Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Policiaca

¡Hasta siempre Josué! Con globos blancos despiden al niño asesinado en Sinaloa

El cortejo fúnebre asistió a la escuela donde asistió el pequeño, después se ofició una misa y por último le dieron sepultura

Por: Mari­a Ibarra

Los niños de la escuela primaria participaron en el cortejo fúnebre. Foto EL DEBATE

Los niños de la escuela primaria participaron en el cortejo fúnebre. Foto EL DEBATE

Escuinapa, Sinaloa. El féretro blanco en el que se encontraba el cuerpo inerte del pequeño Josué Alejandro, de 8 años, asesinado la noche del pasado sábado, fue depositado en su última morada, acompañado de familiares, amigos, compañeros de escuela y ciudadanos que se unieron al contingente, que a su paso exigía que se castigue a las personas responsables de su muerte.

Los compañeros de Josué lo despidieron con globos blancos.

Eran las 14:30 horas cuando los restos mortales de Josué Alejandro salieron de la casa de sus abuelos. Atrás dejó el hogar que lo vio crecer, sonreír, pero también la tienda de abarrotes donde dio su último suspiro de vida tras ser presuntamente ultrajado y asesinado.

La carroza fúnebre inició su recorrido en la calle Río Quelite, hasta llegar a la calle Río Humaya, tramo que recorrió durante tres años para llegar a su escuela, la Antonio Rosales, donde cursaba el tercer año de primaria.

Luto en la primaria

Las instalaciones de la primaria se vistieron de luto, de tristeza y de un llanto desgarrador por la muerte violenta de un pequeño de 8 años a manos de un hombre que lo resguardó en su domicilio durante varias horas envuelto en una cobija blanca, para después huir con rumbo desconocido.

Paola Oleta Durán alzó la voz para condenar este aterrador homicidio que le arrebató la vida a uno de sus alumnos y brindó palabras de aliento a familiares y amigos. Posteriormente, se dispuso a realizar el último pase de lista.

Los niños de la escuela primaria participaron en el cortejo fúnebre.

“Hay luto en mi corazón. No hay palabras suficientes para expresar el dolor tras la devastadora noticia del fallecimiento de nuestro alumno Josué Alejandro. Me cuesta aceptar su muerte. Quiero creer que es un sueño y que mañana llegará a la escuela y tomará su lugar, al igual que sus compañeros. Pero sé que serán las últimas palabras que yo pueda decirte. Tuvimos la oportunidad de conocerte y tu recuerdo quedará presente en el cuerpo docente y directivo de esta escuela”, expresó la maestra de tercer grado.

Oleta Durán aprovechó este homenaje para exigir a las autoridades que este crimen no quede impune y se castigue a la persona responsable.

“Hoy es Josué que deja un vacío muy profundo en todos nosotros, pero mañana podría ser uno de nuestros hijos si permitimos que estos delitos queden impunes. Es por ello que el pueblo escuinapense exige justicia y seguridad para todos nuestros alumnos, para nuestros hijos y para todas las familias de Escuinapa. Por favor, que este crimen que se ha cometido con este niño no quede impune; autoridades, por favor, que se haga justicia.”

Exigen justicia

Al finalizar el homenaje, el cortejo fúnebre continuó su recorrido por la calle principal de la colonia Pueblo Nuevo, hasta hacer su segunda parada, a las afueras del Palacio Municipal, donde los esperaban autoridades municipales encabezadas por Saúl Acosta Alemán, secretario del Ayuntamiento, y José Alberto Rodríguez Guzmán, oficial mayor.

Josué Alejandro, de 8 años, salió de su hogar para jugar pero ya no regresó.

Visiblemente enojadas, las personas que conformaban el contingente alzaron la voz para exigir a Quirino Ordaz Coppel, gobernador de Sinaloa, que se haga justicia, ya que aún no hay detenidos por este crimen y dejaron en libertad a familiares del presunto responsable, quienes se encontraban en el domicilio donde fue localizado el cuerpo del menor.

Recriminaron al gobierno municipal, que es dirigido por Emmet Soto Grave, por no haber hecho nada para impedir que las tres personas (los padres y la hermana del presunto responsable) fueran liberadas.

El secretario del Ayuntamiento explicó a los familiares que diferentes corporaciones policiacas han realizado un operativo permanente en la cabecera municipal, en comisarías y sindicaturas para intentar dar con el paradero del responsable, pero que no han logrado obtener resultados positivos.

El último adiós

Después de permanecer por varios minutos exigiendo justicia frente a Palacio Municipal, la carroza continuó su recorrido hasta llegar a la parroquia de San Francisco de Asís, donde se ofreció la misa de cuerpo presente.

El párroco pidió a la familia y la población no tomar la justicia por su cuenta, que lo dejaran en manos de Dios y de las autoridades.

Al finalizar el acto religioso, el féretro fue llevado al panteón municipal Juárez para brindarle cristiana sepultura al pequeño cuerpo de Josué Alejandro.

Localizan muerto a presunto  homicida del niño Josué

Después de permanecer dos días huyendo, el presunto responsable de asesinar a Josué Alejandro, de 8 años de edad, fue localizado sin vida en un camino que conduce a la comunidad de El Camarón.

Información proporcionada por la Dirección de Seguridad Pública y Tránsito Municipal señala que fueron alertados por una llamada que les indicaba que en el camino que conduce a la presa El Peñón se encontraba el cuerpo sin vida de una persona.

Policías municipales acudieron al lugar señalado, en donde confirmaron que a orilla de la carretera estaba el cadáver de un hombre.

Macabro hallazgo

El cuerpo localizado a las 20:00 horas fue identificado con el nombre de Luis Daniel, de 24 años de edad, quien ha sido señalado por decenas de personas como el presunto responsable del asesinato de Josué Alejandro, el niño que fue localizado en el interior de una vivienda ubicada en la calle Río Fuerte y Río Quelite, desnudo, golpeado y con huellas de haber sido asfixiado.

El menor desapareció el pasado sábado a las 17:30 horas, cuando salió de su casa para jugar maquinitas (videojuegos) en la tienda de abarrotes que se encontraba a tres casas de su hogar, sin imaginar que ahí encontraría la muerte.

En esta nota: