Política

Cien días ambiciosos: una dosis de esperanza, pero no para todos

El doctor Meade llevó a cabo un análisis de los primeros cien días de Gobierno del nuevo presidente estadounidense, Joe Biden

Por  Everard Meade

Cien días ambiciosos: una dosis de esperanza, pero no para todos(Agencia Reforma)

Cien días ambiciosos: una dosis de esperanza, pero no para todos | Agencia Reforma

Estados Unidos.- El jueves 29 de abril, el Mandato del presidente Joe Biden cumplió 100 días — una vara de medir tradicional en la política estadounidense.

Lo más destacado es el proceso de vacunación, y ha sido un exitazo. El 8 de diciembre, un mes antes del inicio de su Gestión, Biden prometió administrar 100 millones de dosis de la vacuna en los primeros 100 días de su Administración. El 25 de marzo, dobló la apuesta hacia 200 millones de dosis. Alcanzó esta meta el 22 de abril. Hoy en día, 43 por ciento de la población ha recibido por lo menos una dosis de la vacuna.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Para capturar el significado de esta meta, Biden citó a una enfermera en Arizona, quien la describió como “una dosis de esperanza”. Una población totalmente vacunada y una sociedad abierta brillan en el horizonte.

Leer más: Joe Biden planea desviar políticas de Donald Trump al enfrentarse a Corea del Norte 

Claro, el desarrollo de la vacuna antecedió a Biden y formó parte de un esfuerzo global. Pero, la nueva Administración mejoró mucho a las cadenas de distribución y la colaboración con las autoridades estatales y locales.

El reto más grande era comunicativo: superar a la resistencia y el escepticismo sobre la vacuna, desmentir a los mitos y las teorías de conspiración sobre la pandemia, y divorciar los medios sanitarios de la política partidaria. Todavía hay mucho por hacer en este aspecto, pero la calidad de la comunicación ha sido incuestionablemente mejor bajo Biden.

El cambio de tono se refleja en mucho en la política de Biden — reasentó a los Acuerdos de París y la Organización Mundial de la Salud, suprimió la prohibición de entrada para ciudadanos de varios países musulmanes, y canceló el gran muro quijotesco en la frontera con México. 

No es solamente una cuestión de dar reversa a la política cínica y cruel de Trump. Biden ha repetido el aviso de que en varios aspectos —infraestructura, educación pública, cambio climático, democracia electoral— hemos llegado al “punto de inflexión”. Si seguimos en el mismo camino, el declive será inevitable, y nuestros principios sagrados más y más ahuecados. Para contrarrestar este declive, Biden ha presentado una serie de reformas e inversiones transformacionales, a una escala que no hemos visto en más de medio siglo.

China y Rusia

A pesar de la grandeza de sus propuestas, no puedo escapar el sentimiento persistente de que el nuevo presidente está peleando la última guerra.

En su presentación, ahora estelar, cuando Biden señaló la lógica detrás de estas grandes inversiones, repitió una y otra vez una competencia mortal con China y otros países autocráticos. Proyectó también el espectro de la amenaza militar de Rusia. Y vinculó el triunfo global en contra de estas fuerzas nefastas con el resguardo de la clase media estadounidense, particularmente los de “collar azul” (sin títulos universitarios). Es un lenguaje prestado de la Guerra Fría, empaquetado de nuevo con los grandes problemas del siglo XXI. No cuestiono la existencia de estas amenazas, pero las ausencias sí son preocupantes.

Norteamérica

México no ameritó mención, ni Canadá tampoco — los dos socios económicos más importantes del país. Cuando Biden habló de “comprar estadounidense” hubiera sido tanto más honesto que más estratégico hablar de “comprar norteamericano” — más honesto porque con las cadenas de abasto existentes, no podemos producir la mayoría de bienes y servicios que utilizamos en aislamiento, pero con el resto del continente sí sería posible; más estratégico porque nuestros vecinos son democracias vibrantes, con los cuales compartimos los grandes retos estructurales identificados por Biden a un nivel íntimo e inmediato. Por eso la colaboración continental ofrece un contrapeso visible y viable en contra de las fuerzas autocráticas del mundo.

El presidente Biden mencionó a los migrantes centroamericanos y reconoció la maraña de “violencia, corrupción, pandillas, inestabilidad política, hambre, huracanes, temblores y desastres naturales” detrás del fenómeno. Pero no mencionó la crisis humanitaria actual en la frontera.

Migración 

En Tijuana, se encuentran 2 mil personas en un campamento en la plaza enfrente del puente peatonal para entrar a los Estados Unidos, la mayoría centroamericanos buscando asilo político. Carecen de agua potable, comida, ropa, albergue, servicios de salud y, sobre todo, información. No saben ni cuándo van a tener la oportunidad de presentar sus casos, ni cómo hacerlo. En esta brecha, han entrado bribones, contrabandistas y criminales de todo tipo. Es así por toda la frontera.

Por desesperación, muchos han decidido cruzar por el desierto, el río o el mar. Como consecuencia, 2021 podría ser el año con más muertos en la frontera, tal vez en la historia del país. Perdidos en el desierto o el monte, ahogados en el río, muertos en accidentes bajo persecución de la Patrulla Fronteriza, ejecutados y quemados en camiones o asfixiados en remolques refrigerados en México — no queremos ver, pero somos testigos de un horror. Y, ¡ay, los niños!

El 20 de marzo, murió ahogada una niña mexicana de 9 años en el río Bravo. Su caso no capturó la atención mundial, como la de Valeria Martínez Ramírez, salvadoreña de 2 años, quien pereció ahogado en los brazos de su padre, Óscar Alberto, el 26 de junio de 2019. ¿Por qué? Ella fue una de varios en los últimos 100 días — un guatemalteco de 8 años, hondureños de 8 y 13 años, y otros más, sin mencionar el bebé de 6 meses tirado al río por un coyote, o las dos niñas soltadas de un muro fronterizo de 4 metros.

Biden no tiene la culpa, pero los migrantes están en la frontera por una combinación de los mismos grandes retos identificados por él en su presentación — un año de pandemia que ha devastado a la economía global, 15 años de una guerra del narco que ha desestabilizado a toda la región, 30 años sin una reforma migratoria que deja a millones de familias divididas, y medio siglo de agudizamiento de la crisis ambiental que causará migraciones forzadas cada vez más grandes y más desesperadas.

Aquí, en la frontera, ahora mismo está el sitio en donde las grandes teorías y propuestas hechas por Biden están en juego como ningún otro lugar, y en los últimos 100 días nadie puede declarar ni victoria, ni mucho progreso. 

¿Podemos declarar grandes logros sociales cuando tenemos docenas de niños muriendo en la frontera? Ellos también necesitan su dosis de esperanza.

EL PERFIL

Cien días ambiciosos: una dosis de esperanza, pero no para todos
Everard Meade

Nombre: Everard Meade.
Profesión: Investigador.
Lugar: San Diego, California.

Trayectoria: Profesor en la Escuela Kroc de Estudios de Paz de la Universidad de San Diego, especialista en estudios de violencia, migración y derechos humanos. 
Exdirector del Instituto Transfronterizo de la universidad antes mencionada. Ha dirigido seis diplomados de paz en Culiacán, Sinaloa.

Apoyo a México

El presidente López Obrador adelantó que es probable que el Gobierno de Estados Unidos, encabezado por Joe Biden, envíe, en calidad de préstamo, cerca de 5 millones de dosis de la vacuna contra covid-19 de AstraZeneca. 
Fuente: Agencia Reforma.

Impuestos

Biden señaló que duplicaría los impuestos sobre las ganancias de las personas con mayores ingresos y que elevaría, además, la tasa máxima de impuesto sobre la renta. Fuente: Reforma.

Frontera

Biden aseguró hace unos días que su Gobierno controla la situación en la frontera sur, donde en los últimos meses se ha registrado un aumento récord de migrantes indocumentados que cruzan a Estados Unidos, sobre todo de familias y menores no acompañados. Explicó que el mes pasado, miles de menores no acompañados estaban en las cárceles para adultos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés), pero que esas cifras ya habían bajado “dramáticamente”.  Fuente: Reforma.

Leer másVeto de EE.UU. al camarón repercutirá negativamente en Sinaloa: gobernador 

Discurso

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, habló el pasado miércoles ante el Congreso para dar un balance de los primeros 100 días de Gobierno. Entre sus primeros logros, el mandatario señaló el plan de rescate económico de 1.9 billones de dólares aprobado en marzo. Señaló que con ello se recorta la pobreza infantil a la mitad.

“Y en el proceso, mientras todo esto ocurre, la economía ha creado más de 1.3 millones de empleos en 100 días, más empleos en ese tiempo que cualquier otro presidente en la historia”, dijo.

Joe Biden celebró también que Estados Unidos retomara su papel de liderazgo en el mundo y reiteró que mantendrán mano dura contra quienes representen una amenaza. 

 
No puedo especificar lo mucho que hemos hecho por los trabajadores: AMLO por el 1° de Mayo
Síguenos en

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo