Policíaca

Marco Antonio, el octavo asesinado en Sinaloa durante el mes de febrero

Marco fue asesinado durante la madrugada del jueves en Villas del Real dentro de su casa.

Por  Hernán Alfaro

Momentos después arribó personal pericial.(Foto: El Debate)

Momentos después arribó personal pericial. | Foto: El Debate

Culiacán, Sinaloa.- Con el asesinato de Marco Antonio, hasta el cierre de ayer se contabilizaban en Sinaloa ocho asesinatos durante el mes de febrero, la mayoría en el municipio de Culiacán, entre ellos un asesinato de una mujer en Los Mochis.

Le quitan la vida a tiros en su casa

En una fría madrugada, donde el termómetro marcaba hasta los 6 grados centígrados, no fue impedimento para que se cometiera un crimen en Villas del Real. Un pistolero tomó por sorpresa al propietario de una vivienda y lo atacó sin piedad en el interior.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Autoridades informaron que el fallecido respondía al nombre de Marco Antonio N.
El encargado de privarlo de la vida aprovechó el momento para escabullirse y así burlar a la Policía.

Versión del asesinato de Marco Antonio

Los vecinos descansaban para al amanecer ir a sus lugares de trabajo, y otros a sus respectivas instituciones educativas. 

Las manecillas del reloj marcaban las 02:00 horas, cuando de pronto sonó una pistola calibre 9 milímetros dentro de la vivienda donde estaba Marco Antonio. 

Según las autoridades, recibieron el reporte de los disparos por la calle Reina Beatriz y Francisco Labastida Ochoa.

Los guardianes del orden se aproximaron lo más pronto posible, y al llegar se les indicó que la víctima estaba malherido en la sala de la vivienda, pero segundos después se percataron de que ya había perdido la vida. 

¿Quien lo mató?, fue una de las tantas preguntas que se hicieron los uniformados.

Extraoficialmente se les dijo que momentos antes el hoy occiso platicaba con una persona afuera de su casa, y cuando se metió un individuo se introdujo empuñando un arma de fuego, para después accionarla en más de una ocasión a quemarropa.

Los primeros respondientes tomaron un rollo de cinta amarilla y procedieron a delimitar el inmueble para evitar que familiares u otras personas ajenas a los hechos se adentrara a la vivienda y contaminara las evidencias.

Momentos después acudió un grupo de la Policía de Investigación de la Fiscalía General del Estado y se entrevistó, primeramente con los uniformados y posteriormente recabaron información de lo que había ocurrido. 

Se indicó que se alertó a los demás cuerpos de seguridad para tratar de buscar al homicida; sin embargo, no se obtuvo resultado positivo.

Peritaje

Se llegó la hora, peritos arrastrando un carrito con herramientas, cruzaron la delgada línea amarilla. 

Observaron el panorama y preguntaron dónde estaba el cadáver. 

Al tener la respuesta que requerían, se introdujeron a la vivienda, encontrando el cuerpo de Marco Antonio.

Un charco de sangre comenzaba a desparramarse. Los especialistas forenses iniciaron labores y por más de una hora estuvieron inspeccionando el lugar. Encontraron y fijaron cascajos, entre otros indicios que les ayuden a sacar adelante las investigaciones para dar con el o los responsables de asesinar al morador.

Contando con los elementos necesarios, no hubo más que ordenar retirar el cadáver al anfiteatro, a la espera de que su familia acudiera a reconocerlo y posteriormente solicitar que se lo entregaran para darle cristiana sepultura.

Síguenos en

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo