Política

Caso García Luna, benéfico para estrategia de AMLO

Expertos nacionales señalaron para EL DEBATE que  el  exfuncionario podría exponer  a otros personajes de la política mexicana, dependiendo del rumbo de su caso

Por  Lorena Caro

Caso García Luna, benéfico para estrategia de AMLO(Ilustración El Debate)

Caso García Luna, benéfico para estrategia de AMLO | Ilustración El Debate

México.- El que Genaro García Luna, exfuncionario de primer nivel en México y responsable durante dos sexenios de temas relacionados a la seguridad pública, resulte con cargos por acusaciones de presuntos actos de narcotráfico y sobornos en Estados Unidos, marcaría al país en su historia de corrupción, destacaron en concordancia expertos en política internacional, gobernanza y combate a la corrupción entrevistados por EL DEBATE. Sobre todo, indicaron, si durante sus audiencias, acuerdos o juicio salen a la luz nombres importantes de la política mexicana con presuntos nexos, como expresidentes o exfuncionarios públicos.

El resultado del caso Genaro García Luna, agregaron, pondría a prueba en materia anticorrupción no solo el 2020 para el Gobierno de AMLO, sino todo su sexenio.

Punta del Iceberg

Jorge Valtierra Zamudio, investigador y profesor en la Facultad de Derecho de la Universidad La Salle México, consideró que la situación en torno a García Luna no es algo que deba sorprender.

Detalló que en las esferas de académicos, politólogos, sociólogos, comunicólogos, incluso entre la ciudadanía se recuerda bien la creación de la AFI y la titularidad de esta, que recayó en Genaro García Luna durante el sexenio de Vicente Fox Quesada, y continuó siendo una pieza clave en materia de seguridad durante el periodo del PAN, con el posterior nombramiento e importancia de este personaje como secretario de Seguridad Pública durante el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa. 

«En ambos periodos del PAN ya se cuestionaba la probidad y ética de García Luna. El problema en ese entonces, como ahora, era tener pruebas fehacientes para demostrarlo, incluyendo su vínculo con el narcotráfico, máxime durante el polémico proceso estratégico de seguridad calderonista», puntualizó.

El asunto, manifestó, es qué otras pruebas se tienen sobre los vínculos de García Luna con el crimen organizado para formalizar su acusación.

Luego de que Andrés Manuel López Obrador destacara que el caso García Luna son indicios de que los líderes del narcotráfico tenían representante en las altas esferas del Gobierno, Jorge Valtierra Zamudio consideró que dichas palabras dan la impresión de que, de demostrarse la culpabilidad de García Luna, sería benéfico para sostener y apoyar el discurso de combate a la corrupción obradorista, así como una muestra de que no se estaría protegiendo funcionarios y exfuncionarios corruptos.

«Pero aún no es suficiente. Falta claridad, pruebas y muchos asuntos por resolver en esa materia, y García Luna sería solo la punta del iceberg», recalcó.

Red de corrupción

Al respecto, Valtierra Zamudio detalló que la posible culpabilidad de García Luna generaría en buena parte de la opinión pública una reacción positiva y podría legitimar el discurso obradorista de combate a la corrupción en algunos sectores de la población, a pesar de que no se trata de una acción llevada a cabo por este Gobierno de forma directa.

«García Luna es parte de un fenómeno que trasciende los asuntos locales, es decir, la corrupción no es exclusiva de México, ni se concentra solo en una red de organismos criminales y funcionarios públicos a nivel nacional. Desde el momento en que se trata de una compleja situación que involucra otros Estados y otros organismos más allá de México, el combate a la corrupción requiere alianzas estratégicas con otros Gobiernos. Esa percepción es la que en general no se tiene en la población mexicana, es decir, se piensa que el problema es doméstico, y no global», afirmó el experto.

Jesús Gallegos Olivera, experto en política internacional, del sistema político de Estados Unidos, la política exterior de México y seguridad nacional, dijo que el caso del exfuncionario ya en audiencias en Estados Unidos pondría sobre la mesa una corrupción de alto alcance no solamente en términos de un carácter administrativo, sino también temporal, por su participación en dos sexenios de manera directa y durante el Gobierno de Peña Nieto con algunos colaboradores. 

Además de considerar que tendría impactos significativos en la credibilidad de las acciones que lleva a cabo el Gobierno mexicano para sancionar y acabar con el fenómeno, o al menos la evidencia que se tiene, de la presencia de corrupción en diferentes niveles de Gobierno.

«Hay que añadir a esto que el juicio que se lleva a cabo en Estados Unidos contra Genaro García Luna requiere de una serie de procesos, en los cuales va a haber una serie de expresiones de información que vamos a ir vinculando a algunos personajes, que incluso puede escalar a la figura del presidente Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, dando cuenta entonces de algo inédito en la historia mexicana y que posiblemente sería responsabilizar de acciones de este tipo a expresidentes mexicanos».

Los impactos que puede generar, según consideró, no solo están dados para este 2020, sino en toda la Administración de AMLO, que inició su Gobierno con la bandera de acabar con la corrupción, y durante su Administración queda mucho por dar cuenta de evidencias que demuestren que esto se está cumpliendo.

Estrategia política

Cutberto Hernández Legorreta, internacionalista por la Facultad de Estudios Superiores Acatlán, UNAM, destacó en entrevista para EL DEBATE que el Gobierno de AMLO se ha mantenido congruente con su discurso en la Presidencia sobre el caso García Luna. Indicó que es positivo desde el punto de vista de estrategia política porque se desvincula, pero al mismo tiempo marca la agenda dentro de los diferentes actores en el país, como la oposición, los grupos de poder, los medios de comunicación y el suyo propio. 

El también investigador y maestro de tiempo completo de Relaciones Internacionales y la maestría en Gobernanza y Estrategia Internacional de la Facultad de Derecho de la Universidad La Salle México indicó que la proyección que el caso García Luna puede alcanzar es incalculable, esto, debido a que no existe la costumbre de que altos funcionarios sean alcanzados por la justicia.

«Si se llega a realizar de una forma transparente y conforme a la ley, me parece que tendremos que esperar a ver qué sucede, pero creo será más allá de un movimiento mediático», consideró. 

Valtierra Zamudio, investigador y profesor en la Facultad de Derecho de la Universidad La Salle México, agregó, siendo objetivo, que es muy pronto definir en qué posición se encuentra en su caso el expresidente Felipe Calderón, por ejemplo, derivado de las acusaciones a García Luna.

«Creo que aún está lejos de considerarse como protagonista de las acciones emprendidas por García Luna y el caso por el que se le acusa, a diferencia de lo que se expresa en redes sociales, sobre todo por parte de los “anticalderonistas”. Debe esperarse a que se lleve a cabo el juicio de García Luna para definir el papel o no de Calderón, así como de otros personajes, como el expresidente Vicente Fox».

Estrategia de seguridad

En el panorama nacional de seguridad, Jesús Gallegos Olivera, también profesor adscrito al Centro de Relaciones Internacionales en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales UNAM, agregó que el mensaje emitido por el presidente de México de fin de año 2019, donde habla de la inseguridad en el país, es un acto de expiación de culpas, pero no necesariamente de reconocimiento de las responsabilidades.

Explicó que el reconocimiento que llevó a cabo el Gobierno mexicano tiene una vertiente básica vinculada con los hechos, las cifras, la estadística que es innegable y que incluso ha sido expuesta en otros espacios internacionales, dando cuenta de que el proceso de inseguridad se percibe todavía en el país. 

Dijo que a esto se suma una serie de situaciones transnacionales vinculadas con el narcotráfico, con la trata de personas, entre otro tipo de temas, que están conjuntamente expuestas en las actividades del crimen organizado transnacional. 

«El problema no está en este hecho, sino en la responsabilidad que se asume por parte del Gobierno para dar respuesta a esta condición de inseguridad. Dando ejemplo de ello, es que los méritos siempre han sido reconocidos a que el tema deviene de una herencia de Administraciones pasadas y que ello, independientemente del sello partidista, ha generado un problema muy compleja; y esto, desde luego, limita la responsabilidad y genera un margen de responsabilidad parcial para el Gobierno actual, que debería considerar que justo lo que ha sucedido los últimos 14 meses, por considerar diciembre del 2018 y enero del 2020, pues será resultado de lo que su Administración está llevando a cabo y que, definitivamente, no son hasta ahora suficientes ni han impactado de manera relevante para acabar con la inseguridad», advirtió.

Valtierra Zamudio agregó en opinión que el mensaje de AMLO es optimista, en términos de haber iniciado con el combate a la corrupción y, como él dice, «de arriba hacia abajo, como se barren las escaleras». Sin embargo, dijo que es muy aventurado asegurar, como lo hizo el mandatario, que ya «no hay impunidad», máxime si se piensa en los homicidios y feminicidios, el fenómeno migratorio y otros temas relacionados también con la inseguridad alarmante que se vive.

«Al parecer, hay una buena planeación con la creación de la Guardia Nacional. Sin embargo, se trata de un proyecto que madura lentamente y, además, de este puede empezarse a ver resultados en un lapso mínimo de dos a tres años. Lo que debe ser más claro y prioritario es definir estrategias para atacar la inseguridad en el país mientras que se sigue madurando y se va consolidando el proyecto de la Guardia Nacional. Ese es el reto más inmediato», mencionó.

Desde el momento en que se trata de una compleja situación que involucra otros Estados y otros organismos más allá de México, el combate a la corrupción requiere alianzas estratégicas con otros Gobiernos» Jorge Valtierra Zamudio, Investigador y profesor.

Declaraciones: AMLO espera que se revele a  involucrados 

El presidente de México dijo que el caso de García Luna es «una oportunidad para aclarar muchas cosas», entre ellos los funcionarios de Gobierno de Estados Unidos y de México que pudieron estar implicados en las acusaciones que se señalan.

«No somos tapadera de nadie, y es tiempo de que en estos asuntos se conozca toda la verdad: cómo han actuado las corporaciones extranjeras en nuestro país, cuáles son los acuerdos, qué arreglos, si existen protegidos y, como en este caso, si estaban o no involucrados otros altos funcionarios», expresó.

Andrés Manuel López Obrador consideró que estas revelaciones ayudarían mucho a los dos países para transparentar los hechos, «que no haya acuerdos en los sótanos del poder» y que se puedan tomar acciones legales.

Por su parte, el actual secretario de Seguridad en México, Alfonso Durazo, cargo que tuviera García Luna en la Administración de Felipe Calderón,  aseguró que en el Gobierno de AMLO no existirá un «García Luna».

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo