Policiaca

Operativo por tierra y aire para detener a asesinos de la familia LeBarón

Policías estatales, Guardia Nacional y Ejército refuerzan presencia en la sierra de Sonora y Chihuahua

Por  Noel Vizcarra

Un helicóptero sobrevoló  los límites de la sierra entre Sonora y Chihuahua, cerca de Bavispe, donde ocurrió el ataque.(ELDEBATE)

Un helicóptero sobrevoló los límites de la sierra entre Sonora y Chihuahua, cerca de Bavispe, donde ocurrió el ataque. | ELDEBATE

Chihuahua.-Ejido Francisco Villa, Chihuahua. Autoridades del estado reforzaron la seguridad en los límites con Sonora desde el momento en que sucedió la emboscada contra la familia Langford y LeBarón, el lunes 4 de noviembre, en el municipio de Bavispe, Sonora. Agentes estatales, así como elementos del Ejército mexicano, Policía Militar y la Guardia Nacional, han sellado los límites en busca del comando armado responsable de emboscar y acribillar a nueve personas: tres madres y seis de sus hijos menores de edad.

Ayer, a las 10:30 horas, un convoy fue captado por EL DEBATE en el tramo carretero Janos-Aguaprieta, a la altura del entronque con el ejido Pancho Villa. En ese punto los agentes estatales tenían un filtro de seguridad y les hacían algunas preguntas a los automovilistas, incluso les revisaban sus vehículos.

Los choferes acataban cada una de las indicaciones de los policías estatales, y no se desesperaban debido a que a escasos metros estaba otro retén de militares. 

Minutos más tarde se escuchó un fuerte ruido: se trataba de un helicóptero propiedad del Gobierno de Chihuahua, que regresaba de un sobrevuelo por la zonas serranas con el vecino estado de Sonora. La nave aterrizó y descendieron tres agentes estatales. 

El objetivo era ubicar a los individuos que acribillaron a las familias Langford (dos mujeres y dos niños) y Miller (una mujer y cuatro niños). 

«Hemos estado recorriendo la sierra por el lado de Chihuahua para ubicar a los sospechosos del homicidio múltiple desde que ocurrieron los hechos. Otro grupo anda por la sierra de Sonora y con la misma consigna», dijo uno de los elementos policiales, quien pidió no poner su nombre. 

Revisiones en el tramo carretero Janos-Aguaprieta, Chihuahua/Foto:Armando Talavera

Los elementos recibieron indicaciones por radio para avisarles de que un convoy de camionetas pasaría por el tramo carretero que vigilaban. Las órdenes fueron precisas: que resguardaran a cada una de las camionetas que se movilizaría por ese lugar, pues eran las familias Langford y LeBarón, quienes llevaban los cuerpos de Rhonita Miller y sus cuatro hijos.

A las 11:00 horas, el helicóptero despegó para sobrevolar los poblados enclavados en la sierra en los límites con Sonora, especialmente en la zona de Bavispe. Parte de la caravana empezó a circular por la rúa, y a las 12:00 horas, más de cincuenta camionetas escoltadas pasaron por el lugar y llevaban tres ataúdes con los restos mortales de las cinco víctimas. Su destino era el panteón ubicado en la comunidad LeBarón, en el municipio de Galeana, Chihuahua. 

La tarde del jueves, dos camionetas fueron localizadas abandonadas en las inmediaciones del ejido Francisco Villa y aseguradas por los agentes estatales.

De acuerdo con los elementos, se trata de una Ram color blanco y otra unidad color negro.

Ambas fueron puestas a disposición de la Fiscalía para ver si tienen relación con la emboscada a las familias Langford y LeBarón.