Selecciona tu región
Política

Critican la apuesta de la Guardia Nacional contra el feminicidio en México

Defensoras de los derechos de la mujer destacan que no basta con nuevos elementos, sino con estrategias que puedan hacerle frente al problema.

Por Lorena Caro

-

México.- El feminicidio y la violencia contra la mujer en todas sus expresiones son los delitos que el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador no solo no ha podido contener, sino que han incrementado durante su mandato.

La misma autoridad así lo ha reconocido en sus registros oficiales. La titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), Rosa Icela Rodríguez, anunció recientemente que para reforzar las acciones contra la violencia de género, la Guardia Nacional (GN) alista un grupo especial de 100 mujeres que apoyarán el trabajo de investigación que realizan las fiscalías generales de justicia del país.

Para representantes de organizaciones en pro de la mujer en México y expertas en sociología, combatir esta problemática no basta con nuevos elementos, sino que parte de las estrategias que puedan ofrecer ante la falta de investigación, impartición de justicia, prevención y reparación del daño a las víctimas.

El último reporte de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana señala que de enero a agosto se registraron en México 692 feminicidios. Este delito incrementó 8 por ciento respecto a enero-agosto de 2021, en comparación con el mismo periodo de 2020.

Sistema de impartición de justicia    

Flor Aydeé Rodríguez Campos, directora ejecutiva de Repara Lumea contra la Violencia de Género A.C., consideró para Debate que en principio, el compromiso de las autoridades, cualquiera que sea esta, debe basarse en las capacidades, y no en un género.

Abundó al respecto, que el hecho de alistar a 100 mujeres de la Guardia Nacional no garantiza que la impartición de justicia mejore en el país, por el contrario, dijo que atender la violencia que aqueja a las mujeres y niñas es responsabilidad de todas y de todos, por tanto, estos elementos deben estar capacitados y preparados en estos temas sin importar si son hombres o mujeres.

Además, expresó que aún están inciertas las funciones específicas de la Guardia Nacional. “Recordemos que fue creada en este Gobierno. Personalmente, no quisiera demeritar el trabajo de las y los elementos de la Guardia Nacional, pero estoy convencida de que no necesitamos más instituciones ni burocracia, no solo para el tema de la violencia de género, sino para fortalecer o robustecer un sistema de impartición de justicia”, expuso.

Para Flor Aydeé Rodríguez Campos, lo idóneo es sensibilizar y capacitar a las autoridades encargadas de la investigación en estos delitos, incluso por respeto y empatía a las familias que, aún con el dolor de la pérdida, tienen la valentía de llevar a cabo estos procesos. “Pero que hablar de capacitaciones no implique que las impartan las mismas autoridades o instituciones de Gobierno, sino profesionales expertas y expertos en la materia”, consideró.
Además, señaló que se debe normalizar incluir a los hombres en estos temas, que no son solo “de mujeres”.

“No necesitamos inventar nuevas instituciones. La cuestión es si la ley es carente o, más bien, nuestro sistema de impartición de justicia”, sostuvo. 

La directora ejecutiva de Repara Lumea contra la Violencia fe Género A.C. señaló que se deben de hacer eficaces y eficientes a las instituciones que ya se tiene y, más allá de burocracia, es preciso que se vea también por un tema de presupuesto, que consideró, bien podría destinarse para la atención de las personas que resultan afectadas por la pérdida de una madre, hija o hermana víctima de feminicidio y, ¿por qué no?, para la investigación de los casos.

“Más que falta de empatía por parte del Gobierno federal con la implementación de estas medidas y políticas, carece absolutamente de perspectiva de género y enfoque de derechos humanos”, opinó.

Fiscalías rebasadas

María de la Luz Estrada, coordinadora del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF), indicó en entrevista para Debate que falta tener mucha más claridad de todo el proceso de integración de las 100 mujeres de la Guarda Nacional especializadas para este tema. Opinó que se debe de tener mucha claridad en el perfil, qué tipo de capacitación tuvieron, cómo se evaluaron y por qué se seleccionaron esas 100, al considerar que no basta con que sean mujeres.

“Me parece que es un poco reducido para el problema que es tan grande. De entrada, no está mal, porque las fiscalías están rebasadas, el país está realmente en una situación grave de violaciones a derechos humanos, falta de investigación y mucho más en el tema de mujeres”, apuntó. Lo que sí es importante, de acuerdo con la especialista, es que sí se creen figuras que sean eficaces, porque luego se anuncian, suenas novedosas, pero al final no se tiene la claridad de cómo van a operar. “¿Bajo qué marco legal va a operar este grupo?”, cuestionó como ejemplo.

Ámbito local y nacional

María de la Luz Estrada indicó que esta iniciativa está hablando de competencias federales, de la Guardia Nacional, pero es importante saber en qué momento y cómo se van a coordinar con los Gobiernos locales, en este caso, con las fiscalías, porque no se ha hablando del papel que va a jugar la Fiscalía.

“No es lo mismo la competencia federal, de la local y sus fueros. Son responsabilidades y atribuciones donde deben de tener claridad en el marco legal. Saber qué facultades van a tener esas 100 mujeres, aunque son pocas”, reafirmó.

La coordinadora del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF) destacó que con este plan se busca reforzar las interacciones entre las diversas autoridades, pero eso debe de quedar sumamente claro legalmente.

Al respecto, añadió que siempre ha sido un problema en lo mínimo de coordinaciones entre los propios estados, entre lo federal y lo estatal, y ahora, si es una intervención directa, es importante conocer cómo va a ser esa intervención. 

De acuerdo con María de la Luz Estrada, esta intervención no caería en el tema de la militarización, debido a que la Guardia Nacional es una policía civil, y lo que hasta ahora se ha anunciado es que intervendría en coadyuvar en la investigación como los primeros respondientes.

Nuevas estrategias 

Anajilda Mondaca Cota, profesora investigadora en Ciencias Sociales y Humanidades, señaló en entrevista para Debate que, en primera instancia, la idea está bien, pero “a secas”. Lo preocupante, de acuerdo con Mondaca Cota, es si van a continuar o no con los mismos protocolos que, en realidad, tampoco son atendidos. Destacó que ni siquiera el número de personas que van a asignar son suficientes y, por más protocolos y leyes que se establezcan, en tanto no se apliquen, no son beneficioso.

La especialista mencionó que la queja y la preocupación también de quienes están involucrados, de colectivos feministas, entre otros, es que no se atienden los casos, hay mucha impunidad, lentitud, no se atienden las denuncias ni se tiene la atención para los familiares de las víctimas.

“Esta intención tiene que llevar una atención mucho más de fondo, en el sentido de revisar primeramente cómo se están llevando las investigaciones, porque también habría que ver la tipificación de feminicidios y, en algunos casos, la relación y el vínculo que hay con el narcotráfico y con la trata de personas”, abundó.

El caso Culiacán 

Para la profesora investigadora, la expectativa de este grupo de 100 mujeres de la Guardia Nacional es ver cuáles serán sus estrategias, cómo van a tratar los temas, independientemente de que sean mujeres las que incluyan y que se trata con perspectiva de género.

Por ejemplo, indicó que Sinaloa está dentro de los primeros lugares de feminicidios por diversas razones: como violencia familiar, por el narco, etc., y se tendría que ver desde dónde va a atender los casos de feminicidio este nuevo grupo.

Mondaca Cota, profesora investigadora en Ciencias Sociales y Humanidades, consideró que sería muy lamentable que se normalizara esta situación de violencia de género y feminicidio entre la sociedad, como ha ocurrido en otros fenómenos violentos.

El feminicidio, además, consideró que daña el tejido social, las relaciones sociales y cada vez se desconfía más en las instituciones porque no hay un dato preciso, una información precisa en la que se conozca que un buen porcentaje de feminicidios es atendido debidamente. Al no haber información confiable, la credibilidad se va perdiendo y se sigue socavando y descerrajando el tejido social, concluyó.

Para entender...

Alzan la voz

Amnistía Internacional en México lanzó la campaña #HastaSerEscuchadas, con el objetivo de que las autoridades reconozcan públicamente las deficiencias que han cometido en las investigaciones de los feminicidios, cumplan con las recomendaciones hechas por el movimiento e inicien el proceso de reparación del daño causado por dichas deficiencias.

“Desde Amnistía Internacional seguiremos alzando la voz junto con las familias de las víctimas, acompañándolas en su búsqueda de verdad, justicia y reparación del daño, hasta ser escuchadas”, dijo Edith Olivares Ferreto, directora ejecutiva interina de Amnistía Internacional México.

Leer más: El Papa Francisco pide perdón a México por exceso y omisiones del pasado

El Dato

Violencia familiar

La violencia familiar disminuyó 11 por ciento en agosto, con 21 mil 283 casos, en comparación con el máximo histórico de este delito, registrado en mayo pasado con 23 mil 905 casos.

Afirma AMLO que México alcanzará la autosuficiencia en combustibles
Síguenos en

Últimas noticias