Policiaca

Rastreadoras encuentran fosa clandestina con restos humanos en cemento

La búsqueda inició a las 08:00 horas y fue cinco horas después cuando lograron localizar esta fosa que se encontraba a dos metros de profundidad

Rastreadoras encuentran fosa clandestina con restos humanos en cemento(EL DEBATE)

Rastreadoras encuentran fosa clandestina con restos humanos en cemento | EL DEBATE

Mazatlán, Sinaloa.- Las esperanza no se pierde para las familias que buscan la verdad de sus seres queridos desaparecidos, pues en esta ocasión las Rastreadoras Tesoros Perdidos Hasta Encontrarlos de nueva cuenta han hallado una fosa clandestina en la comunidad de Celestino Gasca, del municipio de Elota, a dos kilómetros de la vía del tren, la tarde de este jueves.

La búsqueda inició a las 08:00 horas y fue cinco horas después cuando lograron localizar esta fosa que se encontraba a dos metros de profundidad. Dentro de ella se encontraban dos restos óseos los cuales estaban enterrados en cemento.

Fue con la ayuda de una retroexcavadora con lo que pudieron cavar el pozo y con un pico poder romper el concreto.

AYÚDANOS Da click a la estrella de Google News y síguenos

El hallazgo lo hicieron debido a que al ir pizcando por la zona vieron la tierra removida y les llamó la atención por lo comenzaron a cavar pero al ver que estaba muy profundo pidieron ayuda de la maquinaria pesada.

Foto EL DEBATE

Tras tres horas de trabajo y dos más picando el concreto lograron encontrar los restos óseos.

A las rastreadoras el hallazgo las agarró de sorpresa, pues es la primera vez que encuentran osamentas bañadas de concreto.

Tras esta acción las mujeres llamaron a los agentes policiacos para reportarles lo que habían encontrado.

Minutos después Policías Municipales de Elota llegaron al lugar para cerciorarse del hecho y comenzaron a acordanar el área para así avisar a los Apolos.

Foto EL DEBATE

Personal de la Fiscalía General del Estado arribaron al lugar del hecho y comenzaron a realizar el levantamiento del peritaje correspondiente. Una vez que terminaron con el papelo llamaron a los funerarios.

Armados con cinta y bolsas negras, el personal de la funeraria lograron sacar los huesos y trasladarlos al Semefo de Mazatlán para posteriormente llevarlos a Culiacán para el estudio respectivo de la prueba de genética y así poder identificar los cadáveres.