Política

De lavador a delator de Sosa Castelán

Óscar Pacheco Medina declaró ante la Fiscalía General de la República como testigo colaborardor en el caso de Gerardo Sosa Castelán, delatando a su compañero de más de 15 años

Por  Agencia Reforma y Nadia Denisse Salinas Marroquin

Gerardo Sosa Castelán(Reforma)

Gerardo Sosa Castelán | Reforma

Ciudad de México.- Óscar Pacheco Medina conocía a Gerardo Sosa Castelán desde 1976, cuando ambos eran estudiantes universitarios, aunque no volvió a coincidir con él sino hasta 1999, cuando se reencontraron en un foro de profesionistas en el hotel La Joya de Tulancingo, Hidalgo.

"En el año 2000, durante el proceso de selección para diputados, recibí la invitación para formar parte de su equipo de campaña como representante financiero ante las autoridades correspondientes", declaró a la Fiscalía General de la República (FGR).

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

A finales de 2001 me pregunta si lo puedo apoyar llevando la contabilidad de unos inmuebles que tiene en renta con Productos Marinela en Apizaco, Teziutlán, Celaya y Tehuacán, de los cuales obtenía por concepto de renta mensual por todos la cantidad de 150 mil 500 (pesos) aproximadamente".

El trabajo de Pacheco no estaba relacionado con los puestos que ocuparía Sosa a partir de aquel año: integrante de la Cámara de Diputados, presidente del Comité Estatal del PRI y presidente el Patronato de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH).

Su función iba a ser operar los negocios inmobiliarios y los movimientos financieros personales de Sosa a través de la empresa Constructora y Arrendadora Yolo, de la que Pacheco fungía como prestanombres desde su constitución en 2001.

Desde 2015 Sosa lo desplazó de la operación de esa razón social.

El 20 de febrero de 2018 Sosa renunció a su militancia al PRI y apenas tres meses después, el 28 de mayo de 2018, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda lo denunció por lavado de dinero ante la FGR.

Al cambio de sexenio, la FGR retomó la investigación y el 24 de marzo de 2019 ordenó a la Policía Federal Ministerial indagar las empresas y allegados al ex priista hidalguense.

En esa ruta se identificó a Pacheco, quien el 3 de agosto decidió rendir su declaración ante la Fiscalía, bajo el entendido de una negociación de un criterio de oportunidad.

Es decir, se convertiría en un testigo colaborador de la FGR a cambio de no pisar la cárcel, lugar donde ahora se encuentra el personaje a quien sirviera por casi 15 años.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo