Policíaca

Policía jubilado asesinado en Culiacán ya había sido atacado antes

Rafael, policía municipal de Culicán se jubiló en febrero, un mes después del primer ataque en su contra.
 

Por  Hernán Alfáro

Forense toma fotografías en el lugar donde Rafael quedó muerto.(Foto: El Debate)

Forense toma fotografías en el lugar donde Rafael quedó muerto. | Foto: El Debate

Culiacán, Sinaloa.- Ya habían intentado privarlo de la vida. El 31 de enero de este año, un policía herido era reportado a los números de emergencias cuando presuntamente esperaba camión en Barrancos: se trataba de Hilario Rafael N., quien en ese entonces tenía el grado de comandante, y al siguiente se jubiló. La noche del domingo lo volvieron a tomar por sorpresa, pero esta vez el ex alto mando quedó muerto al recibir más de un disparo en su cuerpo.

El recuento

Apenas el reloj iba a dar las 22:00 horas del pasado domingo, cuando de pronto a los números de emergencias entró una llamada para reportar que por el bulevar Las Torres, a la altura de Prados del Sol, se habían escuchado unas detonaciones y una persona había quedado inconsciente.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Agentes de la Policía Municipal llegaron en cuanto pudieron, y, para su sorpresa, vieron que quien estaba tendido en el lugar era su excompañero, con quien en algún momento de sus carreras habían tenido contacto. La zona tuvo que ser acordonada para que nadie se atreviera a borrar las evidencias que ahí se hallaban, como una gorra, una mochila, entre otras cosas.

Por ser de competencia de la Fiscalía General del Estado (FGE) se solicitó apoyo de investigadores, así como también de peritos. Entre ambos realizaron las diligencias correspondientes. Aseguraron cascajos de arma corta. Luego de que finalizaron, el cuerpo de Hilario acabó siendo llevado al Servicio Médico Forense (Semefo).

¿Quién fue el o los culpables? Hasta el cierre de la presente edición aún no se sabía ni se tenía claro cuál fue el móvil del crimen.

Lugar donde ocurrió su último atentado, en Barrancos. Foto: El Debate

Reacción

Óscar Guinto Marmolejo, secretario de Seguridad Pública y Tránsito Municipal (SSPyTM), en conferencia de prensa dada a través de Facebook para acatar a los protocolos de sana distancia por COVID-19, indicó que era un elemento que pertenecía a la institución.

Esta persona acogió el beneficio de jubilación en el mes de febrero. 

Además, consideró que no tenían ningún reporte de alguna situación de riesgo, aunque reconoció el atentado en su contra en el mes de enero, donde el elemento fue agredido al parecer por una persona, sin saber aún si aquella vez la agresión fue directa contra el excomandante. 

Aseguró que en su momento no había levantado alguna denuncia en contra de alguien, por lo que desconoce si el homicidio pudiera estar relacionado con el evento anterior o fue algo diferente; no obstante, dicho trabajo sería competencia de la Fiscalía General del Estado (FGE).

Ya le habían perdonado la vida

Cuando se dirigía a sus últimos días de trabajo como elemento de la Policía Municipal, Hilario Rafael estaba a punto de tomar el transporte público que lo llevaría a las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Pública, pero un sujeto le salió al paso cuando estaba en la esquina del bulevar Las Torres y Empaques, en Barrancos.    

Tras el ataque, minutos más tarde arribó un grupo de peritos de la Fiscalía General del Estado (FGE), quienes llevaron a cabo el levantamiento de evidencias, como lo fueron cascajos de pistola calibre .45 milímetros y de calibre .9 milímetros. Agentes investigadores tomaron el caso para iniciar con las pesquisas.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo