Política

Cancelación de NAIM amerita demanda penal: Gustavo Madero

El senador panista atribuyó la cancelación de la obra a un "capricho" del presidente López Obrador

Por  Agencia Reforma

Cancelación de NAIM amerita demanda penal: Gustavo Madero.(Reforma)

Cancelación de NAIM amerita demanda penal: Gustavo Madero. | Reforma

Ciudad de México.- La cancelación del proyectado Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) amerita una demanda penal por daño patrimonial, afirmó el senador panista Gustavo Madero.

"Es una decisión legal pero injustificable y cualquiera que dé la orden puede ser sujeto a una demanda por daño patrimonial a la Nación por más de cien mil millones de pesos, equivalentes al Fobaproa actual motivados por un capricho", planteó en entrevista.

El exdirigente panista atribuyó la cancelación de la terminal aérea a una obsesión del presidente Andrés Manuel López Obrador y afirmó que quiere imponer sus conceptos de modernidad en contra de los estudios técnicos.

Sobre el tema, Madero preguntó en su cuenta de Twitter si se debe o no entablar una demanda por daño patrimonial.

El correligionario de Madero, el senador Damián Zepeda, advirtió que el Gobierno debe asumir la responsabilidad que conlleva la cancelación del Aeropuerto de Texcoco.

"Eso genera responsabilidades, y derivado de esa cancelación ya formal, por supuesto que sí hay responsabilidad para los servidores públicos, porque tendrían que haber justificado los motivos reales y objetivos que ameritaron la cancelación", ponderó en entrevista.

"No puede uno cancelar una obra, un Gobierno, habiéndole ya invertido dinero los mexicanos y sin motivo legal fundamentado que justifique la cancelación de la obra, simplemente tirado a la basura el recurso de todos los mexicanos". afirmó.

Para el legislador, es razonable esperar que afloren denuncias de contratistas.

"Imagínate nada más que a medio camino, el Gobierno decida cancelarla. Oye, espérate: hay responsabilidades que no sólo se derivan de ahí, de incumplimiento de contrato, que te pueden demandar los contratistas. Hay responsabilidad hacia los ciudadanos, porque el dinero con el cual se hacen esas obras es de los impuestos de los mexicanos, y hay una responsabilidad del servidor de cuidar el buen uso de los recursos. No puede uno por capricho cancelar algo", sentenció.