Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Policiaca

Procesarán a a ex policía por secuestro múltiple 

Un expolicía de Salinas Victoria será procesado por presuntamente haber participado en el plagio de 18 trabajadores y un ingeniero que trabajaban en una constructora en 2011

Avatar del

Por: AGENCIA REFORMA

Un expolicía de Salinas Victoria será procesado por secuestro múltiple. | Pixabay

Un expolicía de Salinas Victoria será procesado por secuestro múltiple. | Pixabay

Monterrey.-Un Juez Penal resolvió someter a proceso penal al expolicía de Salinas Victoria que en 2011 presuntamente participó en el secuestro de 18 trabajadores y un ingeniero que trabajaban para una constructora.

Raúl Alberto I., de 39 años, enfrentará el proceso desde la prisión.

El juzgador ordenó mantenerlo internado en el Penal del Topo Chico mientras se desahoga el proceso y se dicta sentencia.

El Juez Tercero Penal del Estado, con sede en San Nicolás, consideró que existen en el expediente pruebas suficientes que acreditan la implicación de Raúl Alberto en el secuestro múltiple cometido el 28 de mayo de 2011 en el cruce de las calles Porfirio Díaz y Guerrero, en Salinas Victoria.

Una fuente informó que el detenido se negó a declarar al momento de rendir su declaración preparatoria ante el juez.

El expolicía se encuentra internado en el Penal del Topo Chico. | EL DEBATE

Tras valorar las pruebas aportadas por la defensa y el Ministerio Público, el juez le dictó auto de formal prisión por los delitos de secuestro agravado y delincuencia organizada.

El ex uniformado fue detenido por elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones el 26 de noviembre en Hidalgo del Parral, Chihuahua, con una orden de aprehensión y trasladado al reclusorio estatal.

La captura se dio luego de que Raúl Alberto se mantuvo prófugo durante siete años y medio.

De acuerdo con las constancias del expediente, el procesado y otros policías se llevaron a los trabajadores de la construcción y al ingeniero en varias patrullas y los entregaron a integrantes de un grupo de la delincuencia organizada.

Presuntamente los dueños de la construcción en la que laboraban se negaron a pagar cuota a ese grupo criminal.

Este caso se lleva en un juzgado de juicio tradicional escrito, ya que los hechos fueron cometidos antes de que entrara en vigor el sistema de justicia oral.

En esta nota: