Policiaca

Discutió con su esposa, se lleva a hijo y una bala le quita la vida

Familiares del pequeño exigen justicia y acusan a municipales por la muerte del niño

Por  Agencia Reforma

Familiares del pequeño exigen justicia y acusan a municipales por la muerte del niño. Foto temática: Pixabay

Familiares del pequeño exigen justicia y acusan a municipales por la muerte del niño. Foto temática: Pixabay

Chilpancingo, México .-Familiares de un niño de cinco años presuntamente asesinado por policías de Xochihuehuetlán denunciaron que, a dos semanas de los hechos, los agentes no han sido detenidos ni existe orden de aprehensión en su contra.

 A través de un documento, piden al Presidente Andrés Manuel López Obrador y al Gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, castigo para los responsables y que el caso no quede impune.

 Exigen que el Congreso local inicie un proceso de desafuero al Alcalde Carlos Arriaga y a la síndica procuradora Genoveva Rivera Bravo, a quienes acusan de no ordenar que los municipales fueran presentados ni se les revisaran sus armas.

 En el escrito, se relata que la madrugada del pasado 25 de noviembre Moisés  salió de un baile tras discutir con su esposa y se dirigió a su casa para sacar a su hijo de cinco años.

 Lo subió al automóvil y, cuando pasaron un retén de la Policía municipal, agentes le marcaron un alto para que se detuviera, pero Meza Rivera no hizo caso y se siguió de frente.

 Según informes oficiales, los policías lo persiguieron y dispararon.

 El niño de cinco años recibió un impacto de bala, por lo que murió de forma inmediata.

 Ese día, ciudadanos tomaron el Ayuntamiento, donde retuvieron por más de tres horas al Alcalde perredista Carlos Arriaga, a quien le demandaron una explicación.

 Mientras la gente estaba dentro del edificio, un comandante y seis municipales que habrían participado en el crimen del menor se dieron a la fuga, dejando su patrulla y armas.

 En el texto que difundió la familia del menor asesinado, identifican a dos policías como los que dispararon.

 Sin embargo, otros cuatro agentes y un comandante que el 25 de noviembre estaban en el retén se encuentran también prófugos.

 Un policía ya rindió su declaración ante el Ministerio Público del Fuero Común de Huamuxtitlán.

No obstante, hasta ahora, el juez de la causa no ha librado orden de aprehensión contra los responsables.

 En tanto, pobladores de Xochihuehuetlán exigieron a autoridades el desmantelamiento de toda la corporación policiaca y que los uniformados sean sustituidos por personal con capacitación.