Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

«Se empezó a levantar la flama 'rapidito'»

NAVOLATO

Culiacán, Sin.- Miraba tele, era un sábado de descanso, después de una jornada en el campo. Aún con el rostro tiznado, su mirada pero sobre todo sus palabras, delataban el momento que pasaba.

Por fortuna pudo salir a tiempo junto con tres menores, su hija y su nieta de 11 meses, ya que el humo les avisó de una probable desgracia.

Ardía la llantera de al lado, ante esto, don José dijo: "empezó a levantar la flama rapidito".

Una humilde vivienda de dos pisos, que renta por 150 pesos por semana, en cuestión de minutos el fuego acabó con lo poco que había ahí adentro.

El hombre, quien se vino de Oaxaca a Sinaloa, para trabajar en los campos de cultivo, no asimilaba lo que pasaba.

"Todo lo que tenías allá adentro se quemó", era en lo único en lo que pensaba, pues sí, su condición económica y lo poco que había ganado se perdió en instantes.

Así, recargado junto a un árbol, José Castañeda Urieta, señaló a cada uno de los integrantes de su familia, entre ellas la bebé de brazos, su hija la cargaba, estas se encontraban refugiadas bajo la sombra de una pared, aún así, el terrible calor ponía a sudar a la infante, quien tomaba su biberón ya sin leche.

Los otros niños, parecían no entender lo que pasó, ellos jugueteaban, parecían disfrutar el momento.

Así eran los momentos más angustiosos, tal vez para don José y sus descendientes.

Se le preguntó, después de lo pasado, ¿qué seguía?, respondiendo con voz quebrada y con la mirada en el suelo con un "es lo que no sé".

Al parecer, las estrellas serían su techo por esa noche y los rayos del Sol el asoleado despertar, y así, quizás por varios días, al no tener en dónde más quedarse.

No le quedó ni su celular, ni tampoco una prenda que vestir, mucho menos a su pequeña familia.

Por otro lado, su hija dijo que no tenía empleo, y dependía de lo que ganaba su padre.

También resaltó que ignoraba qué iba a pasar, pero esperaba que las autoridades le echaran la mano o alguna persona bondadosa.