Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Padre e hijo mueren a tiros en un restaurante marisquero

CULIACÁN

Culiacán, Sin. Padre e hijo perdieron la vida con disparos de arma de fuego la tarde de ayer al ser agredidos por desconocidos cuando comían en el restaurante de mariscos denominado La Isla.

El primero, informaron las autoridades, se llamaba Cecilio Acosta Nevárez, de 65 años, mientras que su hijo fue identificado con el nombre de Jaime Acosta Bobadilla, de 35 años, ambos de Badiraguato.

Los hechos. Alrededor de las 17:50 horas fue cuando se avisó a las policías de un ataque a balazos en el interior de dicho establecimiento, el cual se localiza a la orilla de la carretera Culiacán-Eldorado, frente a las instalaciones de la Feria Ganadera.

Allá acudieron paramédicos de la Cruz Roja a atender a las personas que fueron heridas a balazos.

Los socorristas que atendieron y revisaron a Jaime se percataron que este presentaba dos balazos en la cabeza, con entrada y salida, y de inmediato fue enviado a un hospital, pues su estado de salud era muy delicado, donde minutos después falleció.

En tanto que Cecilio Acosta ya no tenía signos vitales y murió en el lugar de los hechos.

La zona fue resguardada por agentes policiacos de las diferentes corporaciones y elementos del ejército, mientras agentes investigadores de la Policía Ministerial del Estado (PGJE) investigaban los hechos.

Se informó que en el restaurante las dos personas se encontraban comiendo mariscos y cerca de ellos habían dos individuos, quienes al retirarse les dispararon a quemarropa.

Los agresores salieron del establecimiento y abordaron un automóvil color blanco para escapar. El cuerpo de Cecilio, quien usaba un sombrero, quedó tendido boca arriba.

En el área del establecimiento quedó un vehículo Toyota blanco con placas VLB-9216 de Sinaloa, en el cual presuntamente venían las personas que fueron agredidas.

Diligencias. Peritos de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) recogieron del lugar 15 casquillos, al parecer de arma de fuego calibre 9 milímetros. Un agente del Ministerio Público atestiguó el doble crimen.

Los cuerpos de los consanguíneos fueron llevados a las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo) para que se les practicara la autopsia.