Policiaca

Tras ser asesinado, Abel fue dejado encobijado en pueblo de Culiacán

El cuerpo fue localizado sobre un camino de terracería que conecta Ayuné con la comunidad de Los Naranjos

Por  Ángel Zamudio

El fallecido fue llevado a la morgue en un vehículo oficial del Servicio Forense.(Foto ilustrativa El Debate)

El fallecido fue llevado a la morgue en un vehículo oficial del Servicio Forense. | Foto ilustrativa El Debate

Culiacán, Sinaloa.- La noche del miércoles fue localizado el cadáver de un hombre asesinado en un camino de terracería en las inmediaciones del Centro Recreativo de Ayuné.

Se informó que la víctima estaba cubierta completamente con una cobija, por lo que fue imposible su reconocimiento en ese momento, pero tiempo después el cuerpo pudo ser identificado con el nombre de Abel N., de 30 años de edad, vecino del sector Isla Musalá.

Los efectivos que atendieron el llamado no podían localizar el cuerpo, pero al realizar una extensa búsqueda dieron con él.

Búsqueda

El hallazgo se realizó aproximadamente a las 22:20 horas; sin embargo, horas antes se había hecho el reporte al 9-1-1, pero no se daba con el punto exacto.

Los denunciantes proporcionaron detalles sobre la ubicación y dieron como referencia que el fallecido estaba tendido por el camino de terracería que comunica del poblado Ayuné con la comunidad Los Naranjos.

Tras un rastreo minucioso por la zona, los uniformados localizaron el bulto, que posteriormente observaron para confirmar que se trataba de una persona que había sido privada de la vida. 

Al confirmarse el hallazgo, se procedió con la delimitación del área para resguardar cualquier evidencia dejada por los o el presunto responsable del asesinato.

Algunos pobladores llegaban al sitio después de que por los alrededores se supo la noticia del descubrimiento. Asimismo, llegó familia de un desparecido para saber si se trataba de la persona que buscaban; sin embargo, no se pudo saber nada sobre las características del fallecido ni qué vestimenta portaba, ya que estaba totalmente cubierto.

Labores forenses

Elementos del grupo de homicidios y personal forense, al estar en el lugar, comenzaron con  el procesamiento del perímetro, donde se especuló que el cadáver había sido abandonado para que lo descubrieran.

Al terminar con los trabajos de campo, un agente del Ministerio Público dio la orden para que el personal de servicios forenses hiciera el levantamiento y posterior trasladar el cadáver al anfiteatro, adonde se trasladaron las personas que habían llegado hasta el sitio del hallazgo, ya que los encargados de la investigación les dijeron que en la morgue sería donde lo podían reconocer; y fue así que pudieron constatar que se trataba de su ser querido.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo