Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Médico muere tras ser baleado afuera de su consultorio

CULIACÁN

En la entrada del consultorio quedaron manchas de sangre Foto: EL DEBATE.

Culiacán, Sin.- Cuando llegaba a su consultorio en la colonia Jorge Almada, un doctor fue baleado y murió minutos después en una clínica particular.

El profesionista se llamaba Juan Francisco Soto Arredondo y vivía en la colonia Guadalupe. Era cirujano ortopedista y traumatólogo.

El crimen. A las 13:15 horas de ayer, aproximadamete, el doctor llegó a su consultorio ubicado por la calle Constitución, entre las avenidas Ruperto L. Paliza y Álvaro Obregón.

Estacionó su camioneta enfrente, una Ford Expedition de color negro.

Luego descendió y cuando abría la puerta para entrar al consultorio se le acercó un sujeto y le disparó en repetidas ocasiones a corta distancia con una pistola 9 mm.

Al verlo caer, el individuo todavía se acercó y le efectuó dos disparos a la cabeza.

Posteriormente, se fajó la pistola y se fue caminando.

Personas que se percataron del atentado, avisaron al 066 y en unos minutos llegaron paramédicos de la Cruz Roja a bordo de una ambulancia.

Debido a que lo vieron grave, de inmediato lo trasladaron a la Clínica Culiacán, pero las heridas del doctor eran mortales y perdió la vida casi al llegar al nosocomio.

La investigación. Al lugar del hecho arribaron policías municipales y ministeriales, quienes acordonaron el área del crimen.

Junto a la puerta de la entrada del consultorio quedó un charco de sangre, unos anteojos, las llaves de la camioneta y siete casquillos del arma de fuego mencionada.

Tras realizar las primeras entrevistas, los policías señalaron que el presunto responsable fue un sujeto de aspecto joven que tenía rato esperando al doctor afuera del consultorio.

Un representante del Ministerio Público acudió al sitio para dar fe y comenzar la averiguación previa, mientras que peritos de la Procuraduría de Justicia estatal recogieron las probables evidencias, entre ellas, los casquillos y muestras de sangre.

Después fue al hospital junto con el médico legista para ordenar el traslado del cuerpo al anfiteatro de la dependencia estatal, a fin de realizarle los exámenes de ley.