr debido a que fueron muchas heridas las que tenía la víctima, la mayoría en el pecho.

Tras las detonaciones que irrumpieron la tranquilidad de la mañana, los vecinos que se habían refugiado en las paredes de su casa decidieron salir para ver qué había pasado, y se sorprendieron al ver a un varón tendido bocabajo en la esquina y, sin dudarlo, pidieron la presencia de elementos de Seguridad Pública.

Protocolos

Posterior a la denuncia que se dio anónimamente, se trasladaron al sitio agentes de la Policía Municipal, quienes al llegar confirmaron que se había cometido un asesinato.  Siguiendo los procesos reglamentarios, los uniformados procedieron a marcar un perímetro con la cinta amarilla para resguardar las evidencias,  entre ellas varios casquillos que rodeaban el cadáver, y posteriormente pidieron el apoyo del personal forense e investigador de la Fiscalía General de Justicia.

Minutos más tarde llegaron integrantes del grupo de homicidios y peritos, quienes entraron a la escena del crimen, donde señalaron indicios, entre ellos 12 casquillos de calibre nueve milímetros, que después fueron recogidos y depositados en una bolsa.

Al terminar los trabajos de campo, se hizo el levantamiento del fallecido después de que diera la orden un representante del Ministerio Público.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo