Selecciona tu región
Política

Las mujeres al poder luego de su éxito en las elecciones

Pese a la transformación en la política, las diversas violencias, trabas y trampas siguen acosando a las mujeres que aspiran a cargos públicos

Por David Ortega

-

Culiacán, Sinaloa.- Por primera vez, el 22 por ciento de las 32 entidades del país serán gobernadas por mujeres. Son seis mujeres que lograron ganar en las pasadas elecciones, más la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum.

Pese a que se podría pensar que superaron toda clase de obstáculos, internos y externos, el camino de la equidad de género en la política mexicana aún tiene varios claroscuros, mencionaron mujeres expertas en política durante el foro Las Mujeres al Poder: El Panorama Postelectoral, organizado por la Fundación Miguel Alemán A.C., el periódico El Universal y el grupo de Periódicos Asociados en Red, a la cual pertenece EL DEBATE.

La senadora Beatriz Paredes, pionera de este movimiento, pues gobernó Tlaxcala (1987-1992), reconoció el trabajo de aquellas que lograron este gran paso en la política mexicana, en tiempos en que era impensable que una mujer gobernara una entidad, como lo fue Griselda Álvarez, primera gobernadora en México, del estado de Colima (1979-1985).

Leer másDenuncia PRD actuación criminal de AMLO al minimizar tercer ola de Covid-19

“A nosotras se nos juzga el doble. Si nos equivocamos, se potencia nuestra equivocación, y las equivocaciones que cometemos las mujeres no se individualizan. Si una se equivoca, dicen: “¡Ah, las mujeres! ¡Ya ves!”, mencionó la senadora.

Inicio del camino

De acuerdo con Paredes, esta irrupción de las mujeres en el poder tiene un sustrato de transformación profunda de nuestra sociedad y, particularmente de las mujeres, un sustrato que floreció, se sintetizó y se condensó en el siglo XX, pero que venía evidenciándose en diversos momentos de la historia desde el siglo XIX.

Estados gobernados por mujeres / Foto: DEBATE

En ese sentido, destacó que la generalización del acceso a la educación, y con ello la apropiación de nuestra conciencia; la incorporación masiva al trabajo remunerado, y con ello la apropiación de la autosuficiencia; la posibilidad de manera generalizada de acceso a los anticonceptivos, y con ello a la apropiación del cuerpo; la existencia del divorcio sin connotación de estigma social, la generalización del sufragio para las mujeres y el surgimiento del movimiento feminista, que plantea una visión distinta del mundo y reivindica el derecho a apropiarse de la construcción de la historia, fueron una síntesis de sucesos que confluyeron en el siglo XX y que implicaron un salto cualitativo y cuántico para el inicio de una nueva era, la era del protagonismo de las mujeres en las que en las pasadas elecciones varias destacadas mujeres alcanzaron la oportunidad de gobernar sus entidades federativas.

Ellas sí pueden 

Flavia Freidenberg, coordinadora del Observatorio de Reformas en América Latina del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, destacó que Griselda Álvarez no solo llegó al poder, sino que demostró que las mujeres podían gobernar, lo cual fue clave para indicar que la serie de estereotipos, de ideas preconcebidas que se aprenden desde la infancia, que hacen creer que las mujeres no están capacitadas en igualdad de condiciones limita el ejercicio de la ciudadanía por parte de todos los grupos.

Mencionó que México siempre llega un poco más tarde en los procesos de transformación en comparación a otros países de América Latina, pero cuando lo hace da cuenta de una revolución democrática, pacífica y que cubre una deuda pendiente con la mitad de la población. Destacó que México hizo reformas políticas electorales muy importantes, al principio para darle a las mujeres el derecho a votar, e implícitamente a ser votadas, pero después del año 2000 comenzó este camino de transformación, el cual ha sido sinuoso, pero ha habido avances y retrocesos.

“Por exigir algo que parece básico, que los partidos políticos pongan a las mujeres en las candidaturas, porque ellas no eran votadas, no podían hacer campaña porque no eran consideradas para estar en las candidaturas”.

Igualdad de condiciones

“Lo que México va haciendo y hoy es el país que tiene un diseño de régimen electoral de género, es decir, un nivel de exigencia más fuerte de todos los países de la región, es exigir que se cumpla la norma de que los partidos políticos pongan a las mujeres en igualdad de condiciones que los hombres para acceder al poder, que estén en la papeleta”, mencionó Freidenberg.

De ahí que mencionara que lo transformador es que las mujeres ya ganan elecciones. Otro ejemplo es la participación, ya que en estas elecciones del 2021 hubo más de 70 mil candidatas frente a 67 mil hombres candidatos. Además, se consiguió la segunda legislatura paritaria en la historia de México, con 49.6 por ciento de mujeres legisladoras en el Congreso, así como siete mujeres gobernando al mismo tiempo.

Leer másDefiende Monreal toma de posesión de Ramírez de la O en Hacienda sin ser ratificado; es legal, dice

Retos 

Pese a estos logros, aún existen obstáculos para las mujeres en la política, desde simulaciones, desde no cumplir los criterios que exige la norma, como privilegiar mujeres que no necesariamente tienen liderazgo altos, sino que son mujeres que los hombres o “caudillos” políticos consideran que pueden dominar y que son sumisas a sus criterios. También hacer interpretaciones sesgadas de las normas, ejercer violencias contra las mujeres, violencias sistémicas, físicas y/o simbólicas: invisibilizarlas, no escucharlas, tocarlas cuando están haciendo campaña, robarles sus ideas o minimizarlas, actitudes sexistas, así como valoraciones discriminatorias.

La historia de los niños indígenas que 'Anne with an E' no terminó de contar
Síguenos en