Política

Controversia por acuerdo de no reprobar a menores

Los especialistas en materia educativa Jaime Miranda y Prudenciano Moreno muestran opiniones divididas ante el anuncio del secretario de Educación Pública

Por  Ramón Verdín

Controversia por acuerdo de no reprobar a menores.(Imagen ilustrativa/ Pixabay)

Controversia por acuerdo de no reprobar a menores. | Imagen ilustrativa/ Pixabay

México.- Los cambios a las normas generales para la evaluación, la acreditación, la promoción y la certificación en la educación básica han sucedido continuamente.

Durante la Administración de Enrique Peña Nieto se modificaron en el 2013 (cuando Emilio Chuayffet se desempeñó como secretario de Educación Pública) y en 2016 (con Otto René Granados Roldán). Estos cambios ocurren debido a retroalimentaciones del sector magisterial, por lo que se esperarían nuevos ajustes en la materia en el Acuerdo 696 del Diario Oficial de la Federación (DOF), por el que se establecen, abundaron los académicos Jaime Eugenio Miranda y Prudenciano Moreno Moreno. 

El documento publicado el 29 de marzo del 2019 por el hoy titular de Educación Pública, Esteban Moctezuma Barragán, omite el factor asistencia como parte esencial de la calificación de los alumnos de preescolar y los dos primeros grados de primaria, abundó el profesor Jaime Eugenio Miranda, lo cual representa una regresión al 2013, donde tampoco se contaba como relevante esta variable. Los maestros podrían hacer sugerencias que coadyuven a optimizar el acuerdo y lograr que la asistencia sea contemplada, aceptó el docente y maestro en pedagogía.

Detalles del acuerdo

En el manifiesto más reciente, publicado por Moctezuma [disponible en la página http://cort.as/-HE2J], se comunica que la educación preescolar se acredita con el solo hecho de haber cursado el grado correspondiente; mientras que primero y segundo grado de la educación primaria se acreditan con el solo hecho de haber cursado el grado correspondiente.

El comunicado de Granados Roldán (sucesor de Aurelio Nuño durante el mandato de Peña Nieto) mencionaba que en la educación preescolar se acreditaba utilizando solo el criterio de al menos 80 por ciento de asistencia. En la educación básica, primer grado se acreditaba con al menos el 80 por ciento de asistencia; y segundo grado se acreditaba con al menos el 80 por ciento de asistencia, calificaciones aprobatorias en Lengua Materna y Matemáticas; un nivel de desempeño mínimo de dos en al menos dos de las áreas de desarrollo personal y social; y un nivel de desempeño mínimo de dos en al menos dos clubes de autonomía curricular, según consta en la información de http://cort.as/-HE30

Frecuentes cambios

El docente Jaime Eugenio Miranda, egresado de la Universidad Pedagógica Nacional, afirmó que desde tiempos del expresidente Carlos Salinas de Gortari, cuando México ingresó en el entonces Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), suceden estas variaciones, por lo que obedecen a cuestiones políticas que cada mandatario federal impone: «No entiendo por qué se polemiza tanto con los decretos, han existido desde siempre. El documento más reciente obligó, de hecho, a la Secretaría de Educación Pública (SEP) a reestructurar la plataforma para la captura de las evaluaciones para apegarse en lo que se establece en el nuevo acuerdo. Siempre llegan mecanismos nuevos», añadió.

Anteriormente, los padres de familia no tenían acceso a los métodos de evaluación. 

No obstante la facilidad proporcionada por las redes sociales y los medios de comunicación, permitió la difusión del nuevo acuerdo, lo que podría ocasionar escenarios de ausentismo en estos grados de formación. 

«Generó polémica. Para quienes estamos en las aulas, no es nada nuevo. Anteriormente se decía que con tan solo haber cursado el preescolar y primer grado serían promovidos, no había criterio de asistencia. Los padres se enteraron de que los niños no reprobarían si faltaban, por lo que bajó la asistencia de los niños». 

Posteriormente, agregó Miranda, los prestadores de servicios académicos solicitaron que se considerara un mínimo del 80 por ciento de asistencia de los menores de edad a las aulas.

La iniciativa se origina del sistema educativo finlandés, donde los educandos no reciben evaluaciones escritas hasta el tercer grado de educación básica. En contraste, las condiciones económicas de México y Finlandia no son similares: «El ingreso per cápita de los padres de familia está muy por arriba del nuestro, son circunstancias diferentes». 

A favor

Prudenciano Moreno Moreno, maestro en estudios latinoamericanos (ciencias políticas y sociales) por la Universidad Nacional Autónoma de México, exhortó a las autoridades educativas mexicanas por un sistema de corte humanista, con formación integral de niños y niñas: «Se debe privilegiar la formación, la pedagogía y la relación humanizada entre la escuela y el niño. No debe por ningún motivo ser la evaluación la que prevalezca. Está bien, provisionalmente. No es necesario que a los niños se les repruebe». 

Asimismo, convocó a reconsiderar la relación del Gobierno mexicano con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en materia de educación y elaborar un proyecto educativo nacional con reglas propias.

Para entender...

«Ridículo reprobar a un niño por faltas»: Moctezuma

Fue el 29 de marzo del año en curso cuando Esteban Moctezuma Barragán lanzó el Acuerdo #11/03/19 por el que se establecen las normas generales para la evaluación del aprendizaje, acreditación, promoción, regularización y certificación de los educandos de la educación básica. Ante la polémica generada, el 23 de abril lanzó un vídeo en Twitter [http://cort.as/-HAmx] donde defendió la propuesta.