Política

Juicio a César Duarte, exgobernador de Chihuahua, podría explicar red de desvíos

Se va cerrando el círculo en torno al expresidente Enrique Peña Nieto, asegura Ricardo Alvarado, investigador de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad

Por  Francisco Castro

César Duarte, exgobernador de Chihuahua(Foto: Reforma)

César Duarte, exgobernador de Chihuahua | Foto: Reforma

México.- El eventual proceso contra César Duarte Jáquez, exgobernador de Chihuahua, detenido el 8 de julio en Florida, abre la posibilidad a una mejor explicación sobre el mecanismo de desvío de recursos de la Administración federal anterior, consideró Ricardo Alvarado, investigador de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), organización que ha documentado ampliamente esta trama de corrupción.

En entrevista para EL DEBATE, Ricardo Alvarado explicó que la Operación Safiro [sic] —investigación que documenta el presunto desvío de recursos públicos a campañas electorales priistas en 2016— sugiere un nivel de coordinación elevado entre autoridades federales, concretamente de la Secretaría de Hacienda y siete entidades públicas estatales: «Ese nivel de coordinación está sugerido en la investigación porque Chihuahua, Durango, Sonora, Colima y el Estado de México, además del Congreso de Morelos y la delegación Milpa Alta, siete entidades públicas, tienen contratos con las mismas doce empresas fantasma, y estas doce empresas comparten entre sí a socios y representantes, evidencia que sugiere un elevado nivel de coordinación entre Gobiernos federales, estatales y estas empresas, por lo que es seguro que todo mundo se hablara y se pusiera de acuerdo».

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

La detención de Duarte por delitos de peculado agravado y enriquecimiento ilícito abre la posibilidad de una mejor explicación de este fenómeno, y que de ahí se puedan hacer las correcciones necesarias para garantizar que no suceda en el futuro otro desvío de recursos de este tipo, insistió Ricardo Alvarado.

¿Cree que esta investigación alcance a exfuncionarios de alto nivel?

«En principio, sí, solo que dado nuestro esquema de responsabilidades, es complicado vincular a más altas autoridades, pero creo que tenemos evidencia que sugiere que sí estaban involucradas, que estaban enteradas y que permitían que estas cosas pasaran. Sí existe la posibilidad de que sean involucradas autoridades de más alto nivel, que pueden ser subsecretarios, incluso el secretario de Hacienda de aquel entonces, Luis Videgaray. Y lo cierto también es que el cerco se va cerrando en torno al expresidente Peña Nieto. Si bien tal vez no sea posible un proceso penal en su contra por nuestro esquema de responsabilidades, sí podríamos evaluar la responsabilidad política del expresidente».

Manlio Fabio Beltrones, entonces presidente del PRI, ¿podría ser implicado?

«Es más complicado de acuerdo con nuestras investigaciones, pero todo apunta a que ese dinero desviado fue a dar al PRI para financiar las elecciones del 2016. Detectar con claridad, con evidencia convincente que se pueda presentar ante un juez y que involucre al PRI, eso es más complicado, porque el supuesto es que los contratos se entregaron a las empresas fantasma, quienes hicieron una serie de transferencias bancarias, y eventualmente ese dinero se diluyó a través de retiros en efectivo, lo cual imposibilita demostrar que ese dinero acabó en el PRI. Dependerá un poco de las declaraciones del exgobernador Duarte que podría acabar involucrado a Beltrones, pero yo personalmente creo que podría ser más difícil demostrar esa responsabilidad».

¿Está bien soportado este caso como para evitar que ocurra lo que con Javier Duarte, exgobernador de Veracruz?

«El problema principal contra Javier Duarte fue que empezó a ser acusado de delincuencia organizada, un delito particularmente complicado de probar por el nivel de exigencia del Código Penal. Y eso, sumado a un aparente desinterés de los fiscales que presentaron el caso, llevó a que el proceso se fuera entorpeciendo, y el acuerdo acaba en una declaración de culpabilidad de Javier Duarte, lo cual legalmente lo lleva a una reducción natural en su pena. Lo cierto es que, sin meter las manos al fuego por nadie, la Fiscalía del Estado de Chihuahua tiene años preparando las acusaciones contra César Duarte, y uno de los grandes recursos que tuvo fue convencer a la entonces Procuraduría General de la República para lograr una acusación federal, la de peculado y delito electoral, y lograr la ficha de Interpol para que fuera buscado en otros países. 

La Fiscalía sabía que el exgobernador Duarte estaba en Texas, pero por sí sola no podía pedir al Gobierno estadounidense que lo buscara, tuvo que llenar esos requisitos para que el Gobierno federal mexicano hiciera también lo que le tocaba. Por esos elementos, creo que están mucho mejor armados los casos contra César Duarte, y que incluso vamos a poder tener justo este comparativo entre un proceso que se hizo bien, si todo sale bien contra César Duarte, una Fiscalía que pueda presentar con claridad las acusaciones en su contra; estos son delitos como más fácil de detectar, que es peculado, peculado agravado y enriquecimiento ilícito».

¿Protegió el anterior Gobierno a Duarte?

«Es difícil asegurar ese tipo de cosas, pero sí creo que hay bastante evidencia para señalar que el Gobierno federal anterior tuvo claras reticencias para conseguir ante un juez la orden de aprehensión federal y levantar la ficha roja de Interpol. Creo que eso tomó hasta enero del 2018, y generó incluso un problema presupuestario entre el Gobierno de Chihuahua y la Secretaría de Hacienda».

Invita a medios a realizar investigación de largo aliento

Puesto que las investigaciones periodísticas de largo aliento son costosas porque hay que sostener salarios de periodistas y desconectarlos de la presión de publicar en el corto plazo, Ricardo Alvarado, de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, invitó a los medios a hacer el esfuerzo, sobre todo porque «tienden a pagar bien en el futuro y a construir una mayor credibilidad que permite colocar con mayor facilidad temas en la agenda». 

Hizo también un llamado a que las investigaciones sean inatacables, «sobre todo en momentos en que se vuelve fácil desde la autoridad criticar esta labor y acusarla de tener intereses perversos, la única defensa que hay es el trabajo mismo», subrayó en entrevista para EL DEBATE.

Juicio a César Duarte, exgobernador de Chihuahua, podría explicar red de desvíos
Ricardo Alvarado, de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad. Foto: Cortesía

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo