Política

El asesinato del gobernador de Jalisco Ramón Corona en 1889, un caso similar al de Aristóteles Sandoval

El último gobernador de Jalisco asesinado antes de Aristóteles Sandoval fue Ramón Corona, en un hecho que se remonta a 1889 y aquí te compartimos

Por  Raúl Durán

Antes de Aristóteles Sandoval, el último asesinato de un gobernador de Jalisco fue en 1889, a Ramón Corona.(Wikipedia)

Antes de Aristóteles Sandoval, el último asesinato de un gobernador de Jalisco fue en 1889, a Ramón Corona. | Wikipedia

Guadalajara.- La madrugada de este viernes 18 de noviembre de 2020 fue asesinado el ex gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, en un ataque armado directo mientras se encontraba en un establecimiento en Puerto Vallarta. Se trata del primer magnicidio ocurrido en el estado en más de 130 años, pues el último había ocurrido en 1889, cuando el entonces gobernador jalisciense, Ramón Corona, fue asesinado.

La similitud en ambos casos no pasa desapercibida para Jaime Olveda, doctor en Historia por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), pues aunque los tiempos son muy distintos, desde el lejano siglo XIX ningún gobernador de Jalisco había sido asesinado, algo que sin duda reaviva las preguntas en torno a la crisis de inseguridad que padece México. (El asesinato de Aristóteles Sandoval, ex Gobernador de Jalisco revivirá preguntas por la seguridad)

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

En esta ocasión, te contaremos la historia del último magnicidio en el estado jalisciense antes del caso del exgobernador Aristóteles Sandoval, esta es la historia del asesinato de Ramón Corona:

El asesinato del gobernador de Jalisco Ramón Corona

El general Ramón Corona Madrigal, reconocido por su ilustre carrera militar, fue gobernador de Jalisco por escasos periodos interrumpidos desde 1886 hasta el 10 de noviembre de 1889, cuando fue asesinado por la espalda mientras caminaba acompañado por su esposa en el corazón del Centro Histórico de Guadajalajara. 

Ramón Corona gozaba por entonces de gran aceptación como gobernador de Jalisco, considerado incluso un posible candidato a la presidencia de México, ocupada todavía por Porfirio Díaz, una figura que no estuvo libre de sospechas en torno a las misteriosas circunstancias del crimen.

El militar que luchó contra los franceses durante la Intervención, con sus más grandes batallas cerca de Mazatlán, Sinaloa, había sido electo como gobernador de Jalisco el 1 de marzo de 1887, a su regreso de España tras una estancia de más de 10 años como diplomático enviado por el presidente Sebastián Lerdo de Tejada.

Su primer periodo como gobernante concluyó el 22 de septiembre de ese mismo año, luego lo fue del 24 de noviembre hasta el 17 de marzo de 1888, del 1 de abril al 9 de enero de 1889, del 25 de enero al 21 de marzo, y finalmente del 1 de abril al 10 de noviembre de 1889, día de su muerte. El relato brindado a continuación se escribió a partir del texto "¿Quién mató a Ramón Corona?", del historiador y profesor de la FES Acatlán de la UNAM, Ricardo Cruz García.

Era una tarde tranquila en Guadalajara, capital jalisciense. El general Ramón Corona había salido del Palacio de Gobierno tomado del brazo por su esposa Mary Ann McEntee. Asistirían juntos a una función en el Teatro Degollado, justo frente a la plaza de la catedral principal de la ciudad, a tan sólo unas cuadras, en el corazón del Centro Histórico.

Ni el sol alumbrando las calles ni la calma del día hizo al gobernador de Jalisco prever lo que pasaría después. De pronto, un desconocido llega y apuñala por la espalda al mandatario, lo hiere en el cuello, luego en el hombro. Corona alcanza a voltear para encarar al agresor, pero ya no puede defenderse. Su esposa intenta protegerlo y empuja al asesino, que también la hiere.

El general es nuevamente herido, esta vez en el vientre. Se dice que alcanzó a susurrarle al agresor: "¡Pobre hombre, te perdono!". El asesino se aleja, pero es hallado muerto en medio de la calle, con múltiples heridas provocadas por el mismo puñal con que finó al gobernante. 

Ramón Corona no logró sobrevivir al ataque, pese a que alcanzó a llegar a las puertas de la Inspección de Policía con ayuda d su esposa, donde fue auxiliado, la profundidad de las heridas terminó por causarle la muerte. La noticia sacudió a Jalisco, las preguntas sobre la identidad del asesino resonaban.

Asesinato del gobernador de Jalisco Ramón Corona, caso similar a Aristóteles Sandoval
El general Ramón Corona, asesinado por la espalda el 10 de noviembre de 1889. Foto: Wikipedia

A unos metros del lugar del crimen, encuentran e identifican al agresor, se trata de un joven llamado Primitivo Ron, quien apenas unos días atrás había obtenido su baja voluntaria de la gendarmería de Guadalajara y acudido luego al despacho de Ramón Corona para pedirle personalmente que le consiguiera un empleo, esta vez como inspector de la gendarmería.

Tal parece que el resentimiento fue lo que llevó a Primitivo Ron a atacar por la espalda al gobernador jalisciense y quitarle la vida. Tras consumar el acto, él mismo se quitó la vida con el mismo puñal con que perpetró el crimen. 

Apenas el 29 de octubre había ingresado a la gendarmería de Guadalajara tras deambular por poblados cercanos y haber sido destituido como profesor en Mezquitán por hacer propaganda protestante en la escuela. Tan sólo unos días después de convertirse en gendarme, solicita su baja bajo el argumento de que decidió quitarse la vida. 

La petición en un principio es rechazada, pues se le persuade de que dicha acción representaría un inconveniente, por lo que decide cambiar el motivo de su renuncia, diciendo que tenía que salir de la ciudad. La petición esta vez se concede, el 6 de noviembre de 1889. 

Tras esto, acude personalmente a la oficina de Ramón Corona acompañado de otro sujeto, le pide empleo para ingresar nuevamente a la genderamería, pero esta vez como inspector. El gobernador lo escucha y lo envía con el ayudante Rafael González, para que este lo lleve ante el teniente coronel Ignacio L. Montenegro, quien le dice que sólo hay vacantes para gendarme. Ron rechaza airado la oferta. Luego ocurre el crimen.

Dato curioso: en un bolsillo de Primitivo Ron la policía encontró una carta, se trataba de un manifiesto en el que exponía sus razones para acabar con su vida y la del general Corona, en la que se duele del desprecio que ha sufrido a lo largo de su vida por parte de las mujeres y las instituciones, comparando su determinación con la del poeta romántico Manuel Acuña: "Yo quiero hacer justicia, porque en los tribunales no existe, como creo que no habita casi en el mundo", dice el texto.

"Haré que baje al sepulcro conmigo el que es causa de mi suicidio. Sí, que muera el General D. Ramón Corona. Que muera para que escarmienten todos los gobernadores de los estados de la República y todos los gobernantes del mundo. ¡Que esto sea para escarmiento y felicidad de muchos gobernadores presentes y futuros!", escribió Primitivo Ron, a lo que añade: "Y vosotros, ¡futuros críticos!, no soy asesino (...) Si no lo desafié a muerte fue porque no habría aceptado mi desafío".

Como era de esperarse, la noticia del asesinato del gobernador de Jalisco causó conmoción y numerosas preguntas. La gente se preguntaba si había sido obra de un asesino solitario o un plan orquestado desde la sombra por el general Porfirio Díaz, quien acaso veía con recelo la fama de la que gozaba Ramón Corona y su consideración como candidato a la presidencia. 

Aquel fue el último magnicidio ocurrido en Jalisco. 131 años después, el 18 de diciembre de 2020, es asesinado el ex gobernador Aristóteles Sandoval por la espalda, mientras acudía al baño en un restaurante-bar de Puerto Vallarta. Como en 1889, hay muchas preguntas en torno a quién está detrás de la muerte del priista. 

El asesinato de Aristóteles Sandoval

El hecho ha sido condenado por el gobernador Enrique Alfaro y otros mandatarios estatales, también el presidente Andrés Manuel López Obrador lo lamentó. Será necesario esperar a que las autoridades correspondientes brinden los avances de la investigación para saber qué sucedió. 

Se sabe que el ataque contra Sandoval ocurrió pasada la 1:40 de la mañana del viernes en el bar Distrito 5 de Puerto Vallarta, a donde había llegado a las 22:00 horas acompañado de sus escoltas y otras dos personas. En un momento se levantó para ir al baño, y fue allí cuando lo atacaron por la espalda con un arma de fuego.

Asesinato del gobernador de Jalisco Ramón Corona, caso similar a Aristóteles Sandoval
Aristóteles Sandoval, ex gobernador de Jalisco, asesinado el 18 de diciembre de 2020. Foto: Cuartoscuro

Inmediatamente después se suscitó un enfrentamiento armado afuera del establecimiento. No se sabe si para entonces el exmandatario ya había fallecido, pero al menos uno de los escoltas resultó herido durante la refriega. 

La Fiscalía General de Jalisco expuso que los empleados del lugar manipularon la escena del crimen limpiando todos los indicios, lo que no debe hacerse y dificultará mucho más las investigaciones. Tamién se llevaron cámaras,una alfombra y limpiaron las manchas de sangre. 

Tras el homicidio, han salido a relucir diversos motivos a los cuales se atribuye el atentado contra Aristóteles Sandoval, entre los que figuran los presuntos nexos con el crimen organizado desde antes de usurpar puestos políticos, así como asesinatos y atentados contra funcionarios de su gabinete, narcobloqueos en Jalisco, el aumento de la violencia y la desaparición de personas. (Amenazas, conflictos y escándalos que giraron entorno a Aristóteles Sandoval durante su Gobierno)

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo