Selecciona tu región
Política

Construcción del tren maya no se exime de la ley: FONATUR

El director de Fonatur, Rogelio Jiménez Pons, aseguró que el proyecto ‘va porque va’ y estará listo en 2023, como lo aseguró el presidente.

Por David Ortega

-

México.- Esta semana, se hizo público el decreto presidencial sobre obras prioritarias del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Según este decreto, y en específico en la obra del Tren Maya, tendrá un impacto importante, ya que el Fondo Nacional de Fomento al Turismo no tendrá que esperar a que se apruebe la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), ni esperar a ningún otro permiso para que el Ejército continúe con la construcción de los tramos 5, 6 y 7, que van desde Playa del Carmen, Quintana Roo, hasta Escárcega, Campeche. Pese a las críticas y opiniones de la derecha en México, el director de Fonatur, Rogelio Jiménez Pons, afirmó que esto no significa que se salten la ley.

“El decreto que causó mucha sorpresa y muchas críticas, para nada nos exime de presentar todo lo que pide la ley”, declaró.

En conferencia de prensa desde Palenque, Chiapas, ante medios de comunicación nacionales y locales invitados a conocer parte de la construcción y proyecto del Tren Maya, organizado por Fonatur, afirmó que el cuidado del medio ambiente es una prioridad de la obra.

Insistió que con el decreto de AMLO, lo único que se está logrando es ahorrar tiempo. “Yo conozco a Andrés Manuel, lo conozco desde hace 40 años, si él dijo en diciembre de 2023, es diciembre del 2023 a como dé lugar, ahí nos morimos todos en la raya, mi cuello está de por medio”, mencionó el director de Fonatur.

Leer más: Gobierno de AMLO pide recursos a USA para aceptar el programa "Quédate en México"

Sin retrasos

El funcionario puso de ejemplo un estudio técnico justificativo, en el que se tiene que esperar hasta 45 días por ley para obtener una resolutiva. “Así hay muchísimos otros estudios, muchos otros trámites del MIA que requieren tiempos por ley que sí nos retrasan inicialmente, sobre todo en un proyecto que ya tiene una dinámica de cambios y actualizaciones, muchas de ellas derivadas de cuestiones físicas o incluso de cuestiones arqueológicas, todo ello significando en retrasos importantes de gestión”, insistió Jiménez Pons.

Además, dijo que esto del decreto tampoco significa opacidad, pues seguirán operando los mismos sistemas de transparencia. Jiménez indicó que en un plazo de 12 meses deberán tener todos los permisos ambientales e insistió en que su eje será la transparencia, dando acceso a las fuentes de información, siendo honestos hasta con sus propios errores, dijo.

“Lo vamos a aprovechar por tiempo, el tiempo sí nos apremia. El tamaño de obra es una obra muy comprometida en tiempo. Será un récord lograrla y es lo que más nos interesa, acabarla y acabarla bien”, sostuvo.

Por otro lado, el director de Fonatur mencionó que esta obra también incluye resolver problemas sociales, puesto que hay casas cercanas al Tren Maya en donde el problema no es la obra, sino que no tienen agua. Y en el caso de las familias que están ubicadas e invadiendo el derecho de vía y que no quieren moverse a una nueva ubicación, son también consideradas y respetadas, con la instrucción de convencerlas “por las buenas”, dijo.

Rogelio Jiménez Pons reiteró la importancia que tiene para el Tren Maya la responsabilidad del medio ambiente, pues, a pesar de lo que muchas personas han asumido, el proyecto contempla 18 programas de remediación y mitigación ambiental.

Señaló que con el Tren Maya se corrigen muchas de las irresponsabilidades que se tuvieron en Administraciones anteriores, donde se realizaron obras carreteras sin tener una conciencia ambiental, por lo que se fraccionaron ecosistemas, mismos que serán reconectados.

Va porque va

Jiménez Pons se refirió también al presupuesto del Tren Maya. Recordó que, en un principio, el tren era de un pequeño tramo, que era Cancún-Playa del Carmen, doble vía. Posteriormente se decidió hacer doble vía desde Mérida, Tulum y hasta Chetumal, siendo el 43 por ciento del Tren Maya de doble vía, además de que también se decidió que fuera eléctrico.

“Todos esos nuevos alcances han ido generando un mayor nivel de inversión y también pasamos de 18 estaciones a más de 30”, explicó. Ademas de que originalmente también algunas estaciones iban a contar con inversión privada, lo que ya no sucedió, pues todo será obra pública. Por lo anterior, pidió entender que no se trata de un encarecimiento, sino una ampliación de los alcances del proyecto.

Medio ambiente

En esta conferencia, el Fondo Nacional de Fomento al Turismo presentó los avances de la estrategia medioambiental del proyecto Tren Maya, entre los que destacan el avance de estudios y autorizaciones ambientales, pasos de fauna, inversión en la conservación de áreas naturales protegidas, entre otros. Gabriela Gutiérrez, subgerente ambiental de Fonatur Tren Maya, afirmó que el tren tiene cuatro ejes importantes, como la sustentabilidad (que está basada en la cultura, medio ambiente, social y económica).

Explicó que los cuatro ejes en los que está basada la estrategia ambiental son: gestión, conservación, ordenamiento territorial y coordinación institucional.

“El Tren Maya dice: vamos a utilizar la infraestructura existente en la península porque, gracias a eso, vamos a disminuir los impactos que el tren pudiera tener durante sus etapas de preparación, construcción y operación del mismo”, afirmó Gabriela Gutiérrez.

En ese sentido, el director de Fonatur, Jiménez Pons, aseguró que esta estrategia es una deuda histórica. “Lo que han aportado estados como Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo no se han visto retribuidos. La falta de un programa de desarrollo en la época postpetróleo ha generado el desastre urbano en la región, y la falta de políticas de Estado ha contribuido”, dijo.

En palabras de Jiménez Pons, es de suma importancia combatir la deforestación que existe en la región, ya que resulta en la pérdida anual de decenas de miles de hectáreas de selva y bosque, procesos muy graves que buscan revertir”, mencionó.

“Queremos ampliar las reservas ecológicas. Calakmul es nuestra reserva más grande. Queremos hacer un programa para crecer las zonas de reserva (…) El objetivo es crear verdaderos corredores para que los animales tengan la protección de la zona”, afirmó.

Los Datos

Obra prioritaria 

El Tren Maya, que debería estar listo para finales de 2023, es un proyecto prioritario de López Obrador, con una inversión de alrededor de 200 mil millones de pesos  para construir cerca de mil 554 kilómetros en los cincos estados del sureste: Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo.

A finales de octubre, Jiménez Pons informó al Senado que el costo de la obra había crecido en 60 mil millones de pesos (unos 2 mil 800 millones de dólares) hasta los 200 mil millones de pesos (unos 9 mil 300 millones de dólares), debido al aumento de tramos de doble vía, su electrificación y a un mayor número de estaciones.

Impacto ambiental

La Semarnat y la Sedatu, dependencias federales que han dado acompañamiento a las trabajos en 15 áreas naturales protegidas por donde pasa el Tren Maya, han realizado observaciones al proyecto en materia de impacto ambiental. A la fecha, aún tienen pendientes la liberación de vías en los tramos 1 y 2.

Para entender...

Fauna y población a salvo, asegura Fonatur

El director de Fonatur, Rogelio Jiménez Pons, afirmó que, pese a las críticas, el Tren Maya sigue en pie, con planes de terminarse en diciembre de 2023, sin que esto signifique pasar sobre la ley o no respetar al medio ambiente, a la fauna ni a la población. 

Leer más: Loret de Mola acusa a Napoleón Gómez Urrutía de dar contratos a empresa de su hijo

Sobre los pasos de fauna, Jiménez Pons aseveró que, junto a la comunidad científica, se han determinado el posicionamiento de cientos de ellos en la ruta del tren. Especies como el jaguar y otras más serán protegidas con estos pasos de fauna para que tanto la modernidad del tren y su hábitat natural puedan convivir.

Alessandra Rojo de la Vega responde a acusaciones: abrazos en 25N fueron para frenar violencia
Síguenos en

David Ortega

Reportero de Investigación y corresponsal

Seis años laborando para la casa editorial El Debate en Culiacán, Sinaloa y en la Ciudad de México. Con experiencia en cubrir al sector salud, partidos políticos, presidencia, marchas y manifestaciones, universidades y fuentes académicas, ciencia, seguridad, historias de la calle, personajes citadinos, cultura y espectáculos. Doy cobertura como corresponsal en la Ciudad de México de toda noticia de relevancia nacional, así como de diversos temas de interés para la sección Tercer Piso, información publicada en edición impresa del periódico y en el sitio debate.com.mx. Aportación al contenido digital de la empresa con transmisiones en vivo para la plataforma Facebook en la cuenta de EL DEBATE. Hasta ahora, en mi paso por EL DEBATE, he logrado obtener el Premio Nacional de Periodismo 2018 en la categoría de entrevista, el Premio Periodismo y Competitividad 2015 otorgado por el Consejo para el Desarrollo Económico de Sinaloa (Codesin) por mi colaboración en el trabajo periodístico “Lucran con la propiedad pública” del periodista Luis Enrique Moreno. También fui becado por la Universidad Iberoamericana de la Ciudad de México en su programa de especialización periodística Prensa y Democracia (PRENDE) 2017 y por El Centro de Investigación y Docencia Económicas, A.C. (CIDE) en su Diplomado de Periodismo de Investigación 2019. Soy egresado de la Licenciatura en Comunicación y Periodismo por la Universidad Nacional Autónoma de México.

Ver más