Policíaca

Nadie los veló ni lloró: entierran a 10 personas

No fueron reconocidos ni reclamados y los cadáveres fueron entregados por dos funerarias

Por  El Debate

Los cuerpos fueron enterrados en la fosa común en el panteón Ferrusquilla

Los cuerpos fueron enterrados en la fosa común en el panteón Ferrusquilla

Los Mochis, Sinaloa.- El tiempo pasó y nadie logró reconocerlos. Tampoco les lloraron y menos velarlos para darles una sepultura formal. La Subprocuraduría Regional de Justicia de la Zona Norte ordenó la liberación de 10 cadáveres no reclamados para que fueran enterrados en la fosa común en el panteón Ferrusquilla en la colonia del mismo nombre. Solamente algunos curiosos que estaban en el campo santo los observaron a cierta distancia y uno que otro se persignó.
a marcha forzada. 
A temprana hora se fue a laborar el encargado del panteón, Ramón Osuna como lo hace rutinariamente. A las 12:00 horas cuando revisaba unos pendientes, le sonó el teléfono celular y al contestar le dieron las instrucciones "ve preparando 10 terrenos porque en la tarde enterrarán en la fosa común a varios desconocidos". 
Él sin perder tiempo se puso a ver los espacios que iban a necesitar y tras cumplir unos trámites con el ayuntamiento los consiguió. Luego le habló a unos sepultureros para que le echaran la mano. 
Por cuestiones de trabajo el subprocurador de justicia, Evaristo Castro Borbolla no pudo estar coordinando las maniobras. 
Mientras que un agente del Ministerio Público de la subprocuraduría revisaba el papeleo oficial para que no hubiera equivocaciones al momento de poner los restos en las tumbas. 

¿

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Los funerarios en sus instalaciones ya estaban enterados de la orden y los metían en bolsas de plásticos y posteriormente en ataúdes.
Triste final
A las 15:00 horas, tres camionetas se trasladaron al panteón. Ahí ya eran esperados por otros ministerios públicos y peritos de la PGJE. El personal de las dos funerarias se coordinaron con unos albañiles y bajaron sencillas cajas de madera y metal que contenían los restos de aquellas personas que no fueron reconocidas oficialmente en Ahome y El Fuerte. Las tumbas median 2 metros 10 centímetros de largo x 1.30 de ancho y 1.40 de profundidad y ahí echaron los cuerpos que ya desprendían un fuerte olor a putrefacto. "Apúrate que no ves que ya el tufo sale bien penetrante", comentó uno de los trabajadores. Aproximadamente a las 14:25 horas, sepultaron los restos humanos. 
Tal vez se llamaban Ángel, Luis, Roberto, Ignacio, Leonardo, pero nadie lo supo confirmar.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo