Policíaca

Grupo armado llega a Tepuche, Culiacán, y asesina a un mando policial

Los presuntos responsables también desarman y golpean a dos agentes que acompañaban al mando

Por  Ángel Zamudio

Las armas de cargo de los policías quedaron tiradas frente a la iglesia, a unos metros de la comandancia.(Foto: El Debate)

Las armas de cargo de los policías quedaron tiradas frente a la iglesia, a unos metros de la comandancia. | Foto: El Debate

Sinaloa.- Por segundo día consecutivo, la sindicatura de Tepuche vuelve a vivir la ola de violencia al ser ultimado a balazos el comandante de la Policía Municipal Jovel N. en manos de un grupo armado que irrumpió en dicha comunidad durante la mañana de ayer.

Además, dos de sus elementos a cargo fueron golpeados y desarmados por los pistoleros cuando recién habían llegado a relevar turno. A decir de fuentes de Seguridad, el alto mando se encontraba en sus últimos años de servicio al estar próxima su jubilación. Sobre estos actos no hubo personas detenidas.

Cabe recordar que el martes fue ejecutado un hombre, quien estuvo como candidato a síndico de la mencionada comunidad y que también formó parte de la Policía Municipal.

Versión

A muy temprana hora de ayer llegaron los reportes al servicio de emergencias 9-1-1 sobre una agresión a la comandancia de Tepuche por parte de civiles armados

Las armas de cargo de los policías quedaron tiradas frente a la iglesia, a unos metros de la comandancia. Foto: El Debate

La primera información que surgió era de que habían ejecutado al comandante, y privado de la libertad a dos elementos.

Ante el llamado de emergencia, se movilizaron todas las corporaciones de Seguridad Pública y personal del Ejército mexicano, que en minutos sitiaron la calle principal de la comisaría. Al arribo de los uniformados, lo primero que encontraron fue dos rifles tirados frente a la iglesia y una tercer arma a pocos metros de distancia.

Asimismo, fueron encontrado dos preventivos con golpes en rostro y cabeza. La zona rápidamente fue asegurada por los agentes de los tres niveles de Gobierno, donde además se pidió el apoyo de investigadores y de personal forense de la Fiscalía para iniciar la investigación del ataque contra las fuerzas del orden.

La información sobre los presuntos agresores fue nula; sin embargo, salió a relucir extraoficialmente que viajaban en dos camionetas de lujo, una blanca y otra tinta, de donde hombres armados descendieron metros antes de la ubicación de la caseta de Policía para llegar por sorpresa.

El letrero a la entrada de Tepuche de las Fuerzas Comunitarias Rurales. Foto: El Debate

Posteriormente se escucharon detonaciones de arma de fuego y los motores de las unidades donde viajaban los pistoleros, que huyeron después de su cometido.

El secretario de Seguridad Pública del Estado de Sinaloa, Cristóbal Castañeda Camarillo, estuvo en la escena y dio detalles de lo que había pasado, precisando que los gatilleros llegaron al inmueble al servicio de la población, y amagaron, golpearon y desarmaron a los efectivos, y a corta distancia le dispararon a Jovel con armas de alto calibre.

Diligencias

Peritos criminalistas llevaron a cabo sus labores de manera normal, donde señalaron cascajos de diferentes calibres, que en su mayoría quedaron dentro de la inmueble donde estaba el cadáver.

Eran momentos de total certidumbre donde el olor a pólvora aún andaba en el aire, y bajo esas situaciones tuvo que lidiar el personal forense. Asimismo, se fue fijando la otra parte de las evidencias, como los rifles que portaban los agentes agredidos.

Investigadores toman detalles de las evidencias. Foto: El Debate

Los agentes de la Policía del Grupo Águila recabaron toda la información posible y llevaron a cabo las indagatorias para anexar el expediente del asesinato del comandante a una carpeta de investigación para darle trámite.

Horas después se dieron por terminadas las diligencias y fue retirado el cuerpo del oficial Jovel a las instalaciones del anfiteatro local. 

El temor

Estos hechos se dan pese a que las autoridades han informado de diferentes operativos de vigilancia en esa zona norte, donde presuntos grupos armados atemorizan diferentes comunidades, como Tepuche, Paredones, Jesús María, entre otras. 

Un policía dirige la vista hacia donde asesinaron a su colega. Foto: El Debate

Luego de tener el reporte de la peligrosa situación que se vivía en ese lugar, se implementó un operativo coordinado entre policías y personal castrense, donde se agruparon para acudir y hacer frente a quienes provocaban pánico a los pobladores; sin embargo, cuando llegaron las fuerzas del orden, ya no encontraron a nadie ni indicios de casas quemadas. 

Tras esos hechos, personas de esos rumbos se han manifestado ante la autoridad competente y en las puertas de la Novena Zona Militar, donde con cartelones pidieron que vigilaran más la zona.

Algunas personas prefirieron irse a la capital sinaloense, mientras que otras no dejaron sus viviendas.

Ante los reportes de inseguridad y presencia de grupos que se disputan el territorio, se hizo la petición por los habitantes de la región que se pusiera una base militar para hacer frente a los delincuentes.

El cuerpo del agente caído es llevado a la morgue. Foto: El Debate

Días después del problema, se crearon las Fuerzas Comunitarias Rurales y se instalaron obstáculos y barricadas para dificultar el libre tránsito de las personas armadas en los alrededores de las comunidades.

Protección para el pueblo y no generar violencia”, decía uno de los letreros colocados en la entrada de los pueblos, uno de ellos Tepuche, donde en dos días asesinaron a un agente.

Luego de los hechos, hubo total zozobra por parte de los pocos vecinos que había en las calles, quienes, al ser cuestionados por la autoridad acerca de lo que había pasado, guardaban silencio y decían no saber nada.

Primer caso: Asesinan a excandidato a síndico de Tepuche

El martes en la mañana se informó a las autoridades que por un camino de terracería que conduce a la comunidad de La Vainilla, perteneciente a Tepuche, estaba un hombre sin vida a bordo de un automóvil Nissan Altima blanco.

Posteriormente se confirmaba que el ejecutado era Luis Alberto N., quien el domingo pasado estuvo en las boletas como candidato a síndico de la sindicatura de Tepuche.

El auto donde viajaba el excandidato a síndico terminado destrozado. Foto: El Debate

En dicha elección quedó en el último puesto al recibir el voto de 32 personas. También se confirmó que el ejecutado fue comandante de la Policía y desde hace un aproximado de tres años abandonó el cargo y se retiró por motivos desconocidos.

El día que fue encontrado acribillado, el comandante fue quien resguardó el lugar donde su excolega yacía muerto a consecuencia de los disparos de AK-47 que le destrozaron el cuerpo; sin embargo, ayer en la mañana, Jovel corrió la misma suerte al ser asesinado.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo