Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

La imagen de Peña Nieto dice más que mil palabras

Una especialista en imagen pública expone momentos de nerviosismo y tensión en el mensaje del presidente al explicar el incremento en el precio de las gasolinas

Enrique Peña Nieto.

Culiacán, Sinaloa.- En menos de una semana, el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, ha salido a emitir tres mensajes para explicar el incremento al precio de las gasolinas, mismo que ha provocado fuerte indignación social.

Más allá de las palabras, la imagen del mandatario encierra otros aspectos relevantes a analizar. Para ello, EL DEBATE entrevistó a dos expertos que estudiaron las apariciones de Peña Nieto del 4 de enero, 5 de enero y 9 de enero. La apariencia física, el protocolo y una serie de manifestaciones no verbales son tres aspectos que evidenciaron tensión, nerviosismo y búsqueda de convencimiento en los primeros dos discursos de Peña. Esto de acuerdo con Coca Sevilla, especialista en imagen profesional y pública.

Mientras que Álvaro Gordoa, especialista en imagen y asesor en las áreas de debate y creación de discurso, notó una imagen acartonada, añeja y de autoridad durante la firma del Acuerdo para el Fortalecimiento Económico y de Protección Familiar, que se efectuó el pasado lunes 9 de enero en Los Pinos.

El arte de comunicar

El pasado 4 de enero, el presidente anunció cambios en el gabinete, donde resaltó el nombramiento de Luis Videgaray en la Secretaría de Relaciones Exteriores. Después dedicó un mensaje de 6 minutos y 40 segundos al tema del gasolinazo. El 5 de enero dio un mensaje en cadena nacional para explicar a detalle las razones por las que se aplicó el aumento a los combustibles. En esa ocasión, el mandatario mostró un comportamiento completamente opuesto.

En una comparativa de ambos materiales, Coca Sevilla explicó que, debido a que el primer mensaje fue una transmisión en vivo, el presidente proyectó una imagen llena de nerviosismo, donde el rostro y la mirada fueron los focos principales para percibir estas características: “La diferencia entre un video y otro es abismal: uno es producido, ensayado. Eso de entrada es un punto importante”, aseguró.

La especialista analizó el segundo material donde el presidente mostró un semblante de seguridad y logró un énfasis por querer empatizar con la audiencia. En esa aparición, que duró 7 minutos con 38 segundos, destacaron diferentes encuadres y se pudo observar una escenografía compuesta por cuatro banderas y un escudo nacional a la altura de su cabeza. Estos elementos —según la experta— tuvieron una injerencia en la intencionalidad del mensaje. Dijo que algunos aspectos como la mirada al vacío y el ceño fruncido delataron signos de agobio una vez más.

En su tercer mensaje, la intervención del mandatario fue de 10 minutos, en un ambiente controlado y de protocolo que resulta añejo, según explicó Gordoa. El experto en imagen y creación del discurso expuso que esto aleja a la ciudadanía de la comunicación del político.

 

 

Nerviosismo
La proyección del rostro y el modo en que el presidente inicia el discurso es el de una persona agobiada, que proyecta tensión y nerviosismo. De acuerdo con la especialista, esta primera impresión se acentúa debido a que es una presentación en vivo.

 

Pulcritud
Los códigos de vestimenta que utilizó para dar el mensaje denotan solemnidad. El traje, la camisa y la corbata muestran pulcritud y formalidad. En cuestión de vestimenta hay concordancia con el mensaje que emitió, sin embargo, sigue agobiado.

Tensión
La percepción respecto al desenvolvimiento es de una persona con demasiada seriedad. Su comunicación verbal inicia en tono bajo, producto de una mandíbula apretada. Aquí, la experta enfatiza en la falta de articulación y un tono bajo en el discurso.

Demacrado
La apariencia física contribuye a que se acentúe la sensación de agobio. La expresión de sus ojos y la existencia de ojeras enfatizan un rostro demacrado. Las bolsas de los ojos son un aspecto que señaló Coca Sevilla en su análisis.

 

Intranquilidad
La persistencia de la mandíbula trabada fue un aspecto que predominó en el semblante del presidente. En un close up al minuto 10:51 se pone de manifiesto la intranquilidad. A partir de ese momento, las tomas se vuelven más abiertas.

 

Debilidad
Mantener las manos en la parte inferior y no hacer uso de ellas para acompañar el mensaje dejó de manifiesto la falta de fuerza. El uso del podio y apoyarse en la lectura del discurso dotaron de seguridad al presidente en algunos lapsos.

Delatado
El parpadeo constante al momento de argumentar por qué se tomaron ciertas decisiones delatan el nerviosismo del cual fue víctima durante la presentación. Tan sólo del minuto 16:09 al 16:21 parpadeó 19 veces, justo cuando argumentaba que no fue fácil tomar la decisión de aumentar el precio de la gasolina.

 

 

 

 

 

 

 

Seguridad
A diferencia de su primera presentación, el mandatario muestra un semblante de tranquilidad. Este comportamiento, Sevilla lo atribuyó a que es producto de un ensayo previo y una producción que analizó cada uno de los detalles. 

Actuación
A pesar de que emite cierta tranquilidad, Peña Nieto comunica un aspecto forzado y poco natural. En esta videocaptura muestra su intención por explicar el aumento a los precios de la gasolina. El movimiento de sus manos busca aportar fuerza al mensaje.

Relajación
El mentón levantado indica la intención de proyectar seguridad. Sin embargo, el close up evidencia que el mandatario tiene el ceño fruncido, por lo que la especialista indica que se presentan aspectos de agobio, aunque no en la misma medida que en el primer mensaje.

 

Desmejorado
Pese a que la mandíbula en esta ocasión no se muestra trabada, algunos ángulos dejan ver un rostro demacrado. Aquí, la comunicación empieza a ser más fluida y deja de manifiesto su intención de convencer a la audiencia a través de la oralidad.

 

Mejor gesticulación
Aunque demuestra ademanes estudiados, su gesticulación es mejor a diferencia del primer video. Los movimientos con la mano derecha significan que busca puntualizar y reforzar argumentos. En esta imagen explicaba que el aumento no obedece a la reforma energética.

 

La mirada
La analista destaca que la imagen de pulcritud y el semblante de seriedad que muestra el presidente logran ser trasmitidos, aunque destaca que nuevamente los ojos juegan un papel importante, pues en esta ocasión se observa una mirada al vacío.

 Imagen ambiental
La magnificación del escudo nacional busca un sentido de solidaridad como líder de la nación. El levantamiento de las cejas justo al momento de preguntar a los ciudadanos “¿qué hubieran hecho en su lugar?” comunica la necesidad de empatía y conexión.

 

Autoridad
De acuerdo con el especialista, en esta aparición, el presidente recurrió al uso de camisa blanca, traje oscuro, liso, sin patrones y de telas delgadas para buscar autoridad. La corbata con líneas diagonales son un código de rigidez que busca proyectar.

Sobriedad
El especialista indicó que el mandatario, a diferencia de los otros dos videos, no concreta una imagen de pulcritud. Mostrar las mangas más de una pulgada evidencia un aspecto de sobriedad, lejos del lujo. Las mangas resaltan al momento de sentarse a tomar la palabra.

Tradicional
La modulación de su voz, al igual que su expresión corporal, buscan comunicar un aspecto de control que vaya apegado al nivel de su discurso. El tono, la pausa y el ritmo se asemejan al que se usa para dar una explicación. El protocolo se torna añejo.

La forma
Los ademanes y la mano al rostro denotan que no sabe comunicar las ideas. “A falta de comunicación, hay poco conocimiento”, indicó Gordoa. Agregó que estos aspectos abonan a la desconfianza y a la incredulidad de parte de los receptores.

Cúpulas
La presencia en la reunión del sector empresarial, laboral y gubernamental contribuye a una atmósfera de responsabilidad social. Sin embargo, la forma de presentar el pacto mediante una firma y la explicación después invitan al escepticismo. 

Anticuado
La figura presidencial se torna tradicional al efectuarse en un foro con múltiples personajes que comparten códigos de vestimenta y autoridad. Los símbolos que lo rodean evitan acercamiento con la audiencia y se vuelve difícil la aceptación del mensaje. 

 Escenario controlado
La intervención de las cúpulas presentes en la reunión busca dar la impresión de que existen candados para que, junto al discurso, se quede una impresión de una situación bajo control. En este sentido, la imagen presidencial pasa a segundo término.