Política

Caso de Salvador Cienfuegos tensa relación bilateral con Estados Unidos

El exministro mexicano fue señalado en Estados Unidos por la DEA, pero el Gobierno mexicano lo exoneró argumentando no encontrar pruebas en su contra

Por  Lorena Caro

Caso Salvador Cienfuegos tensa relación bilateral con EUA(Foto: EFE)

Caso Salvador Cienfuegos tensa relación bilateral con EUA | Foto: EFE

México.- La relación bilateral entre México y Estados Unidos aumentó su tensión en materia de seguridad y soberanía en la última semana de Gobierno de Donald Trump, pero también a unos días de que el próximo presidente del país vecino, Joe Biden, entre en funciones.

La razón sería el caso del general mexicano Salvador Cienfuegos, a quien la Administración de Control de Drogas (DEA) investigó y logró detener el pasado 2020.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Sin embargo, el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha apuntando a supuestas intenciones electorales detrás del caso, además de presuntas pruebas fabricadas por el organismo estadounidense, lo que llevó al Gobierno de México a exonerar al exministro.

Inesperada reacción

De acuerdo con lo publicado por EFE, el Gobierno federal en Estados Unidos expresó el día de ayer su profunda decepción por la exoneración del exministro mexicano de Defensa Salvador Cienfuegos y acusó a México de violar un tratado al publicar información que Washington le había compartido. 

En su reacción más extensa hasta ahora a la decisión de la Fiscalía General de la República (FGR) de no encausar a Cienfuegos, el Departamento de Justicia también rechazó la acusación del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, de que la DEA inventó delitos contra el general.

«Estamos profundamente decepcionados por la decisión de México de cerrar su investigación» sobre Cienfuegos, dijo a EFE una portavoz del Departamento de Justicia, que pidió el anonimato.

Al respecto, añade que el Departamento de Justicia de Estados Unidos también está profundamente decepcionado por la decisión de México de publicitar información que se compartió con México de forma confidencial.

Leer másPublica FGR expediente en el que exoneró a Salvador Cienfuegos 

Publicar esa información, continuó la fuente, «viola el Tratado de Asistencia Legal Mutua entre México y Estados Unidos y pone en duda si Estados Unidos puede seguir compartiendo información para apoyar las propias investigaciones criminales de México», destaca la publicación. 

Además, el Departamento de Justicia considera que los materiales sobre el caso publicados este viernes por el Gobierno mexicano demuestran que el caso contra el general Cienfuegos no fue, de hecho, fabricado.

«Esos materiales muestran también que la información que se utilizó para acusar al general Cienfuegos se recopiló legalmente en Estados Unidos, siguiendo una orden judicial estadounidense apropiada, y respetando por completo la soberanía de México», recalcó la fuente a EFE.

Estamos profundamente decepcionados por la decisión de México de cerrar su investigación

Portavoz del Departamento de Justicia, que pidió el anonimato a EFE

Un gran jurado federal de Estados Unidos analizó esos materiales y otras pruebas y concluyó que estas respaldaban los cargos criminales contra Cienfuegos, por lo que Washington sigue defendiendo completamente su investigación y sus cargos en este asunto, concluyó.

La portavoz se refería a la decisión del Gobierno mexicano de publicar este viernes el expediente de 748 páginas que le entregó Washington sobre Cienfuegos, donde se le acusa de haber protegido a narcotraficantes mientras fue ministro de Defensa, durante la etapa de Enrique Peña Nieto (2012-2018).

Tensión bilateral en aumento

Las declaraciones del Departamento de Justicia llegan un día después de que la misma agencia afirmara que el Gobierno estadounidense se «reserva el derecho» de procesar al general Cienfuegos si el Ejecutivo mexicano no lo hace.

Según publica EFE, la relación entre México y Estados Unidos se ha tensado por el anuncio del primero, el jueves por la noche, de que no encausará al general, al no hallar pruebas que lo vinculen con el crimen organizado ni enriquecimiento ilícito.

Leer másAsegura AMLO que mientras no lo censuren en Facebook, seguirá subiendo videos

Cienfuegos fue capturado el pasado octubre en Los Ángeles y posteriormente trasladado a Nueva York, donde se le acusó de haber protegido y recibido sobornos del hoy extinto cártel mexicano H-2, una escisión del grupo criminal de los Beltrán Leyva prácticamente desconocida hasta la detención del general.

En noviembre, sin embargo, la Fiscalía mexicana y el Departamento de Justicia llegaron a un extraordinario acuerdo por el que Estados Unidos retiró las acusaciones de narcotráfico y lavado de dinero contra Cienfuegos, a cambio de que fuera investigado en México.

La exoneración de Cienfuegos en México ha supuesto un fuerte varapalo a las pesquisas de la Agencia de Control de Drogas de Estados Unidos (DEA, en inglés), ya irritada por la decisión del Gobierno mexicano de limitar el trabajo de esa y otras agencias de seguridad extranjeras.
El aumento en las tensiones llega cuatro días antes de que llegue al poder el presidente electo Joe Biden, e incrementa la incertidumbre sobre el rumbo que tomará la relación bilateral.

¿Qué dice el expediente?

El Gobierno mexicano publicó este viernes el expediente de 748 páginas que le entregó Washington sobre Salvador Cienfuegos, exjefe del Ejército mexicano, acusado de narcotráfico por Estados Unidos, pero exonerado por la Fiscalía General de la República (FGR) mexicana.
EFE reveló las claves del archivo de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, en inglés), a la que el presidente Andrés Manuel López Obrador acusó de «fabricar» el caso contra Cienfuegos.

«Las pruebas recabadas en los Estados Unidos consisten principalmente en unas comunicaciones interceptadas, en decomisos físicos de drogas y en testigos cooperantes», explica Timothy Shea, administrador interino del Departamento de Justicia estadounidense, en una carta dentro del archivo.

La evidencia, en su mayoría mensajes de texto e imágenes compartidas, corresponden a Juan Francisco Patrón Sánchez, narcotraficante conocido como el H2, y Daniel Isaac Silva Gárate, el H9, quienes operaban en el occidental estado mexicano de Nayarit antes de ser abatidos en 2017.

Según la DEA, explica EFE, ellos hablaban entre sí sobre Cienfuegos, a quien se referían como Padrino o Zepeda, su segundo apellido.

En la evidencia, también hay capturas de pantalla de «comunicaciones» de Cienfuegos sobre «unas reuniones de la DEA con sus homólogos mexicanos» acerca de investigaciones en contra de Patrón Sánchez.

Lo que presuntamente demuestran 

Para Washington, la investigación reveló que mientras Cienfuegos era titular de la Secretaría de Defensa Nacional (Sedena) en la presidencia de Enrique Peña Nieto (2012-2018), «ayudó» al cártel del H2 a «fomentar sus acciones violentas e ilegales».

«Las pruebas acreditarán que él recibió sobornos de la organización Patrón Sánchez a cambio de protección, brindó rutas seguras para el paso de las drogas y armas a la Ciudad de México y dio información sobre los operativos militares y policiales en México», argumenta Shea.

La evidencia, asevera el funcionario estadounidense, también revelaría que el exjefe del Ejército restringía los operativos militares en Nayarit para proteger las operaciones de Patrón Sánchez.

Con estas pruebas, el Departamento de Justicia justificó cuatro cargos contra Cienfuegos. Tres de ellos son de asociación delictuosa para fabricar, importar y distribuir heroína, cocaína, metanfetamina y mariguana, mientras que el último es de asociación delictuosa para cometer lavado de dinero proveniente del narcotráfico, detalla el texto.

«En junio de 2019, esta investigación fue presentada ante un gran jurado federal en el Distrito Este de Nueva York, mismo que acusó a Cienfuegos Zepeda el 14 de agosto de 2019 de participar en un plan de importación y tráfico de drogas con la organización de tráfico de drogas de Patrón Sánchez», dice.

El Departamento de Justicia asevera que no hubo interceptaciones electrónicas hechas en territorio nacional mexicano.

La evidencia se recabó al intervenir en 2016 dispositivos electrónicos que Patrón Sánchez y Silva Gárate usaban en Estados Unidos para hablar sobre «una persona», que la DEA identificó después como Cienfuegos, a quien acusó de coconspirador.

«En esta investigación, la DEA nunca tuvo como objetivo directo a ningún funcionario del Gobierno de México, tampoco estuvo vigilando o investigando las actividades de Cienfuegos Zepeda dentro de territorio nacional mexicano», asegura Shea.

Lo que dice México

Pese a esta evidencia, la FGR concluyó que Cienfuegos no sostuvo encuentro ni comunicación con grupo delictivo alguno. Por lo que se determinó no ejercer acción penal, destaca EFE.

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, se excusó con una nota del Wall Street Journal que cita a «personas en ambos países familiarizadas con el caso» que creen que la evidencia es «circunstancial».

En el expediente compartido por la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), el Departamento de Justicia aclara que anexa las pruebas clave y que sigue evaluando las pruebas en virtud de que podrían estar relacionadas con otras personas.

El presidente López Obrador destacó que se les pidió que enviaran todo lo que tenían, pero si no fue así y tienen más, comentó que están abiertos a recibir todas las pruebas. Con información de EFE.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo